Los aspirantes a candidatos de JxCat que pueden dar el paso

El 'conseller' Calvet y la portavoz en Madrid, Laura Borràs, han dicho que se presentarían a las primarias, mientras que los 'consellers'Tremosa y Puigneró lo meditan

El académico con carrera política

Ramon Tremosa es un economista dedicado a la docencia en la Universitat de Barcelona, pero ha alternado su vida académica con una década de diputado en el Parlamento Europeo. Nacido en Sant Boi de Llobregat en 1965, entró a militar en CDC en los 80, pero decidió darse de baja a los 90 por los pactos con el PP de José María Aznar. En 2009 volvió a fichar por Artur Mas como independiente para las elecciones europeas, y trabajó en la Eurocámara hasta el 2019. Es una persona de confianza del ex president Carles Puigdemont, puesto que fue uno de los puntales en Bruselas cuando llegó exiliado en 2017 y fue el contacto entre él y el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero en 2018 para intentar calmar la tensión por los lazos amarillos. También mantiene una buena relación con Jordi Sànchez, con quien compartió listas en las generales de 2019. Como no salió escogido, Tremosa volvió a la docencia hasta que el presidente Quim Torra lo repescó para sustituir a Àngels Chacón en la conselleria de Empresa. Desde entonces se ha convertido en la voz económica de JxCat y en la sombra del vicepresidente, Pere Aragonès. Ahora medita si dar un paso más.

La candidata más popular entre las bases

Ferran Mascarell llamó al despacho Laura Borràs (Barcelona, 1970) en 2012. Él era conseller de Cultura y fichaba a una filóloga especialista en literatura comparada para pilotar la Institució de les Lletres Catalanes (ILC). Él le dijo que se acostumbrara al despacho, porque un día sería consellera de Cultura. Años más tarde, situada ya al frente del departamento de la mano del president Quim Torra y a punto de dar el paso como cabeza de lista de JxCat en Madrid, Mascarell le decía que esto era el preludio de ser la candidata a la Generalitat. Ahora Borràs se ha mostrado dispuesta a concurrir a las primarias para ser la presidenciable en las elecciones. Es una de las candidatas más populares entre las bases -quien va con ella por la calle lo nota- y hay quien la presenta como un tipo de estrella del rock. En Madrid, promovida por Jordi Sànchez -Torra quería que se quedara en el Govern-, ayudó a mejorar ligeramente el apoyo a JxCat entre los comicios de abril y de noviembre, a pesar de quedar detrás de ERC y el PSC. Tiene un punto débil en su tarea en la administración: el Supremo la investiga por presuntas irregularidades en la ILC, por lo cual puede acabar inhabilitada.

El 'conseller' Calvet y la portavoz en Madrid, Laura Borràs, han dicho que se presentarán a las primarias, mientras que los 'consellers' Tremosa y Puigneró lo meditan

La conexión digital con Puigdemont

En 2004, cuando todo el mundo preveía un congreso de CDC plácido, hubo un joven de Sant Cugat que puso patas arriba el cónclave previsto por la dirección. En la ponencia de política internacional, que pasaba desapercibida, Jordi Puigneró (1974) aprobó una enmienda por el no a la Constitución europea porque no reconocía el catalán como lengua oficial. El giro de guion cogió desprevenida a la cúpula de CDC, partidaria de la carta magna, e hizo entrar en cólera al entonces eurodiputado Ignasi Guardans. Años más tarde, aquel militante de Sant Cugat se ha convertido en conseller de Políticas Digitales y medita presentarse a las primarias para ser el candidato de JxCat. Sin vínculos con ninguna familia del partido, Puigneró no tiene grupo pero tampoco genera anticuerpos en ningún sector. Hizo camino dentro de CDC -en paralelo trabajaba en el sector privado-, del PDECat y ahora en JxCat. Comparte con Carles Puigdemont el interés por el mundo digital, hasta el punto de que fue el ex president quien pidió una nueva conselleria de este ámbito y que la liderara él. Puigneró se había encargado de las telecomunicaciones en el Govern desde 2013 y lidió con la Guardia Civil en los registros del CTTI por el 1-O.

La mano derecha de Rull y el aliado de Turull

Desde que el ex conseller Josep Rull entró en la prisión en noviembre de 2017, Damià Calvet (Vilanova i la Geltrú, 1968) lo ha ido a ver cada semana. Esta relación se forjó ya hace muchos años en la universidad: juntos fueron a la FNEC, se escindieron para hacer el sindicato Estudiants Nacionalistes, pilotaron la JNC, dieron el salto a CDC hasta la dirección y han roto el carné del PDECat a la vez para forjar JxCat. De hecho, Calvet entró de conseller como relevo de Rull cuando lo encerraron en la prisión. Hay una cosa, sin embargo, que ha cambiado: quien había sido un rival dentro de CDC es ahora un aliado, el ex conseller Jordi Turull. La tensión Rull-Turull se apaciguó compartiendo celda en Estremera y ahora cierran filas para que sea Calvet el candidato a la presidencia de JxCat. Arquitecto técnico y graduado en tecnologías de la edificación, Calvet empezó de joven en el Govern como jefe de gabinete de Pere Macias, siguió de director general con Felip Puig -con quien mantiene contacto- y durante el tripartito trabajó en el sector privado. En su retorno al Govern en 2011 estuvo en Territorio y después fue regidor en Sant Cugat del Vallès hasta llegar a conseller en 2018.

El + vist

El + comentat