Podemos y la oposición presionan a Illa para que abandone ya el ministerio

El candidato del PSC insiste en que no dejará el cargo hasta que empiece la campaña, el 29 de enero

Con el número de contagios al alza y un ritmo de vacunación por debajo del prometido, Salvador Illa es el blanco de unas críticas que le llegan por todos lados: tanto líderes de partidos de la oposición en el Estado como rivales en las urnas en las elecciones catalanas exigen que el ministro de Sanidad abandone el cargo una vez ya ha sido designado candidato del PSC. “Por supuesto que tendría que dimitir”, ha asegurado este lunes el presidente del PP, Pablo Casado; “No se pueden mezclar las dos cosas”, ha coincidido la aspirante del PDECat a la Generalitat, Àngels Chacón. Incluso el socio del PSOE en el gobierno español, Unidas Podemos, se ha añadido a la ofensiva. “Tiene que entrar una persona que afronte al 100% la lucha contra la pandemia”, ha manifestado esta mañana el diputado Juantxo López de Uralde en una entrevista a Radio Vitoria. Illa, sin embargo, quiere aguantar.

“He hecho público que ejerceré las tareas de ministro hasta la campaña. Hasta entonces me dedicaré todos los minutos a la tarea ministerial con humildad y discreción”, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial de Salud que se ha celebrado este lunes con los consejeros del ramo de todas las comunidades. Algunos de ellos, como el madrileño, Enrique Ruiz Escudero, ya habían subrayado esta mañana que Illa tenía que dimitir. Una petición que a primera hora ya dejaba caer Inés Arrimadas, presidenta de Cs, precisamente el partido de donde el PSC quiere pescar el máximo número de votantes en los próximos comicios. “No se puede ser ministro a tiempo parcial”, se ha quejado en una entrevista a Telecinco, tal como más tarde diría el candidato naranja el 14-F, Carlos Carrizosa.

El PSOE guarda silencio

Esquerra y JxCat no han dicho nada este lunes y la candidata de Catalunya en Comú - Podemos, Jéssica Albiach, ha expresado su “preocupación” por el hecho de que la pandemia requiere que el ministro de Sanidad esté “volcado” en ella, pero ha puntualizado que corresponde a los socialistas decidir si Illa no tiene que esperar más para irse. Consultado por el ARA, el PSOE no ha querido opinar sobre qué tendría que hacer el candidato del PSC y la Moncloa no ha valorado el cambio desde que se anunció. El mismo día a través de un comunicado, Ferraz agradeció el gesto al candidato inicial, Miquel Iceta, y enalteció la figura de Illa, pero más allá de eso solo se ha podido oír a los mismos protagonistas. El primer secretario del PSC ha apoyado a su sucesor y ha reiterado en una entrevista a La Sexta que Illa “hará campaña cuando deje de ser ministro”. “Mientras tanto, hará de ministro”, ha aseverado.

Iceta ha quitado hierro al hecho de que este domingo el nuevo aspirante a la Generalitat ya protagonizara un acto de precampaña, en el cual pidió pasar página “de una puñetera vez” al debate independentista. A pesar de que algunas voces, como la del líder de Más País, Íñigo Errejón, ya habían alertado de que Illa tenía que dimitir de ministro una vez se comunicó que era candidato el 14-F, el mitin del domingo ha provocado la lluvia de críticas para intentar compatibilizar la vertiente electoralista con la gestión sanitaria desde el ejecutivo. De cara a este jueves estaba previsto un acto en la Cambra de Comerç de Barcelona, pero según fuentes consultadas por el ARA se está pendiente de cómo afectan las nuevas medidas sanitarias adoptadas por el Govern.

La incertidumbre del 14 de febrero

A pesar de la presión dialéctica de líderes opositores y adversarios en Catalunya, Illa ha remarcado que no quiere entrar en “ningún tipo de enfrentamiento”. Durante su comparecencia no se ha movido de lo que el domingo ya había explicado en una entrevista a La Vanguardia: que será ministro hasta el 29 de enero, el día que oficialmente empieza la campaña. Tanto ese día como el 15 de enero, sin embargo, son claves para decidir si los comicios efectivamente se acaban celebrando el 14 de febrero o bien se tienen que aplazar, en función de la evolución del coronavirus. El Procicat determinó en un protocolo elaborado hace una semana que el 15 se hará una primera evaluación de los escenarios, que se revisará periódicamente cada siete días como máximo y el 29 es la fecha a partir de la cual se considera definitiva la decisión de celebrar o no las elecciones. El Govern se guiará por lo que se delibere en la mesa de partidos y tendrá que proponer una nueva fecha si opta por el aplazamiento.

Hace días que la Generalitat está adaptando la logística de la votación al contexto de la pandemia y estableció una serie de niveles que llevarían a posponer la votación si los contagios se disparan: esto pasaría en un escenario de restricción absoluta de las actividades sociales, y también si se estableciera un confinamiento domiciliario. Este lunes la Generalitat ha anunciado un confinamiento municipal de diez días –del 7 al 17 de enero–, pero fuentes consultadas por la ACN apuntan que los comicios no se tendrían que atrasar.

En rueda de prensa Illa ha evitado responder si esta incertidumbre con la fecha influye en la voluntad de resistir en el ministerio, pero es razonable pensar que los socialistas prefieran asegurarse. Que Illa no pudiera capitalizar políticamente los meses en los que es probable que el ritmo de la vacunación crezca y la pandemia pueda mejorar en el Estado contravendría el principal motivo por el cual es candidato: los réditos de haber liderado la gestión sanitaria. Habrá que ver si con el paso de los días los partidos convierten la crítica a esta doble condición de Illa en una ofensiva que pueda restar opciones al candidato del PSC de cara a las elecciones, y si acaba cambiando de opinión.

Darias, “a disposición”

A la espera de que se resuelva el cuándo de la baja de Illa, la secuencia deja el interrogante de quién lo sustituirá en Sanidad. El mismo día que se anunció su candidatura sonó el nombre de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, que este lunes ha vuelto a comparecer junto al ministro después de la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. Su cartera ha provocado que haya seguido de cerca la evolución de la pandemia durante estas videoconferencias con los consejeros autonómicos y, particularmente, la estrategia de vacunación. “Quien tiene que decidir es el presidente. Pero yo estoy a disposición del presidente y al servicio del país. Estaré donde se crea que pueda ser más útil, con mucha ilusión y con sentido de lealtad”, ha manifestado Darias al ser preguntada por la hipótesis de coger el relevo de Illa.

Y quien tampoco se descarta para resolver el rompecabezas es Iceta. Varios medios ya apuntaron a la posibilidad de que sea él quien ocupe el ministerio de Política Territorial si Darias da el salto a Sanidad, cogiendo así un rol relevante en el diálogo con Catalunya. Una tarea que estará condicionada por la composición del próximo gobierno de la Generalitat. Antes de las elecciones del 2019, Sánchez ya había optado por una catalana en este ministerio: la ahora presidenta del Congreso, Meritxell Batet. “Yo no hago planes. Estoy a disposición de mi partido y de mi gente”, ha afirmado el primer secretario del PSC en la entrevista a La Sexta, en la que ha alabado a Pedro Sánchez no solo como dirigente político sino también como “amigo”. Iceta se ha despedido con uno “hasta muy pronto”. Mientras tanto, ha dicho, estará centrado en preparar la campaña de Illa.

El + vist

El + comentat