El Supremo aplaza hasta la semana que viene la decisión sobre el tercer grado de los presos políticos

El alto tribunal continuará deliberando después de que en la reunión de hoy no hayan resuelto los recursos

Los presos políticos tendrán que esperar al menos una semana más para saber si todos ellos pueden disfrutar o no del tercer grado o el artículo 100.2 del régimen penitenciario. La reunión de la sala de lo penal del Tribunal Supremo que se ha celebrado esta mañana ha acabado finalmente sin que se haya tomado ninguna decisión, a pesar de que el encuentro tenía que servir para "deliberar y resolver" los recursos que habían interpuesto la Fiscalía y las defensas de los presos, según había informado el alto tribunal a principios de semana. Fuentes del Supremo han explicado que la deliberación continuará en una próxima reunión prevista para la semana que viene.

El juez de vigilancia penitenciaria contradice el criterio de la Fiscalía y mantiene el tercer grado de Bassa y Forcadell

Entre los más de treinta recursos que tiene que resolver la sala de lo penal, presidida por Manuel Marchena, están los que presentó el ministerio público a principios de noviembre contra el tercer grado de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la ex consellera Dolors Bassa. Son las únicas que mantienen el régimen de semilibertad porque el juez de vigilancia penitenciaria no lo suspendió a pesar de la oposición de la Fiscalía. El magistrado decidió mantener su clasificación hasta que el Supremo resolviera sobre el fondo de la cuestión.

En el caso de los líderes independentistas encarcelados de Lledoners, en cambio, el juzgado de vigilancia penitenciaria acabó suspendiendo el tercer grado –a pesar del aval inicial– una vez la Fiscalía presentara recurso. Lo hizo acogiéndose al cambio de las reglas del juego que estableció el Supremo este verano: un recurso de la Fiscalía es suficiente para suspender la aplicación de cualquier elemento de clasificación penitenciaria. En su caso, pues, el juez consideró que el tercer grado tenía que quedar suspenso hasta que el Supremo resolviera sobre el contenido del recurso de la Fiscalía.

Los magistrados también tendrán que abordar los recursos del ministerio público en contra de la aplicación del artículo 100.2, que los presos de Lledoners también tienen suspendido y con el cual podían salir a trabajar, hacer voluntariado o cuidar familiares. El Supremo ya rechazó este beneficio penitenciario en el caso de Forcadell, considerándolo un régimen de semilibertad encubierto y, por lo tanto, "injustificable". Mientras el alto tribunal no emita una resolución sobre los recursos del ministerio público, el tercer grado continuará suspendido para los presos de Lledoners pero no para Forcadell y Bassa, que de momento podrán volver a pasar este fin de semana en casa.

Previendo que este jueves el Tribunal Supremo podía revocar el tercer grado a su hermana, esta mañana la diputada de ERC Montse Bassa publicó un tuit donde afirmaba: "No me da vergüenza decir que ayer fue una tarde muy dura en casa. Quedan pocas horas para saber qué pasa...". Y aseguraba sentir "rabia".

El + vist

El + comentat