Maragall y Colau se enzarzan por la regulación de alquileres

En un debate entre alcaldables los candidatos se avienen a expropiar pisos y fijar topes de precio

La pugna entre Ernest Maragall y Ada Colau de cara al 26 de mayo se ha trasladado, también, al problema de la vivienda. Ambos han dado muestras de sus diferencias en el debate entre alcaldables dedicado, exclusivamente, al derecho a la vivienda y que han organizado las entidades promotoras de la medida del 30% (PAH, Sindicato de Inquilinas, Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona y Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible). Aunque estaban anunciados, por una decisión de última hora no han asistido los alcaldables del PP ni de Barcelona pel Canvi-Ciutadans, Josep Bou y Manuel Valls. Los asistentes, aunque con matices, han valorado positivamente medidas para regular el precio del alquiler y para expropiar pisos vacíos en manos de grandes propietarios. Todos han defendido, también, el crecimiento turístico cero en términos cuantitativos y sólo la CUP ha avalado que la cifra de turistas que visitan la ciudad vaya a la baja. El debate ha tenido un momento de tensión, cuando el activista Lagarder ha interrumpido la sesión con la cara ensangrentada asegurando que no le habían dejado entrar y ha lanzado una pregunta a Colau: "¿Cuántas personas sin techo han muerto durante este mandato?" "Más de 200", ha respondido él mismo antes de ser expulsado.

La regulación de alquileres ha sido, precisamente, el punto que ha enfrentado de manera más clara a Colau y Maragall, porque la actual alcaldesa desconfía del decreto ley que quiere aprobar el ‘Govern’ "a cinco días de las elecciones", mientras que el republicano ha acusado a la candidata de los comunes de preferir que la aprobación la haga el Congreso y no la Generalitat.  Ernest Maragall ha confiado en el decreto ley con el que trabaja el ‘Govern’, que ha asegurado que dará capacidad al Ayuntamiento de Barcelona para que tenga su propia competencia. "Estaremos en condiciones, inmediatamente después de las elecciones, de regular el alquiler", ha sentenciado Maragall, que ha asegurado que hay que hacerlo "ya".

Colau vira la estrategia y sitúa a Maragall como el rival a batir

Ada Colau, a su vez, ha sido muy crítica con el hecho de que el ‘Govern’ haya hecho el anuncio de esta regulación "a cinco días de las elecciones" cuando, según ha apuntado, al principio del mandato sólo accedieron a elaborar un índice pero no una regulación. También ha recordado que al presidente español, Pedro Sánchez, "le temblaron las piernas" en el último momento con el tema de la regulación, pero que los comunes lo pondrán como condición para cualquier gobierno. "Es cuestión sólo de voluntad política", ha destacado. Maragall ha respondido al ataque acusándola de preferir que la regulación la apruebe el Gobierno —ha dicho que a Pedro Sánchez le tiemblan las piernas de manera “sistemática”—. "Usted elige a sus socios", le ha dicho, y Colau ha respondido preguntándole por qué no lo han hecho hasta ahora y ha pedido que "no engañen a la gente", porque dice que los juristas consideran que "la vía catalana es muy difícil". La CUP ha lamentado que ni ellos ni las entidades han visto el contenido del decreto de la Generalitat.

Por su parte, el candidato socialista Jaume Collboni propone establecer un "precio tope por barrios y zonas" y que los pequeños propietarios que establezcan precios de alquiler por debajo de este tope puedan tener desgravaciones fiscales, en el IBI y el IRPF. Además, el socialista también ha apostado porque el ayuntamiento pueda avalar familias que estén en riesgo de ser desahuciadas. Por su parte, Albert Civit, de Junts per Catalunya, pide utilizar el índice de referencia de los precios de alquiler que creó la Generalitat hace un año. "Hace falta alquiler asequible, que no sólo sea un tope por arriba, sino que los precios bajen un 25% por debajo de precio de mercado", ha defendido. Civit, además, ha defendido crear un parque "privado de alquiler asequible" aparte de un parque público. En este punto, la candidata de la CUP, Anna Saliente, ha apostado también por crear una constructora pública. 

