Chakir el Homrani pide disculpas por el caos de las ayudas a los autónomos pero descarta dimitir

Defiende los cambios en la cúpula de Trabajo para "reforzar" el departamento

NÚRIA ORRIOLS / MIREIA ESTEVE / MARC TORO

Después de que este martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó, evitara dar explicaciones sobre el cese de la cúpula del departamento de Trabajo y Asuntos Sociales, a raíz del caos por la ayuda a los autónomos, este miércoles ha sido el conseller Chakir El Homrani quien ha explicado los motivos de su decisión. "Hemos asumido responsabilidades", ha afirmado, y ha argumentado que con la destitución del número dos de la consejería, Josep Ginesta, y el secretario de Asuntos Sociales, Francesc Iglesias, se ha "reforzado" el departamento de cara a la segunda oleada de la pandemia. Un argumento en la misma línea del que dieron este martes el vicepresidente, Pere Aragonès, y el presidente del grupo parlamentario de Esquerra, Sergi Sabrià, que hablaron de un "revulsivo" en la consejería. 

El Homrani, que ha intervenido en la sesión del control al Govern en el Parlament, ha descartado dimitir por las críticas, después de que la oposición le haya pedido que se vaya. El conseller ha admitido que a la hora de diseñar la ayuda de los autónomos "no calibraron bien" que se daría un alud de solicitudes y que, por este motivo, están revisando el sistema. El departamento de Trabajo anunció un paquete de ayudas de 20 millones de euros para ayudar a los autónomos con un máximo de 2.000 euros por solicitante que solo llegaron a 10.000 personas -hay medio millón de trabajadores de cuenta propia en Catalunya.  

La oposición reclama la dimisión de Chakir el Homrani

Las preguntas sobre esta cuestión han seguido con el vicepresidente, Pere Aragonès, que ha anunciado -sin concretar- que el Govern pondrá en marcha un nuevo sistema de subvenciones "continuado" para los trabajadores por cuenta propia. Ha dicho que estará dotado con más presupuesto y que se llevará la propuesta al consejo de trabajo autónomo donde están representados sindicatos, patronales y organizaciones del ramo. 

Las explicaciones, sin embargo, no han satisfecho a los partidos de la oposición. La portavoz del PSC, Eva Granados, ha acusado al ejecutivo de escudarse en cargos de "tercer nivel" para no asumir responsabilidades. "¿Conocen algún caso en Europa en el que la reacción sea esta?", ha preguntado la socialista a Aragonès, insistiendo en la dimisión del conseller. "Se trata de una abdicación de responsabilidades en cascada", ha reafirmado, para concluir que los republicanos "están atrapados en la pugna electoral con JxCat".

En la misma línea, el líder de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha criticado que el Govern comunique "a golpe de filtración y enmienda" y ha asegurado que tiene "a todo el mundo atemorizado con las medidas que deciden". El líder del PP, Alejandro Fernández, ha sido todavía más duro: "No son capaces de conseguir que funcione una web y pretenden hacernos creer que montarán un estado propio". Y la líder de los comunes, Jèssica Albiach, lo ha acabado de rematar: "El Govern no puede ser un problema, tiene que solucionar los problemas, y si se puede anticipar y evitarlos mucho mejor". La CUP también ha cargado contra el ejecutivo, pero ha tendido la mano a JxCat y ERC para que "practiquen el diálogo y el consenso" y antes de que acabe la legislatura cambien el rumbo de sus políticas. "Gobiernan a golpe de decreto sin ningún tipo de diálogo", ha reprochado el diputado de la CUP Carles Riera, que también ha censurado el rifirrafe entre socios de Govern.

Aragonès carga contra el gobierno español 

A pesar de las críticas, el vicepresidente Aragonès ha redirigido la responsabilidad hacia Madrid. Ha admitido que las ayudas a los autónomos no han funcionado bien, pero ha cargado contra el Estado por no haber dado ninguna línea de subvención directa a los trabajadores por cuenta propia. "Hay una cosa peor que lo que hacemos nosotros, no dar ninguna ayuda", ha espetado el líder de Esquerra. "No se laven las manos", ha dicho a los socialistas y comunes. 

El presidente del grupo republicano, Sergi Sabrià, ha hecho énfasis en la misma idea, exigiendo al gobierno español un "plan de rescate" para la ciudadanía. Según ERC, quien tiene la llave de la caja -el Estado- la ha "lanzado al mar" y no está proporcionando los recursos necesarios para cubrir las necesidades de la gente. "Nosotros tenemos las manos atadas", ha aseverado en alusión a la Generalitat, reclamando que también Madrid "asuma responsabilidades".

Bargalló, a Cs: "Abandone la educación reaccionaria"

A lo largo de la sesión de control, el panorama político estatal ha vuelto a aparecer en el debate con una intervención de Cs, que ha hurgado en la enmienda de ERC para blindar la inmersión lingüística en la nueva ley de educación española. La diputada naranja Sonia Sierra ha reivindicado el "plurilingüismo" y ha acusado al independentismo de querer imponer el "monolingüismo" del catalán y convertir la lengua en una "herramienta ideológica".

En el turno de réplica, el conseller de Educación, Josep Bargalló, ha calificado de "ficción" el relato de Ciudadanos, pero Sierra ha contraatacado calificando la inmersión de "sumisión" y negando su validez educativa o pedagógica. "Todos nuestros alumnos acaban los estudios con competencias plenas y completas de las leguas oficiales del Estado", ha respondido el conseller, que ha acabado invitando a los de Inés Arrimadas a abandonar la educación "reaccionaria" y sumarse a la "progresista" si su problema de fondo es que quieren poder pactar con el PSOE en Madrid.

El + vist

El + comentat