Pablo Iglesias ve "inconcebible" que el Supremo lo impute por el caso Dina

El vicepresidente del gobierno español evita decir si dimitirá si el alto tribunal decide investigarlo

El vicepresidente segundo del gobierno español, Pablo Iglesias, ve "inconcebible" y también "imposible" que el Tribunal Supremo lo acabe imputando por el caso Dina. Este miércoles el juez Manuel García-Castellón trasladó al alto tribunal el caso que involucra a Iglesias en el robo del teléfono móvil de su exasesora. "Sería inconcebible que en una democracia de la Unión Europea pasara una cosa así", ha afirmado Iglesias en una entrevista a RAC1, en la que también ha advertido que sería una "vulneración del derecho" si el Supremo decidiera investigarlo. "Estamos hablando de un caso de espionaje que se plantea que se me investigue a mí porque las cloacas me investigaron ilegalmente", ha añadido.

El juez del caso Dina pide al Supremo que impute a Iglesias por tres delitos

Pablo Iglesias ha evitado ponerse en el escenario de una eventual imputación y, por lo tanto, no ha contestado si prevé dimitir si llega el caso. "Es inconcebible que el juez acepte la imputación", ha insistido. De hecho, Iglesias ha asegurado que en el estado español "no se ha condenado ni imputado a nadie por sus ideas". En este sentido, y cuando le han preguntado sobre el caso de los presos políticos, Iglesias ha asegurado que los líder independentistas no están dentro de la prisión por ser "independentistas", sino por unos "hechos que se intentaban justificar por otro lugar". "No hay delito ideológico en nuestro país", ha afirmado. Pocos minutos después, sin embargo, ha matizado sus palabras y ha admitido que hay "precedentes de injusticia", como el caso de la activista del CDR Tamara Carrasco, en el que los hechos que se le imputaban han acabado en nada.

Desde el gobierno español, el ministro de Transportes, José Luís Ábalos, ha asegurado que el ejecutivo de Pedro Sánchez "confía en el vicepresidente" y ha criticado el papel de la oposición cargando contra Iglesias. "Me queda claro cuál es el propósito pero no qué quieren proteger", ha asegurado. Ábalos se ha referido a la polémica durante una visita en Barcelona en la que ha firmado un convenio con la alcaldesa Ada Colau para inyectar 72 millones de euros en vivienda de alquiler público en la capital. Colau ha asegurado que el vicepresidente "no solo no tiene que dimitir, sino que tiene toda la solidaridad y confianza ante el acoso que está sufriendo". La alcaldesa considera que el caso Dina evidencia la necesidad de una "renovación en la cúpula judicial para garantizar que no se aproveche la justicia para hacer un ataque a un gobierno de coalición progresista".

Un rato antes, el líder de Podemos ya había insistido en denunciar que es una víctima más de las "cloacas del Estado" y ha recordado que Podemos ha recibido "14 denuncias por financiación ilegal" y que todas han sido archivadas. Iglesias ha asegurado que la persecución que dice que sufre a nivel mediático y político está "acreditada judicialmente", porque ha recordado que el excomisario José Manuel Villarejo está involucrado en la causa. "Villarejo es un suministrador de basura a los poderes mediáticos", ha afirmado Iglesias. De hecho, ha asegurado que "todo el mundo se ha reunido" con el excomisario, excepto Podemos, y ha acusado a la derecha española de intentar sacar rédito político del caso Dina para intentar hacer caer el gobierno de coalición.

El apoyo de Sánchez

Iglesias ha explicado que ha hablado con el presidente español, Pedro Sánchez, sobre esta cuestión, a pesar de que no ha querido detallar el contenido de la conversación. Con todo, el vicepresidente español sí ha dicho que el presidente del ejecutivo "es consciente" de la situación y que le ha expresado máxima confianza, tal como dijo ayer el propio Sánchez. "Es demasiado evidente que la derecha sabe que por medios democráticos no hará caer el gobierno y juega todas las cartas. Es enormemente peligroso", ha avisado. 

El + vist

El + comentat