JxCat y ERC intentan reconducir la crisis por las filtraciones de las medidas anticovid

Los Republicaones vuelven esta tarde a las reuniones del comité después de haberlas plantado

Después de que ERC decidiese esta mañana levantarse de la mesa del comité de crisis para hacer frente al coronavirus debido a las filtraciones, Junts y ERC reconducen la situación y volverán a encontrar esta tarde para intentar cerrar el plan de desescalada de la segunda oleada de la pandemia. Según fuentes gubernamentales, ha habido encuentros para intentar reducir la polémica: se han reunido el vicepresidente, Pere Aragonés, y la consellera de presidencia, Meritxell Budím además de los presidentes de los grupos parlamentarios, Albert Batet (JxCat) y Sergi Sabrià (ERC).

La jornada ha comenzado ya tensa para los dos socios del govern. A primera hora, los republicanos han decidido plantar a sus socios, según fuentes del partido, reclamando un pacto de lealtad. Según, ERC, Junts ha filtrado un borrador de plan de desescalada este martes, cuando aún no estaban incluidas también las nuevas modificaciones de horarios de restauración. "Hemos dicho basta a filtraciones para torpedear medidas, basta de deslealtad a los socios y basta de bloquear la toma de decisiones". Por su parte, fuentes gubernamentales de JxCat declinan decir nada sobre la decisión de los republicanos y niegan haber filtrado el borrador a los medios de comunicación. De hecho, matizan el plantón de Esquerra: aseguran que solo se ha ido Aragonès y que, en cambio, los otros consellers presentes (por vía telemática), Bargalló y Vergés, se han quedado en el encuentro.

 

La decisión de Esquerra ha resonado en la sesión de control en el Parlament, puesto que la portavoz de los comunes, Jéssica Albiach, ha pedido al vicepresidente, Pere Aragonès, que confirmara esta información. El presidente en sustitución ha evitado hacerlo, pero sí ha tildado de "lamentable" que se vean filtrados a los medios de comunicación borradores en los que todavía trabaja el Govern. "Esto no se puede volver a producir", ha dicho Aragonès en el pleno, y ha reclamado a todos los consellers que no se centren en defender un "interés legítimo" de un solo sector económico ni de un partido político. "Si no salimos adelante todos, no saldrá adelante ningún sector económico –ha afirmado–. Tiene que primar la decisión colectiva".

Sàmper (JxCat): "No sabemos quién lo ha filtrado, pero somos responsables todos y no puede volver a pasar"

Desde JxCat se ha referido al asunto el conseller de Interior, Miquel Sàmper, que ha negado saber quién había filtrado el plan. "No sabemos quién lo ha filtrado, pero somos responsables todos y no puede volver a pasar", ha afirmado en su comparecencia en el Parlament para dar cuenta de la gestión de la pandemia. "No es aceptable que puedan salir medidas antes de que sean consensuadas por el equipo de Govern [...]. Catalunya merece conocerlas cuando estén consensuadas y tomadas", ha añadido.

En su intervención, y en respuesta a Ciudadanos –que había acusado al Govern de funcionar a golpe de "filtraciones"–, Aragonès había pasado también la pelota a los medios de comunicación: ha pedido "responsabilidad" a la prensa e, incluso, ha reclamado que no publiquen filtraciones. En este sentido, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha contradicho sus palabras y le ha pedido que "no haga responsables a los medios de comunicación de recoger filtraciones". Iceta, además, ha exigido "un esfuerzo" para resolver este nuevo rifirrafe en el Govern "de inmediato". "Actúa con más responsabilidad la oposición que el propio Govern", ha dicho. Las explicaciones de Aragonès tampoco han convencido al líder del PP, Alejandro Fernández, que le ha pedido que ponga "orden" en el Govern. "Si no sabe o no le gusta, estoy disponible", ha ironizado.

"Basta de filtraciones interesadas para después salir a hacerse el ofendido"

El presidente sustituto también ha hecho suyas las palabras del subdirector del Procicat, Sergio Delgado, que este pasado martes también criticó que se hiciera público el plan antes de ser aprobado. "Es una falta de respeto total", aseguró.

Según Aragonès, los consellers tienen que actuar pensando en el interés "colectivo" y no en un determinado sector económico –a pesar de que tenga intereses "legítimos"– o un partido político. La crítica, sepultada, de Aragonès se puede entender como un dardo al titular de empresa, Ramon Tremosa, que se ha erigido como la voz del Govern en defensa de la restauración –ha reclamado en numerosas ocasiones que se reabren bares y restaurantes a pesar de la opinión contraria de Salud–. Las palabras de Aragonès las ha contestado el conseller de Interior, que ha negado que el Govern trabaje "en beneficio" de ningún "grupo de presión, ni ningún interés gremial y corporativo". "El Govern trabaja en beneficio de la ciudadanía", ha dicho Sàmper, que ha asegurado que el ejecutivo tendrá preparadas las medidas de cara al día 23.

Ahora bien, quien ha cargado duramente contra su socio de gobierno ha sido el diputado republicano Sergi Sabrià, que ha acusado abiertamente a JxCat de haber filtrado el borrador del plan de desescalada. "Basta de filtraciones interesadas para después salir a hacerse el ofendido", ha dicho. Sabrià considera que son filtraciones para "generar presión" y ha pedido "lealtad" a su socio en el ejecutivo: "Basta de rifirrafes, de ir por libre y de buscar el desgaste". Según informan fuentes gubernamentales, la salida de los políticos de ERC del comité de crisis no afecta a la presencia de técnicos del partido en las reuniones.