Illa autoriza que Ayuso confine Madrid solo durante el puente

Las comunidades decidirán el miércoles cómo interpretan la aplicación del estado de alarma

El gobierno español ha autorizado a Isabel Díaz Ayuso a cerrar perimetralmente la Comunidad de Madrid este fin de semana -con lunes festivo-, aunque el estado de alarma sitúe en un mínimo de siete días la aplicación de las medidas. La presidenta madrileña había dicho unas horas antes en una entrevista a la Cope que la capital española quedaría abierta si el gobierno español no modificaba la prórroga del estado de alarma. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha criticado durante el debate de este jueves en el Congreso al PP que ni siquiera haya presentado una enmienda a la prórroga del decreto solicitando esta excepción. No será necesario, porque Sanidad acepta la excepción madrileña antes de que el próximo miércoles en un consejo interterritorial las comunidades establezcan criterios a la hora de aplicar el estado de alarma.

El lunes 2 de noviembre es festivo en Madrid y Ayuso quería experimentar este confinamiento perimetral para repetirlo si es efectivo de cara al próximo fin de semana, ya que el lunes 9 se celebra la festividad de la Almudena. En una larga comparecencia este miércoles llena de reproches al gobierno español, en la que acusó a Pedro Sánchez de instaurar el "caos" y "fomentar la madrileñofobia" y en ´la que se presentó como víctima de una estrategia "sectaria", Ayuso acabó admitiendo que había que optar por una "solución intermedia" ante la situación epidemiológica, a pesar de que los expertos le digan que no se ha demostrado que los confinamientos perimetrales sirvan para nada.  

Madrid se convirtió durante la primera oleada en la gran ciudad europea con más exceso de mortalidad por el coronavirus. Durante la semana del 27 de marzo murieron cuatro veces más personas de lo que es habitual. Pero Segovia, Ciudad Real y Guadalajara la superaron de largo, con un exceso de un 600%, un 532% y un 447%, respectivamente, según datos del Eurostat. Vecinas de la capital española, son provincias con muchos menos recursos sanitarios que sufrieron las consecuencias directas, según los expertos, de no haber cerrado a tiempo el epicentro de la pandemia en España. Ahora Castilla y León y Castilla-La Mancha no quieren que vuelva a pasar lo mismo y han decidido blindarse ante la capital española.

Sus respectivos presidentes, Alfonso Fernández Mañueco y Emiliano García-Page, anunciaron este miércoles, en una comparecencia conjunta con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, desde Ávila, el confinamiento perimetral de Castilla y León y Castilla-La Mancha hasta al menos el 9 de noviembre, cuando acaba el actual estado de alarma, a la espera de que el Congreso lo prorrogue al menos cuatro meses. A pesar de que todo apuntaba que Ayuso también anunciaría el confinamiento perimetral de Madrid, la presidenta finalmente ha buscado una solución por la tangente, apostando por el confinamiento durante solo los fines de semana.

Cinco comunidades autónomas se blindan con cierres perimetrales

Castilla-La Mancha y Castilla y León siguieron así los pasos de Navarra, la Rioja, Aragón, Asturias, el País Vasco y también Murcia   y Andalucía, que el jueves también anunciaron el confinamiento perimetral, así como Catalunya, que lo ha confirmado este viernes.

El + vist

El + comentat