Tensión y choque de versiones en el careo entre Fernández Díaz y su ex número dos por el caso Kitchen

El exministro del Interior: "Los mensajes están manipulados". Martínez: "¿Me acusas de un delito?"

El exministro del Interior español Jorge Fernández Díaz y quien fue su número dos, el ex secretario de estado de Seguridad, Francisco Martínez, han protagonizado este viernes un tenso careo judicial en la Audiencia Nacional por el caso del espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas, según han informado fuentes jurídicas. Cada uno se ha enrocado en la posición mantenida durante la declaración por separado, en calidad de imputados, ante el juez Manuel García Castellón, que lleva el caso Kitchen –que investiga la operación parapolicial que se habría sufragado con fondos reservados para sacar información sensible del PP a Bárcenas– y todos los trapos sucios del comisario jubilado José Manuel Villarejo.

El careo ha empezado con tensión en cuanto a los SMS enviados entre las dos partes. El exministro del Interior de Mariano Rajoy –que no ha entregado el móvil durante la etapa investigada, como se le había requerido– ha asegurado que se enteró del caso por la prensa y ha acusado a Martínez de "manipular" los SMS que presuntamente le envió sobre la operación. En cambio, el ex secretario de estado de Seguridad ha defendido que eran verdaderos y que por eso los registró ante notario. "¿Me estás acusando de un delito? ¿Qué soy yo, un hacker?", le ha respondido.

El encuentro ha empezado a las diez de la mañana y ha durado casi dos horas. García-Castellón quería confrontar las versiones de cada uno frente a frente después de que Martínez haya intentado salpicar a la excúpula del PP por el caso. El ex número dos de Interior registró ante notario una serie de mensajes en los que presuntamente Fernández Díaz le encargaba obtener información sobre el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, captado como confidente policial para la operación Kitchen. Pero el exministro ha mantenido que él no mandó ningún tipo de mensaje relacionado con este operativo.

Su abogado, Jesús Mandri, ha anunciado que han presentado un informe pericial hecho por un especialista informático en el que se concluye que los mensajes "no son reales ni veraces". Además, ha apuntado que en el sumario de la intervención de las conversaciones de Martínez "se pone de manifiesto que las dos actas notariales se hicieron en circunstancias irregulares y extrañas", porque intercambió mensajes con el notario que hizo los registros. Sobre la negativa a presentar el móvil que Fernández Díaz tenía en 2013, Mandri ha señalado que no lo han hecho porque "ya no lo tiene físicamente", pero que "sí atenderá el requerimiento judicial" para presentar el móvil anterior al que usa actualmente "porque no tiene nada que esconder".

Según explicó la defensa del exministro cuando compareció en la Audiencia Nacional la semana pasada, algunos de los mensajes que le atribuye Martínez contienen la letra K en palabras como kedado, un estilo que aseguran que no es propio de Fernández Díaz. De hecho, el exministro enseñó el móvil al juez, pero estaban vacías las conversaciones con su ex número dos. En el careo, Martínez ha rebatido este argumento diciendo que Fernández Díaz tenía contactos registrados al móvil en los que sustituía la C por la K.

La declaración ha sido a puerta cerrada porque la investigación está solo de momento en fase de instrucción. Fernández Díaz y Martínez se han sentado ante el juez. El que fue número dos de Interior ha empezado la intervención con cordialidad, asegurando que tenía en aprecio al exministro, pero ha reiterado que se lo había "dejado solo en el PP", como ya dijo en una entrevista a El País, siempre según la versión de fuentes jurídicas presentes en la declaración. Pero el careo ha ido subiendo de tono, después se ha rebajado un rato y ha vuelto a una tensión final al cabo de dos horas. Si ha empezado a las diez, el juez a la una ya se había ido pero los dos imputados no lo han hecho hasta casi las dos después de firmar la declaración y sin responder a los medios. Para el abogado de Fernández Díaz "ha habido momentos de tensión pero las dos personas son educadas" y la cordialidad ha imperado. "No tengo ninguna duda de que ha sido más rotundo y claro que Martínez", ha afirmado en declaraciones a los medios.

Las implicaciones para el PP

El caso supone una bomba de relojería para el PP. La dirección de Pablo Casado trata de desvincularse del asunto mientras que Fernández Díaz mantiene el carné de afiliado, porque no se le ha abierto juicio oral. Además, la Fiscalía también ha pedido la imputación de la ex secretaria general de la formación y exministra María Dolores de Cospedal. García Castellón no lo ha descartado pero primero quería centrarse en las versiones de Martínez y Fernández Díaz. Según el auto que llevó a la imputación del exministro, desde el ministerio "se habría dirigido y coordinado todo el operativo, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando, como delegado suyo, el secretario de estado de Seguridad". Además, el sumario de la Kitchen pone contra las cuerdas al expresidente español Mariano Rajoy y salpica a su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría.

El + vist

El + comentat