ENTREVISTA

Lluís Puig: “Quiero ser diputado en el Parlament desde el exilio y participar en la vida política”

Entrevista al ex 'conseller' de Cultura y número nueve de la lista de JxCat para el 14-F

El ex conseller Lluís Puig está satisfecho por el rechazo de Bélgica a su extradición. Ahora quiere ejercer de diputado desde el exilio después del 14-F.

¿Qué implica la decisión de Bélgica?

A mí me da una tranquilidad absoluta y en el exilio estamos contentos porque se abren nuevas posibilidades en el trámite del suplicatorio [de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí] en el Parlamento Europeo. Si la cámara decide levantar la inmunidad, los eurodiputados podrán hacer una reclamación en Luxemburgo o volverán al mismo juez que yo, que ha rechazado la extradición. Si me han vulnerado la presunción de inocencia, como dice Bélgica, se nos ha vulnerado a todos. Para España es un circuito agotado.

¿En qué se acoge el Tribunal de Apelación belga para decir que le han vulnerado la presunción de inocencia?

En que desde que empezó la instrucción en 2017 las declaraciones de altos cargos del gobierno y de la judicatura española nos dan por culpables. Y, todavía más, después de la condena por sedición, el mismo fiscal del caso hacía un artículo en que nos llamaba golpistas, cuando la sentencia tampoco lo dice. Todo esto lo hemos llevado al tribunal belga. El sistema judicial español está situando a España fuera del estándar democrático europeo.

¿Desde 2017 ha pensado en volver a España para ser juzgado?

Es imposible que ningún tribunal español me pueda juzgar con mi presunción de inocencia intacta e inmaculada. No es que no me sienta con argumentos para defender mi inocencia, cumplimos con el programa de gobierno y hacer un referéndum estaba despenalizado, pero no me presentaré en España.

¿Exilio permanentemente, entonces?

Sí, pero desde un exilio diferente al de 2017, porque cuando fui diputado no podía ni delegar el voto. Ahora, tres años después, todos los Parlamentos están trabajando telemáticamente. La ilusión es que ahora, si entro el 14-F, podré participar de la vida política y legislativa en Catalunya. Es donde quiero dedicar mis años laborales: llevar la voz de las personas querelladas al Parlament, a través de la pantalla, ayudar a hacer que exista esta imagen para que no nos olvidemos.

¿Pero cree que el Parlament continuará funcionando de manera telemática una vez acabe la pandemia?

Entiendo que la facilidad del trabajo telemático ha llegado para quedarse en muchas cosas. Que un diputado de la Vall d'Aran, para ir al Parlament y votar, tenga que hacer cuatro horas de coche y después volver, se tiene que revisar, haya o no haya covid. Se tarda más en viajar de la Vall d'Aran a Barcelona que desde Bruselas.

¿Qué tiene que pasar después del 14-F?

El Parlament tiene que recuperar la soberanía perdida por el intervencionismo judicial de este mandato, que se inició con mi dimisión como diputado y hasta la inhabilitación del presidente.

Si el independentismo supera el 50% de los votos, ¿qué tiene que hacer?

Trabajar por la independencia de Catalunya lo tenemos que hacer con el 30% o el 50% de los votos. Cuanta más mayoría mejor. Si el número total de votos independentistas aumenta respecto a las anteriores autonómicas, quiere decir que toda la gran represión ha fracasado.

¿Y si no, la represión habrá ganado?

Si el resultado [del independentismo] fuera un gran fracaso, la represión habría tenido efecto y habría ayudado a hacer que la gente tenga miedo al proceso de independencia. Es una posibilidad y no la descarto. Pero hasta ahora el apoyo ha sido imparable y soy optimista.

Ante la falta de estrategia compartida, ¿la abstención puede ser una amenaza para el independentismo?

Las desavenencias son evidentes, pero existen por la persecución. Con todo lo que hemos soportado, que bién que todavía existimos, y nos hablamos. Había discusiones en JxSí y se hizo el 1-O. Ahora hay un interés muy grande en aumentar las desavenencias. No son novedad entre Puigdemont y Junqueras ni entre el PDECat y la CUP.

¿El independentismo no tiene ninguna responsabilidad?

Yo hago lo que puedo para intentar la unidad, tengo buenas relaciones con todos. Y desde JxCat estamos intentando hacer la unidad del independentismo. Ahora dentro de Junts hay desde Demócratas hasta Movimiento de Izquierdas. Hay mucha transversalidad.

Con el PDECat hubo un divorcio. ¿Se podría haber evitado?

Para mí el divorcio fue cuando el PDECat llevó a los tribunales la propiedad del nombre de JxCat. Los dos años y medio hasta la ruptura han sido un esfuerzo constante para no llegar a este punto, pero he fracasado. Hay una parte del PDECat que quiere cerrar la carpeta de Puigdemont y pasar página, yo fui al exilio por fidelidad a mi presidente, por eso no pueden contar conmigo. 

¿Qué falló en 2017?

El Parlament proclamó la República, llegamos hasta aquí, pero el gobierno español intervino la Generalitat con el 155. El problema es si en algún momento en el Estado podremos hacer política. El presidente Sánchez tiene las herramientas del gobierno para actuar y desjudicializar, ahora tiene la oportunidad, tiene argumentos europeos. Ya no tenemos que hablar ni de indultos ni de amnistías, sino de la nulidad del juicio.

¿Tiene competencias para hacer esto desde el gobierno?

La cuestión es que haga algo. Cuando fue escogido, en Europa se daba por hecho que se negociaría. ¿Cuánto tiempo ha pasado ya? Sánchez ya no tiene palabra ante Europa.

¿Le ha decepcionado Pedro Sánchez?

Sí, mucho. Si no hace nada el PSOE, que es el partido de izquierdas, y tampoco el socialismo catalán, si no ponen una solución sobre la mesa [...]... ¿Quién lo hará, el PP y Vox? También me ha decepcionado Pablo Iglesias. ¿Valtònyc está en el exilio por una canción para un programa suyo, y no es capaz ni de llamarle o pedir una amnistía? La monarquía, que impuso el fascismo y estamos manteniendo todos, y los escándalos, y el problema con Catalunya, son intocables en España.

ERC se ha desmarcado del Consell per la República y la CUP está de observadora. ¿Puede funcionar sin ellos?

ERC forma parte del Consell, solo dijo que congelaba su participación antes del 14-F. Si no está de acuerdo con la estrategia, lo podemos hablar cuando vuelva a la mesa. La CUP estuvo en la primera asamblea de representantes y ya es un paso. El Consell es donde se tiene que aprobar la hoja de ruta del independentismo, no hay más estados mayores secretos.

El + vist

El + comentat