Salud prevé el pico máximo de las UCI a cuatro días de las elecciones, pero no dice si hay que aplazarlas

Admite a los partidos que no podrá inmunizar a todos los miembros de las mesas electorales antes del 14-F

MIREIA ESTEVE / QUIM BERTOMEU / NÚRIA ORRIOLS

Cubo de agua fría a la posibilidad de celebrar elecciones el 14-F. El departamento de Salud prevé que las UCI de los hospitales estén en el pico máximo el 10 de febrero, justo cuatro días antes de los comicios. Así figura en el informe que ha facilitado la consejería a los partidos con representación en el Parlament en la reunión técnica que se ha celebrado este lunes y donde se ha tratado, entre otras cuestiones, la conveniencia de celebrar estos comicios en la situación epidemiológica actual. Salud también prevé que en aquellas fechas haya entorno a 850 pacientes en las UCI de los hospitales catalanes. Además, estima que antes de que empiece la campaña electoral, concretamente alrededor del 20 de enero, los contagios lleguen al máximo, con unos 6.000 casos al día. El informe, adelantado por La Vanguardia y al cual ha tenido acceso el ARA, no se pronuncia explícitamente sobre si las elecciones se tendrían que aplazar o no. La incógnita sobre si se harán, pues, se mantiene.

La consejería de Salud también avisa de que las predicciones epidémicas y de presión asistencial de los próximos días hacen "poco probable" que se puedan tomar medidas que lleven a una "desescalada muy significativa" respecto a la situación actual. De hecho, avisan que prevén una "bajada muy lenta de los nuevos casos" en los próximos días y, sobre todo, de los pacientes ingresados en los hospitales, y concretamente en las UCI. En este sentido, el departamento estima que el 14 de febrero Catalunya tendrá entre 4.500 y 5.000 casos diarios y habrá 840 pacientes ingresados en las UCI. Este sería el peor escenario, si se tiene en cuenta que la velocidad de transmisión aumenta por el efecto de Nochevieja. Con todo, el departamento prevé un escenario menos grave con un crecimiento de los contagios más estable que conllevaría 3.000 contagios nuevos el 14-F y 610 pacientes ingresados en las UCI. Ahora bien, se tiene que tener en cuenta que estas cifras ya obligarían los hospitales a desprogramar actividad ordinaria.

De hecho, hasta llegar al 14-F Salud prevé que se desprograme en "diferentes grados" la actividad asistencial que no está relacionada con el covid-19 y que los centros sanitarios se dediquen de manera "intensiva" a atender a pacientes que se hayan contagiado de coronavirus, además de mantener el ritmo de vacunaciones. El departamento admite también la "dificultad" que habrá para hacer un "rastreo óptimo" del gran número de contagios. Además, Salud avisa que no se puede descartar que haya una aceleración de los contagios por culpa de la variante del virus procedente del Reino Unido. 

No se podrá inmunizar

Dentro de la reunión, según varias fuentes consultadas por el ARA, el secretario general del departamento de Salud, Marc Ramentol, ha admitido que no hay bastante tiempo para inmunizar a los miembros de las mesas electorales, que son seleccionados por sorteo. Salud preveía poner la vacuna a los escogidos, pero el calendario no cuadra para administrarles las dos dosis de la vacuna necesarias para que sea efectiva. 

Según el calendario electoral, marcado por la Loreg, el sorteo será entre el 16 y el 20 de enero y se tiene que notificar a los interesados el día 23. En este sentido, el departamento de Salud le quedaría menos de un mes para completar el proceso de vacunación de estos ciudadanos. El plazo entre dosis en cuanto a la vacuna Pfizer es de 21 días de media, mientras que en la de Moderna –que todavía no se ha empezado a suministrar– es de 28. Incluir a los miembros de las meses electorales en los primeros grupos del plan de vacunación fue uno de los acuerdos de la anterior reunión entre los partidos y el Govern, pero, según lo que se ha dicho este lunes en el encuentro, no será posible.

Esto se suma a la última decisión de la Junta Electoral Central de no excluir a las personas de más de 60 años del sorteo para constituir las mesas electorales. La petición la había hecho el consejero de Acción Exterior, Bernat Solé, por la situación de la pandemia y la JEC hizo público el acuerdo el 7 de enero. El órgano electoral deja en manso de las Juntas Electorales de Zona decidir si aceptan "las excusas que puedan formular los electores en relación con su incorporación a las mesas electorales", pero no dice que se les pueda excluir del sorteo.

