La Junta Electoral prohíbe a Barcelona iluminar de amarillo fuentes y edificios públicos

El PP anuncia que se ha aceptado su recurso porque las luces "tienen connotaciones políticas"

La Junta Electoral Provincial ha aceptado el recurso del PP y ha prohibido al Ayuntamiento de Barcelona iluminar de amarillo fuentes y edificios públicos durante la campaña y las elecciones del 21-D. La ciudad lo hacía aprovechando las luces de la campaña de Navidad, en señal de protesta por los presos políticos y para pedir su libertad. El PP ha anunciado en una rueda de prensa que la Junta Electoral ha avalado su petición porque las luces "tienen connotaciones políticas y no mantienen la neutralidad".

El acuerdo de iluminar de amarillo fuentes y edificios públicos se había tomado con el apoyo de los grupos de BComú, PDECat y ERC. El PP argumentó que esta acción representaba a una de las opciones que se presenta a las elecciones del 21-D, mientras que el consistorio alegó que no tenía ningún interés partidista, sino que pretendía mostrar su solidaridad con las familias de los miembros del gobierno catalán y de las entidades que están encarcelados. Justificó que las manifestaciones a favor de la libertad de los presos políticos son ejercicios de libertad de expresión.

El consistorio alegó que no tenía ningún interés partidista, sino que pretendía mostrar su solidaridad con las familias de los miembros del gobierno catalán y de las entidades que están encarcelados

La Junta Electoral Provincial de Barcelona ha citado el artículo 50.2 de la Loreg [la ley orgánica de régimen electoral general], apuntando que los poderes públicos no pueden utilizar imágenes o expresiones "coincidentes o similares a las utilizadas en sus campañas por alguna entidad concurrente a las elecciones". El Ayuntamiento dispone de 24 horas para recurrir la orden de la Junta Electoral.

El líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha hecho pública la resolución de la Junta Electoral poco después de que el partido la haya recibido y ha reclamado al consistorio que "la acate inmediatamente". Fernández Díaz ha destacado que la Junta Electoral consideró que la iluminación de amarillo de fuentes y edificios públicos "ni es un ejercicio de solidaridad ni de respeto al derecho de libertad de expresión". El organismo también ha valorado que esta acción atenta a la obligación de neutralidad del Ayuntamiento de Barcelona como institución pública.

Luces equiparables al lazo amarillo

La resolución de la Junta Electoral de Barcelona ha señalado que las luces son "en apoyo a una determinada propuesta política". Además, ha recordado que la Junta Electoral Central ha prohibido llevar el lazo amarillo a los miembros de las mesas electorales por considerarlos "símbolos partidistas". Para este organismo, el encendido de las luces de color amarillo es equiparable al lazo amarillo, "ya que ambos simbolizan la petición de libertad de los que una determinada parte de la ciudadanía ha denominado presos políticos".

"Una vez más, Colau había puesto el Ayuntamiento al servicio de la independencia, infringiendo la obligada neutralidad política de una institución pública", ha asegurado Fernández Díaz, que ha insistido en que la decisión que tomaron algunos grupos no la compartían todas las fuerzas municipales. "Colau no solo desprecia a todos los catalanes que nos sentimos españoles en Barcelona sino que está infringiendo la normativa electoral", ha añadido el líder del PP en Barcelona.

Més continguts de

El + vist

El + comentat