Yolanda Díaz: "Sería una gran irresponsabilidad repetir elecciones. Existe el riesgo de entregar el país a la derecha"

PORTAVOZ DE GALICIA EN COMÚN AL CONGRESO 

Ella lo niega, pero su nombre estuvo en todas las quinielas como futura ministra de Trabajo durante las negociaciones entre Unidas Podemos y el PSOE para un gobierno de coalición. Yolanda Díaz (Fene, 1971) es la portavoz en el Congreso de Galicia en Común -una de las confluencias asociadas a Unidas Podemos-, y formaba parte de uno de los grupos temáticos de negociación de programa con el PSOE. Ante el silencio de la cúpula de Podemos, es una de las voces que está hablando en nombre del partido en este tiempo de bloqueo de gobierno tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez.

¿Por qué insistir en negociar con el PSOE un gobierno en coalición si ellos se niegan a hacerlo?

Básicamente, porque es la única vía para hacer cumplir el mandato electoral del 28 de abril. Ni siquiera con Pablo Iglesias dando un paso al lado, como exigían, quisieron negociar de verdad. Los acuerdos presupuestarios y la moción de censura de la anterior legislatura nos tienen que dar esperanza. Entendemos que mucha gente está desolada. La gente por la calle me agradece la subida del salario mínimo. Saben que fue el gobierno de Sánchez quien la aprobó, pero también saben el papel clave que tuvo Podemos, con Iglesias reunido para ello hasta las tres de la madrugada.

¿Por qué no les convence el modelo de gobierno a la portuguesa?

En primer lugar, ya lo probamos y tuvimos que ir a elecciones. En segundo, yo que voy bastante a Portugal, sé que los escenarios son diferentes. El Bloque de Izquierda y el PCP recelan entre ellos y son ellos mismos los que no han querido formar parte del ejecutivo socialista. Y hay que entender que el señor António Costa [presidente de Portugal] ha continuado con la retahíla de políticas de derechas en materia laboral y económica, pactando con los partidos de derechas y reservando algunos temas de derechos civiles a la izquierda. El modelo de coalición, mayoritario en Europa, es lo que garantizaría en España las políticas progresistas.

¿Desconfían de Pedro Sánchez?

La pregunta es: ¿quién es Sánchez? Es inquietante. Hace unos días se reunió con los sindicatos y no sabemos, ni nosotros ni la prensa, si quiere derogar la reforma laboral del PP que ha propiciado tanta precariedad. No sabemos si Sánchez es el de la entrevista con Jordi Évole, que me gusta y que recorre España hablando de plurinacionalidad, o el de ahora, opaco y desconcertante.

¿No lo saben?

No lo sabemos. En política nos conocemos todos, pero Sánchez es el único que dice algo un día y al día siguiente la contraria, y aquí no pasa nada. Es desconcertante. A mí me parece bien que se aclare y lo diga: "¿Qué quiere usted?" "Pues yo quiero pactar con Rivera". ¿Es esto lo que quiere? Pues que lo diga y se mueva en esa dirección. También me desconcierta el silencio dentro de su partido, donde hay voces plurales pero ninguno sale a apostar por un pacto con Podemos.

Hay una cierta confusión sobre cuál fue la última oferta del PSOE en la negociación.

Ni siquiera nosotros lo sabemos porque manipularon los documentos y en ningún momento fueron claros en este tema. Si hubieran querido negociar lo habrían hecho. Déjame decirte también que es mentira que sólo quisiéramos hablar de sillas: teníamos un documento avanzado conjuntamente con 100 páginas de programa de gobierno.

¿Cree que habrá elecciones?

No me quiero poner en un escenario electoral. Sería una enorme irresponsabilidad. La ciudadanía está harta de elecciones, nos ha votado para solucionar los problemas. Ya no sería posible conseguir una campaña de esperanza como la del 28-A, y existe el riesgo de entregar el país a la derecha. No entiendo cuál es la inteligencia de la operación, pero a veces factores primarios hacen que prime el interés partidista sobre el bien común.

Desde Izquierda Unida, que es su partido, y también desde los anticapitalistas de Andalucía ha instado a renunciar al gobierno de coalición.

Sí, bueno, pero es diferente. Los anticapitalistas nunca lo han querido y en Izquierda Unida se hizo una consulta en la que el 80% de la militancia apostó por un gobierno plural y de coalición. Lo que pasa es que después la dirección colegiada de Izquierda Unida apostó por otra cosa. A mí me parece un error porque no garantizaremos que la vida de los ciudadanos mejore si no entramos en un gobierno de coalición.

Si se repiten las elecciones, ¿hay posibilidad de que Izquierda Unida y Podemos vayan por separado?

No tengo ni idea de si existe esta opción, pero me parecería un error. Yo he sido diputada por Galicia gracias a una operación inteligente en que todo el mundo suma a Alternativa Galega de Esquerda. Si hubieran ido los dos en solitario, no sabemos cuál habría sido el resultado, pero seguramente mucho peor.

¿Le asusta la posible irrupción de Errejón en caso de una repetición electoral en el Estado?

En absoluto. Me parece muy legítimo y, además, ocupa un espacio político diferente del nuestro. No soy socióloga, pero seguramente Errejón puede tomar más votos al PSOE que a nosotros.

En Cataluña dolió que Unidas Podemos, el único partido estatal que defiende el referéndum, renunciase a esta vía tan rápido durante la negociación con el PSOE.

No, nosotros no vamos a renunciar a nuestro programa y seguimos entendiendo que cuando dos millones de personas dicen que hay que votar, se debe permitir, y que esto facilitaría mucho las cosas. También creemos que los líderes independentistas no han cometido delito de rebelión y nos parece insoportable que estén en prisión preventiva. Pero sí tenemos que aceptar que sea el PSOE quien lidere esta cuestión por su peso proporcional mucho más alto en un hipotético gobierno de coalición.

Més continguts de

El + vist

El + comentat