Exteriores: "Hay que esperar"

Ahora la pregunta del millón es: ¿habrá elecciones el 14 de febrero o se dejarán por más adelante? Todavía no tiene respuesta. Fuentes del departamento de Acción Exterior –encargado de organizar los comicios– defienden que no hay una decisión tomada: "Hay que esperar".

Sin embargo, varios partidos, entre ellos JxCat, han pedido al departamento de Exteriores que haga una propuesta sobre si aplazar o no los comicios. Fuentes de Junts aseguran que harán lo que recomienden las autoridades sanitarias, pero piden no alargar más esta decisión. Afirman que, a pesar de estar en el Govern, los republicanos –que pilotan tanto Salud como Exteriores– no han compartido con ellos su criterio sobre el 14-F. También lamentan que Salud no concrete cuál es "el efecto" de sacar a votar a cinco millones de personas, más allá de la situación epidemiológica a la que se llegará.

Después del encuentro, Marc Castells, portavoz del PDECat en la reunión –en la que participaba por primera vez–, también ha pedido celeridad. "No podemos alargar esta toma de decisiones, sería de una gran cobardía. La política tiene que ver con hablarle a la gente con claridad y tomar decisiones", ha dicho. 

Desde ERC, su secretaria general adjunta, Marta Vilalta, ha prometido que la decisión será por "consenso" de todos los grupos pero no ha querido avanzar escenarios. Fuentes republicanas, sin embargo, defienden que todo está "preparado" para votar el día 14. Las mismas fuentes lamentan que JxCat haya presionado para que Exteriores y Salud se mojen sobre si se puede votar o no y consideran que tendría que ser una decisión "coral".

Del resto de partidos, el más claro es el PSC, que considera que solo se pueden aplazar las elecciones si se volviera a decretar un confinamiento domiciliario como el de marzo, un escenario poco probable. Con las encuestas al alza, la dirigente socialista Eva Granados ha recordado que Galicia, Euskadi y los EE.UU. ya han votado en pandemia: "Hay que tener respeto al virus y a los contagios, pero no miedo". El resto de partidos han contemporizado más. Los comunes y Cs, por ejemplo, no se han mojado y consideran que la decisión se tiene que tomar siguiendo criterios sanitarios. En cualquier caso, todo el mundo coincide que en la reunión de este lunes nadie ha planteado abiertamente un aplazamiento electoral. 

La decisión final, el viernes

Está previsto que la decisión definitiva se tome este viernes día 15, en una nueva reunión que mantendrá el Govern con los mismos partidos, esta vez presencialmente en el Parlament. Fuentes conocedoras explican que un día antes, el jueves, Salud actualizará los datos epidemiológicos para analizar si hay "efecto Fin de año", es decir, un eventual aumento de contagios por las fiestas de aquella fecha. Esto tendría que permitir tener una foto más precisa del momento antes de tomar una decisión definitiva que, a pesar de la diversidad de opiniones, el Govern quiere que sea por consenso. 

¿Cómo votarán los contagiados? 

Después de la experiencia de Galicia y el País Vasco, en la que se prohibió el voto de los infectados, el Govern se comprometió a garantizar el derecho a votar de todo el mundo. Por eso el ejecutivo ha puesto en marcha una campaña para incentivar el voto por correo, y también prevé franjas horarias (no pueden ser obligatorias y solo serán recomendadas) para que voten las personas contagiadas y sus contactos. Se trata de la última hora del día, de 19 a 20 h. Para hacerlo posible, prevén que los miembros de las mesas electorales se pongan equipos de protección individual (EPI). 

Hasta ahora, sin embargo, algunos expertos, como la epidemióloga Magda Campins, se han mostrado contrarios a este tipo de soluciones y han pedido que se aplacen las elecciones por "responsabilidad". Campins asesora, con otros expertos sanitarios y juristas, al Síndic de Greuges, que la semana pasada ya dijo en un informe que consideraba un "atentado a la salud pública" saltarse el confinamiento para ir a votar. Por eso pedía que se ampliaran los plazos del voto por correo hasta el mismo día de las elecciones. Ahora se puede solicitar hasta el día 4 de febrero y votar de manera no presencial hasta el día 12. 

El + vist

El + comentat