Intercambio de reproches sobre la gestión del pasado

El candidato republicano ha defendido que la "crisis de la vivienda viene de lejos" y que hace pocos años que se ha aprendido que la prioridad debe ser el alquiler. "Todas estas décadas que me atribuye al Ayuntamiento, las hemos compartido con ICV", le ha dicho Maragall a Colau. El alcaldable de ERC, además, ha concretado que era ICV quien tenía la carpeta de vivienda. Ahora bien, Colau se ha defendido apuntando a la etapa en que Maragall formó parte del Ayuntamiento con el PSC, y lo ha acusado de no haber hecho el parque de alquiler asequible necesario. La alcaldesa, además, también ha recordado que Maragall formaba parte del gobierno de la Generalitat hasta hace pocos meses y le ha reprochado que el ejecutivo haya incumplido "de manera sistemática" sus compromisos y que no se haya enfrentado al fondo buitre. 

El representante de JxCat, Albert Civit —Elsa Artadi ha llegado en la parte final del debate— se ha defendido de las acusaciones de Colau, que ha responsabilizado a la Generalitat de la lista de espera en la mesa de emergencia —es de 450 familias—. "El ‘Govern’ no puede ir con la cabeza bien alta, pero el Ayuntamiento tampoco", ha afirmado Civit. El candidato de JxCat, de hecho, no ha querido entrar al trapo con Colau sobre este tema porque considera que es un problema que no resolverá una administración sola, sino que se debe hacer conjuntamente. 

Tensión por el 30%

Uno de los puntos del debate abordaba la necesidad de corresponsabilizar a los sectores privados de la construcción de pisos asequibles. En este apartado, todos los presentes han avalado la medida aprobada que obliga a reservar el 30% de las nuevas promociones a vivienda asequible, pero Colau y Saliente han atacado a ERC y el PSC por haber retrasado la puesta en marcha de la propuesta una vez aprobada, lo cual, aseguran, ha supuesto perder 1.000 pisos. De hecho, comunes y ‘cupaires’ quieren elevar el porcentaje de cara al próximo mandato. El socialista Jaume Collboni, a su vez, ha recordado a Colau que la medida no formaba parte de su plan de vivienda y que la ha aplicado por la presión de las entidades sociales que hoy organizan el debate. Maragall, a pesar de apoyar la medida, ha considerado que los pisos que permite ganar son pocos y que, por lo tanto, no se pueden depositar en ella todas las expectativas de cambio. 

La CUP se queda sola defendiendo el decrecimiento turístico

La CUP ha defendido abiertamente la necesidad de que decrezca el número de turistas en Barcelona. Ha sido la única de las cinco formaciones que lo ha defendido de forma clara, aunque los comunes también han abierto la puerta a ello de alguna manera. Los de Colau han propuesto, por ejemplo, hablar con la Generalitat para reducir el número de pisos turísticos autorizados, pero han considerado muy difícil controlar el número de turistas que entran y salen de la ciudad.

Tanto ERC como el PSC y Junts per Catalunya han apostado por el crecimiento cero en términos numéricos. "Incremento 0 y retorno 100", ha defendido el republicano Ernest Maragall, que ha optado por gestionar mejor el turismo que ya existe. El socialista Jaume Collboni ha avalado, también, el "crecimiento cualitativo" pero no el cuantitativo, y se ha opuesto de manera clara al decrecimiento como lo plantea la CUP. Elsa Artadi ha defendido repartir mejor los beneficios que genera la actividad turística. "Crecimiento 0 en número, pero no en gasto", ha defendido.

Al final de la sesión, las entidades organizadoras han valorado muy positivamente el debate, sobre todo por el hecho de que partidos que hasta ahora no habían defendido medidas como la expropiación se hayan sumado a ella, como JxCat. Además, también han destacado que ninguno de los participantes haya apostado por el crecimiento turístico.

Més continguts de

El + vist

El + comentat