Sessió de control al Congrés

EN DIRECTO | Sánchez compara a Casado con Trump

Se niega a escoger socios ante Arrimadas: "La política es mucho más que frases vacías"

La tregua entre el PSOE y el PP por la moción de censura de Vox fue solo un espejismo. La batalla por los presupuestos, con el trasfondo de un presunto pacto oculto con EH Bildu, ya impregna todas las esferas de la política en Madrid. La sesión de control al gobierno español en el Congreso ha estado marcada, justamente, por la negociación de las cuentas. El líder del PP, Pablo Casado, ha ordenado a todo su equipo atacar al PSOE por la negociación con el partido abertzale. Pero el presidente español continúa ignorando, de puertas afuera, las críticas -el lunes pidió lealtad a los barones durante la ejecutiva socialista-. Tal y como hizo ayer martes en la sesión de control al Senado, ha evitado mencionar a EH Bildu, si bien ha sacado pecho de que fue un gobierno socialista quien "derrotó a ETA" hace diez años. La estrategia de Ferraz pasa por culpar a los populares de haberlos abocado a lanzarlos a los brazos de los abertzales.

"Ustedes practican la política del trumpismo: polarización para intentar hacer estallar todos los puentes, fake news, y no reconocen la derrota electoral", ha espetado Sánchez a Casado poniendo al PP y a Vox otra vez en el mismo saco después de que el jefe de la oposición se haya preguntado si el futuro presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pactaría con "los terroristas de Bataclan", tal y como la Moncloa ha pactado con "los terroristas de Hipercor". Y del mismo modo que el todavía presidente en funciones de los Estados Unidos, Donald Trump, el presidente español ha pronosticado que si el PP y la "ultraderecha" hacen seguidismo de la estrategia del trumpismo, "tendrán el mismo final: el fracaso y la derrota electoral".

Un cuentas "moderadas"

A su vez, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha intentado poner a Sánchez entre la espada y la pared para que escogiera con qué socios de gobierno prefiere pactar los presupuestos. Pero se ha encontrado ante un presidente español que no se ha salido del guion y ha mantenido que hay que sumar el máximo de apoyos. Ahora bien, ha defendido que son un cuentas "sensatas" y "moderadas", tal y como pide Cs. Pero ante la crítica de la líder de los naranjas por pactar con EH Bildu, mientras tendía una y otra vez la mano para que la Moncloa escoja ecuación para las cuentas, Sánchez ha advertido a Arrimadas de que "la política es mucho más que un sumatorio de frases vacías". "Aquí nos necesitamos unos y otros", ha remachado.

La batería de preguntas al presidente español sobre presupuestos ha ido de más presión a menos. Si empezaba con el rifirrafe ya habitual entre Sánchez y Casado y continuaba con la mano tendida de Arrimadas, se ha cerrado con el entendimiento manifiesto del PNB a pactar, que ya hace semanas que negocia. De hecho, el ministerio de Hacienda da por hecho el apoyo de los nacionalistas vascos, que ante EH Bildu subraya cada vez que son un "socio preferente". El mismo adjetivo ha usado Sánchez, que ante las demandas de Esteban a cumplir los compromisos de inversión, ha señalado que las cuentas prevén un aumento del 8,2% para Euskadi respecto al proyecto de 2019 que no se llegó a tramitar.

Diferencias entre socios de coalición

Sánchez e Iglesias han mostrado sintonía en las críticas a la estrategia del PP, pero el día empezaba con un nuevo mensaje de presión por parte del vicepresidente segundo al PSOE para que se decante por el bloque de la investidura. Después de que el partido violeta presentara ayer martes una enmienda parcial para parar los desahucios de la mano de ERC y EH Bildu -lo que supone un intento de retocar las cuentas por la puerta trasera-, el vicepresidente segundo ha defendido por Twitter la enmienda para "empujar con las fuerzas que tenemos" para revertir "algunas injusticias".

El + vist

El + comentat