El ex secretario de estado de Seguridad declara ante el juez que Fernández Díaz estaba detrás la operación Kitchen

Francisco Martínez explica que fue el exministro quién le habló del chófer de Bárcenas

El asedio judicial al PP en la pieza Kitchen del caso Villarejo se estrecha cada vez más alrededor del gobierno de Mariano Rajoy. Y una de las piezas clave en la investigación es el ex secretario de estado de Seguridad Francisco Martínez, que este jueves ha comparecido en la Audiencia Nacional para declarar como imputado sobre el supuesto espionaje al extesorero del partido, Luis Bárcenas, y su mujer, Rosalía Iglesias, en busca de documentos comprometedores sobre dirigentes del partido. Martínez ha señalado directamente al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y ha asegurado que conocía la operación policial. "Sabía más que yo", ha dicho, tal como informa Europa Press.

El exministro, que este viernes tendrá que dar su versión en el juzgado en calidad de imputado, ha resultado ser el principal damnificado de la declaración del ex número dos de Interior. Martínez ya había anunciado en  El País que explicaría "todo" lo que sabe, y este jueves ha apuntado directamente a Fernández Díaz, a quien ha asegurado que llegaba información sobre la operación de comisarios y otros mandos con los que se comunicaba directamente. Además, ha explicado que el exministro le preguntó por Sergio Ríos, el chófer del extesorero del PP, que, además, era confidente en la operación Kitchen. Concretamente, le pidió si Ríos era un colaborador de la policía, y Martínez trasladó la pregunta al entonces director adjunto de la Policía (DAO), Eugenio Pino. El ex número dos de Interior ha explicado, además, que el excomisario José Villarejo –encarcelado desde 2017– trabajaba para la policía y compartía información con el CNI. Según su relato, lo conoció porque Fernández Díaz le pidió en 2012 que se reuniera con él, informa Efe. 

La declaración de Martínez, que ha llegado a las 9.20 h de la mañana al juzgado, ha durado más de tres horas. Era uno de los testigos más esperados en esta causa, que investiga la operación parapolicial que se organizó para espiar a Bárcenas e Iglesias y conseguir la información de que disponía el extesorero para poderla ocultar al juzgado que indagaba sobre una presunta red de corrupción del PP, el llamado caso Gürtel. Una operación que habría sido sufragada con fondos reservados y perpetrada al margen del control judicial.

A parte de la declaración de Martínez, el tribunal dispone, además, de una serie de mensajes que él mismo intercambió con Fernández Díaz sobre la operación. El ex número dos de Interior ha explicado en sede judicial que decidió llevarlos ante un notario para que los ratificara después de unas declaraciones del exministro, en las que aseguró que desconocía la operación Kitchen, cosa que, ha insistido hoy, es falsa.

Considera que no es ilegal

Pero, a pesar de haber llevado las conversaciones con el exministro ante notario y que en la causa consten además conversaciones suyas en las que advertía de que, si lo llamaban a declarar, después lo tendrían que hacer el exministro y "probablemente" el expresidente del gobierno español Mariano Rajoy, Martínez se ha defendido durante el interrogatorio. Según Efe, y en la línea de la declaración que ya hizo Eugenio Pino, ha insistido en que desde su punto de vista la operación era legal y buscaba localizar la fortuna oculta de Bárcenas y sus testaferros, y no conseguir documentos comprometedores para el PP, como sospechan los investigadores.

También ha reivindicado la legalidad de los seguimientos que se llevaron a cabo y ha recalcado que él mismo ordenó a sus mandos policiales que pusieran a disposición del juez cualquier información relevante obtenida. El ex secretario de estado de Seguridad ha asegurado que hasta ahora no conocía que se pagó a Ríos con fondos reservados y ha descartado que la plaza que el chófer de Bárcenas obtuvo tiempo después en la policía fuera ningún tipo de contrapartida por sus servicios.

El + vist

El + comentat