La oposición reclama la dimisión de Chakir el Homrani

Aragonés descarta que el conseller se vaya y reafirma la "confianza" en todos los miembros del Govern

El cese de la cúpula del departamento de Trabajo después del caos con la ayuda a los autónomos no ha satisfecho los partidos de la oposición, que reclaman que sea el máximo responsable de la consejería, Chakir el Homrani, quien asuma responsabilidades. Este martes, en varias ruedas de prensa desde el Parlament, han pedido al conseller de Trabajo que dimita y han valorado la destitución del número dos del departamento y del secretario de Asuntos Sociales como un intento de generar un "cortafuegos" insuficiente. 

A parecer del diputado del PSC Ferran Pedret, el dirigente republicano tendría que hacer una "reflexión" y "probablemente apartarse", criticando que las destituciones se hayan hecho con "nocturnidad y alevosía" -trascendieron lunes a última hora de la noche a través de un comunicado-. En la misma línea, el líder de Cs en Catalunya, Carlos Carrizosa, ha exigido al conseller que "asuma sus responsabilidades yéndose a casa", y lo ha acusado de "purgar equipos de trabajo para tapar su propia incompetencia". "Es lamentable la incapacidad del Govern para enfrentarse a la segunda oleada de la pandemia", ha concluido.  

El Homrani cesa a la cúpula de Trabajo después de la polémica por la ayuda a los autónomos

También los comunes y la CUP se han pronunciado en este sentido. La líder de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach, ha calificado "de incomprensible" que El Homrani no haya dimitido: "Cuando ves que un departamento no ha funcionado, has cesado tu cúpula y la persona que está al frente no dimite y no es cesado, es incomprensible". Albiach ha calificado de "desastrosa" la gestión del departamento de El Homrani y ha asegurado que dimitir es una "cuestión de honestidad". El cese de la cúpula del departamento de Trabajo también ha sido valorado por la CUP como una respuesta "insuficiente" ante la "chapuza" del proceso para otorgar ayudas a los autónomos. "No nos preocupa si hay una persona u otra en un cargo público", ha dicho la diputada Natàlia Sànchez, que ha augurado que los cambios en la consejería son una "operación estética para aparentar que se asumen responsabilidades". 

 

A pesar de la petición de la oposición, el vicepresidente, Pere Aragonès, ha descartado la dimisión del consejero. En un acto virtual organizado por la Facultad de Comunicación Blanquerna y La Vanguardia, se ha reafirmado en que todos los consejeros "tienen su confianza" y ha definido la reestructuración de la consejería de Trabajo planteada por el conseller como "un nuevo impulso para blindar aspectos de gestión delicados". También desde Esquerra, el presidente del grupo parlamentario, Sergi Sabrià, ha afirmado que los cambios son un "revulsivo" para "reforzar" la consejería de cara a la segunda oleada de la pandemia. "El conseller [Chakir el Homrani] ha decidido hacer cambios para reforzar, muscular y dotar de nuevas perspectivas algunas de las áreas clave", ha dicho, además de asegurar que el conseller "no ha estado en entredicho en ningún momento". 

Hay que tener en cuenta que solo Chakir el Homrani puede decidir si marcha o no del Govern. Pere Aragonès, como presidente sustituto, no puede cesar ni nombrar nuevos consellers -así lo marca la ley de Presidencia-, de forma que cualquier cambio al frente del departamento de Trabajo tendría que venir dado por la dimisión del mismo El Homrani y que otro miembro del Govern asumiera sus competencias. Desde Junts critican, a raíz de esto, que ERC rechazara cambiar al conseller cuando el presidente, Quim Torra, hizo los relevos en Interior (Miquel Sàmper por Miquel Buch), Cultura (Àngels Ponsa por Mariàngela Villalonga) y Empresa (Àngels Chacón por Ramon Tremosa). En aquel momento, Esquerra consideró que no era hora de hacerlo y este martes ha reiterado su confianza en el conseller.

Budó evita dar explicaciones

Este martes, la portavoz del Gobierno , Meritxell Budó, que es de Junts, ha optado por el silencio en relación al cese de la cúpula de Trabajo. La también consejera de Presidencia se ha limitado a decir que el Govern ha hecho efectivas las destituciones que ha propuesto el consejero Chakir el Homrani y que será él quien dé explicaciones sobre los motivos de la remodelación. Esta mañana el consejo ejecutivo ha aprobado la destitución del hasta ahora secretario general de Trabajo, Josep Ginesta, y del secretario de Asuntos Sociales, Francesc Iglesias. En su lugar, El Homrani ha situado a Oriol Amorós y Marta Cassany, respectivamente. Enric Vinaixa, a su vez, adoptará funciones que hasta ahora desarrollaba Retama en relación al trabajo autónomo. 

Meritxell Budó tampoco ha querido decir si se trata o no de una asunción de responsabilidades después del mal funcionamiento de las subvenciones a los trabajadores por cuenta propia, que el Govern se ha comprometido a revisar, ni si el ejecutivo se ha planteado pedir la dimisión a El Homrani, como reclama la oposición. 

La semana pasada la portavoz del ejecutivo ya pidió disculpas por el mal funcionamiento de estas subvenciones y por la carencia de recursos destinados. Chakir el Homrani, consejero de Trabajo, había anunciado 20 millones de ayudas para los trabajadores por cuenta propia que sólo cubrieron la petición de 10.000 autónomos -hay medio millón en Cataluña-. Viernes, el vicepresidente, Pere Aragonès, anunció una ayuda "continuada" a este sector, pero Budó todavía no lo ha podido concretar, este martes. " estamos trabajando", ha reiterado varias veces en preguntas de los medios de comunicación, y ha dicho que confía que el ejecutivo la podrá anunciar esta semana. 

El + vist

El + comentat