Los catalanes votarán en pabellones y no en escuelas en las elecciones del 14-F

El documento del Procicat establece una cola para colectivos vulnerables y otra para el resto

A pesar de la pandemia, las elecciones del 14 de febrero no corren peligro. El Procicat ha acordado que en los comicios al Parlament se utilicen pabellones u otros espacios amplios similares que permitan una distancia mínima de 2,5 metros cuadrados por persona. Así lo establece el documento aprobado por el Procicat sobre la adecuación de colegios electorales y procedimiento de voto. El documento avanzado por 'La mañana de Catalunya Ràdio' también dice que se utilizarán espacios alternativos a las escuelas y que, en caso de que no haya alternativa, solo se utilizarán como colegio electoral si hay una "desinfección cuidadosa". Adentro de los colegios electorales, el documento prevé un mínimo de dos colas para votar: una específica para colectivos vulnerables y otra para el resto de votantes.

Estas son hoy por hoy las primeras medidas que ha aprobado el Procicat, con las cuales el Govern pone en marcha toda la maquinaria para poder celebrar las elecciones en el marco de una crisis sanitaria sin precedentes. De hecho, el departamento de Acción Exterior, que gestiona toda el área de procesos electorales, empezará pronto los contactos con los ayuntamientos para constatar las opciones disponibles en todos los municipios.

El objetivo de las medidas es evitar al máximo el riesgo de contagio, y por eso se intentará no usar las escuelas tanto como se pueda. Básicamente porque se tendrían que cerrar el día después de las elecciones para hacer una desinfección total para evitar que los alumnos puedan contagiarse. Por este motivo, se buscarán espacios alternativos, priorizando pabellones y espacios grandes como por ejemplo centros cívicos. Y, evidentemente, quedan expresamente prohibidos espacios como CAPs y residencias, por su vulnerabilidad.

A los electores se les pedirá que vayan a votar sin acompañantes y que traigan la papeleta desde casa. Todos los votantes, lógicamente, tendrán que ir con mascarilla y respetando la distancia de seguridad de un metro y medio. Y entre las medidas de seguridad previstas, se hará un test de antígenos a todos los integrantes de las meses antes de constituirlas para certificar que nadie está infectado por covid-19. Los responsables de las mesas tampoco podrán coger el DNI de los electores, como se hace siempre, para evitar el contacto, de forma que los votantes tendrán que enseñar el documento sin entregarlo.

En cada sede se habilitará personal suficiente para controlar que tanto los componentes de la mesa como los electores cumplen con todas las medidas higiénicas de seguridad y se pongan, por ejemplo, gel hidroalcohólico en las manos. También se encargarán de organizar las dos colas, que los electores respeten la espera fuera del recinto y el acceso ordenado de los votantes. 

El + vist

El + comentat