PANDÈMIA

El extraño caso de las autonomías con superávit en plena pandemia mundial

Solo cuatro habían generado déficit a finales de agosto, a pesar de que el año se cerrará de una manera muy diferente

El sentido común, a veces traidor, nos llevaría a pensar que, en medio de una pandemia sin precedentes y con previsiones económicas catastróficas, todos los gobiernos autonómicos se encontrarían a estas alturas sin un euro en la caja. Nada más lejos de la realidad. Los datos de la contabilidad nacional que elabora mensualmente el ministerio de Hacienda ofrecen una imagen cuando menos curiosa: casi todas las comunidades autónomas estaban en superávit el 31 de agosto, el último periodo calculado. Catalunya, que cerró el año pasado con un 0,56% de déficit respecto al PIB cuando la economía todavía crecía y en agosto de 2019 ya había generado un 0,15%, tenía este año un 0,42% de superávit antes de empezar el último cuatrimestre de este 2020.

886 millones de euros, de los cuales una parte corresponden a ajustes contables, pero que dejaban unos 400 millones en las arcas catalanas. Los datos que ofrece la conselleria de Economía, actualizados en septiembre, todavía hablan de más de 300 millones disponibles. ¿Cómo es posible si la Generalitat apenas ha ofrecido 20 millones de ayuda a los autónomos?

La imagen de agosto tiene truco. En julio, el Govern recibió una parte importante de los anticipos del modelo de financiación y la liquidación del impuesto de patrimonio -llegan cada año-, pero sumó durante agosto la primera tanda de los fondos covid -más de 800 millones de euros-, y en septiembre llegaron 337 más. ¿Y dónde está el truco? La Generalitat dispone efectivamente de estos recursos, como el resto de autonomías, pero fuentes de la conselleria aseguran que ya están comprometidos para hacer frente al incremento de los gastos hasta finales de año. De hecho, garantizan que cuando se den datos del mes de octubre ya se notará una bajada importante, porque se inyectaron más de 300 millones en Salud, 18 en Universidades y 6 más en Cultura.

Crítica abierta del PSC

No opina lo mismo el PSC, que acusa al Govern de estar reteniendo el dinero en lugar de generar nuevo gasto, financiado íntegramente por los recursos que vienen del Estado. De hecho, los socialistas han preparado una moción parlamentaria en la que reclaman a la Generalitat que ponga en circulación los 891 millones de euros a los que calculan que sube el superávit de la administración catalana a 30 de septiembre. Una cifra que Economía niega, puesto que incluye también el gasto financiero que, entre otros, tiene que cubrir las amortizaciones de la deuda. La moción la defenderá la diputada Alícia Romero, que apunta a la “incompetencia” de los responsables económicos catalanes. De hecho, recuerda que el Govern ya sabía que los anticipos serían este año más altos que el año pasado (1.200 millones) y que las transferencias del Estado cubrirían los gastos necesarios para hacer frente al covid y, por eso, no entiende que no se hayan puesto estos recursos en circulación antes.

Los casos vasco y valenciano

Fuentes del ministerio de Hacienda rechazan sacar conclusiones de los datos de agosto y consideran que la fotografía probablemente cambiará mucho cuando acabe el año. De hecho, el déficit del Estado ya se acerca al 6%, y el Banco de España calcula que a 31 de diciembre habrá subido por encima del 10%. Desde Hacienda se destaca el compromiso del gobierno español con las autonomías gracias al fondo covid de 16.000 millones de euros, que no son reembolsables y, por lo tanto, no generan endeudamiento a los gobiernos autonómicos. Entre noviembre y diciembre, las autonomías recibirán los 8.000 millones que faltan por repartir, más de 1.000 millones de los cuales irán a Catalunya.

El superávit catalán de agosto y el septiembre no es único. El caso del País Valenciano es paradigmático. Ahora hace un año estaba generando un 0,91% de déficit, mientras que ahora tiene un ligero superávit (0,07%). Fuentes de la consejería de Hacienda y Modelo Económico explican que esto también se debe de a las transferencias de julio y de agosto, y que calculan que cerrarán el año por encima del 1,5% de déficit (la mayor parte lo atribuyen a la infrafinanciación del País Valenciano). El gobierno español no ha fijado un objetivo de déficit para este 2020, a pesar de que sí ha dado un dato de referencia, el 0,2%. El caso contrario al del País Valenciano es el del País Vasco, que el año pasado estaba en superávit y a 31 de agosto de este año es quien más déficit genera, por encima del 2%. Fuentes de la consejería de Economía y Hacienda explican al ARA que han gastado 900 millones extras destinados a salud, además de los 400 que les han llegado del Estado. A pesar de que su sistema de financiación es diferente del del resto de comunidades, también tiene la posibilidad de acceder a una parte de los fondos extraordinarios que ha puesto en circulación el Estado. Sea como fuere, la previsión es que tanto el País Vasco como el resto de autonomías acaben generando un déficit importante al cierre de 2020. Entonces, probablemente el sentido común no habrá fallado.

El + vist

El + comentat