Juan Carlos I escondió en Suiza millones de euros en acciones de compañías del Ibex

Obtuvo continuas plusvalías con la compraventa de títulos de empresas, según 'El Confidencial'

El rey Juan Carlos fue accionista durante casi dos décadas de una decena de compañías del Ibex 35. La Fundación Zagatka, con la cual presuntamente escondió el cobro de comisiones opacas, pagó vuelos privados, con dinero en efectivo para otros gastos, y fue titular de miles de participaciones de bancos y empresas como el BBVA, Santander, Iberdrola, ACS, Ence, Abertis, Endesa, Acciona y Repsol, entre otros. La identidad de Juan Carlos I se escondía detrás de un complejo entramado societario que tenía ramificaciones en Liechtenstein y supuestos testaferros, según nuevos documentos sobre la presunta fortuna del rey emérito a los cuales ha tenido acceso 'El Confidencial'.

El histórico de las cuentas de la Fundación Zagatka en los bancos Credit Suisse y Lombard Odier revela que la entidad ejecutó compras y ventas de acciones por importes millonarios. La documentación de la sociedad, constituida en 2003 por el primo del monarca Álvaro de Orleans-Borbón y dirigida por él mismo desde entonces, indica que el dinero que llegaba al balance por comisiones en presuntas operaciones de intermediación era automáticamente invertido en bolsa y otros productos financieros para tratar de obtener nuevos rendimientos. Después, cuando Juan Carlos I necesitaba fondos para pagar un avión chárter, abonar una estancia en un hotel o sencillamente disponer de efectivo, Zagatka efectuaba ventas parciales de los activos que hacían crecer el saldo disponible en los depósitos, según explica el digital.

Estas continuas operaciones de 'trading' se produjeron como mínimo desde el momento de la creación de la mercantil hasta el 2 de agosto de 2018, cuando empezó la investigación de la Fiscalía del cantón de Ginebra alrededor del presunto blanqueo de capitales vinculado al rey Juan Carlos I en territorio suizo. Las diligencias también están en manos de la Fiscalía del Tribunal Supremo desde el julio pasado. A pesar de que la mayoría de las empresas en las que invirtió la fundación eran españolas, la información bancaria de la sociedad también refleja adquisiciones en compañías francesas, alemanas, británicas y suizas, así como compras de bonos y de participaciones de fondos.

Como ejemplo, el 6 de enero de 2009, en plena crisis económica en España, Zagatka utilizó la cuenta de Credit Suisse para adquirir 35.000 acciones de Iberdrola por un importe de 235.136 euros. Seis días después, recibió en el mismo depósito 1.519 euros por el dividendo generado por 15.000 participaciones del Banco Popular y otros 5.203 euros por la bonificación correspondiente a 38.000 títulos del BBVA. El 2 de febrero fue el turno de la prima del Santander, 6.300 euros por 62.500 acciones de la entidad. Y dos semanas después, la fundación decidió deshacerse de 1.000 títulos de la constructora ACS -tenía más de 30.000 en aquel momento- por un valor de 33.188 euros.

El + vist

El + comentat