Adrián Sas: "Que JxCat y ERC no hayan retirado la acusación contra mí es una traición más del Govern"

"El Estado y la Generalitat aplican la misma represión", denuncia en una entrevista con el ARA

El juicio contra Adrián Sas, el joven de Vilafranca del Penedès acusado de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones por su participación en 2018 en las protestas del primer aniversario del 1-O, quedó este martes visto para sentencia. A pesar de que JxCat y ERC se habían posicionado la semana pasada en el Parlament a favor de retirar la acusación particular del Govern, los servicios jurídicos del ejecutivo decidieron mantener la petición de cinco años y medio de prisión contra Sas –la Fiscalía pide siete– y el acusado teme que su ingreso en prisión sea inevitable. Lo explica en su primera entrevista después del juicio. 

¿Cómo se encuentra anímicamente?

Decepcionado porque la Generalitat se comprometió a retirar dos de las tres acusaciones y mantener solo la de lesiones y eliminar la de atentado a la autoridad y desórdenes públicos.

¿Cómo valora el papel de la Generalitat y concretamente de JxCat y ERC, que la semana pasada se comprometieron en el Parlament a retirarle la acusación?

Es una traición más de la Generalitat. Primero no implementaron el mandato del 1-O y después nos decían que presionáramos y defendiéramos este mandato para acabar mandándonos a los Mossos a pegarnos y a reprimirnos judicialmente.

¿Confiaba en que la Generalitat retirara las principales acusaciones?

Más allá de que JxCat y ERC comparecieran en el Parlament denunciando mi caso, recibí una llamada de JxCat en la que me tranquilizaban y me aseguraban que habían llegado a un acuerdo para retirar la denuncia y que podía estar tranquilo. Tenía una cierta inquietud porque no confías demasiado en estos partidos viendo lo que han hecho en los últimos años, pero tenía la esperanza de que al final cumplieran su palabra. No ha sido así.

El Govern asegura que os propusieron aplazar el juicio para buscar una solución.

Es mentira. Es una difamación para curarse en salud. Han metido la pata porque a mi abogado nunca le llegó esta propuesta y así lo denunció ayer.

¿A qué atribuye que el ejecutivo diga que se les propuso el aplazamiento del juicio?

Estamos en periodo preelectoral y no quieren perder la silla, pero la verdad es que han sucumbido al grupo de presión de los Mossos y ahora intentan culparnos a nosotros.

Los abogados de la Generalitat defienden la actuación policial. 

Están defendiendo la palabra de Jordi Arasa, que llevaba la batuta en esta denuncia porque es uno de los agentes que me acusa de haberle hecho un corte en la barbilla. Arasa fue juzgado y condenado a dos años de prisión por su actuación el 15-M. Que la Generalitat dé validez a su testimonio por delante del nuestro pone de manifiesto la importancia del papel que juegan los grupos de presión de los Mossos en estas acusaciones. Arasa no solo no ha sido apartado, sino que hoy mismo lo han ascendido como jefe de los Tedax. No se depuran responsabilidades sino que se los premia.

Su abogado acusa a la Generalitat de querer "salvar los muebles" cerrando filas con la actuación policial.

Sí. Es una forma más de ceder a los sindicatos policiales, que todos sabemos de qué pie cojean. Decían que querían hacer un cambio en estas políticas, pero siguen sucumbiendo a la presión policial.

Y todo cuando la semana pasada el conseller de Interior, Miquel Sàmper, dijo que estaba trabajando para rebajar las acusaciones en delitos de lesiones en los numerosos casos en los que la Generalitat se ha personado contra participantes en movilizaciones independentistas –unos cuarenta ahora mismo, según los datos de Alerta Solidària.

El conseller admitió en la comisión parlamentaria que las acusaciones se hacían de manera directa y que había que cambiarlo y que desde el departamento solo mantendrían las de lesiones en todos los casos.

Los testimonios de la acusación lo identifican "sin ningún tipo de duda" como el causante de las lesiones y aportan imágenes. ¿Cómo lo rebate?

El abogado ya lo ha hecho. Las imágenes que ofrecen son de día y por la noche. Hay muchas incongruencias. En las imágenes del 1-O de 2018 aparece una multitud muy grande y no se me pueden atribuir a mí las acusaciones que se me hacen porque no se ve ninguna agresión. Solo se ve al agente Arasa cayendo cuando le tiran una valla, pero él dice que yo le di un golpe al caer, pero no hay imágenes que lo validen y el médico que declaró dijo que la herida podía haber sido fruto de la propia caída. Sea como sea, no hay ninguna imagen en la que se me vea a mí o a alguien más golpeándolo.

Hablemos de las lesiones. El agente Arasa lo acusa de hacerle un corte en la barbilla y dos agentes más de causarles lesiones.

Mi abogado les preguntó cómo era posible golpear a tres agentes en tres lugares diferentes de la línea policial en el mismo momento, como se asegura en el atestado. No tiene ningún sentido. 

¿Se ve en la prisión?

La sentencia saldrá alrededor de Navidad. Soy optimista por naturaleza, pero pienso que puedo ingresar en la cárcel. La pena mínima que pide la Generalitat es cuatro años, que ya es entrar en prisión, mientras que la de la Fiscalía es de un año y nueve meses de prisión. Por lo tanto, la Generalitat tiene la última palabra de mi ingreso en la prisión. Sería la culpable.

Su posible ingreso en prisión coincide con la libertad provisional otorgada ayer a Dani Gallardo.

Con Gallardo se ha hecho un poco de justicia porque se ha pasado más de un año en prisión. En su caso, hemos visto cómo JxCat y ERC acusan al gobierno español de represor pero ellos hacen lo mismo con nosotros aquí. No veo ninguna diferencia en la política represiva del Estado y la de Catalunya. Con el agravante de que ellos nos animan a salir a defender las instituciones, que lo seguiremos haciendo, pero no defienden al pueblo catalán.

El + vist

El + comentat