CUARTO DÍA DE JUICIO AL PROCÉS

"Me considero un preso político" y "La autodeterminación es legal": Romeva calca el interrogatorio de Junqueras

El ex conseller de Exteriores sólo respondió a las preguntas de su abogado

OT SERRA / MARIONA FERRER I FORNELLS

Raül Romeva tomó el relevo de Jordi Turull en el cuarto día de juicio al Procés en el Tribunal Supremo. El ex conseller de Exteriores se negó a declarar ante las acusaciones, tal como hizo Oriol Junqueras, en la línea de defensa que sigue el abogado que ambos comparten, Andreu Van den Eynde. "Como considero que es un juicio político, me acojo al derecho a responder sólo a mi abogado", dejó claro Romeva, que empezó su declaración como hizo el presidente de ERC. Después de explicar cuál es su cargo actual, precisó que se considera un "preso político".

Van den Eynde empezó preguntando a Romeva por su actividad profesional y política. El diputado de ERC en el Parlamento expuso con libertad sus posicionamientos políticos, dada la libertad que le permite responder a las preguntas de su abogado, a diferencia de lo ocurrido con Turull, que tuvo que ceñirse a las preguntas que le formulaban la Fiscalía y la Abogacía del Estado en sus respuestas. "Todas las veces que me he presentado a unas elecciones, tanto con ICV en el Parlamento Europeo como con JxSí y ERC, los programas electorales siempre han previsto el derecho de autodeterminación como un ejercicio legal y legítimo", aseguró Romeva, que reiteró: "No hay ningún tratado europeo que prohíba el ejercicio del derecho de autodeterminación. No existe". Explicó así la evolución de su militancia de federalista a independentista tras la sentencia del Estatut por parte del Constitucional, un "tribunal politizado".

En el interrogatorio, Romeva defendió el encaje del derecho de autodeterminación en la Constitución si se tiene "voluntad política" y si se respeta el "principio democrático" y se iguala al "principio de legalidad". "Entendemos que esta demanda es perfectamente compatible con el diálogo constitucionalista continuado. El estado de derecho no se puede imponer ni subvertir el concepto de la legitimidad democrática", consideró el ex conseller.

En este sentido, defendió que en todo momento el Govern, para lograr su objetivo, utilizó métodos basados en el "civismo, el pacifismo, la responsabilidad, la concordia, la no discriminación, el diálogo y la negociación". Contrariamente, aseguró que nunca se ha hecho ninguna "incitación a la violencia" y que no la hubo durante las concentraciones ante la conselleria de Economía el 20 de septiembre del 2017. "Manifestarse no se puede considerar un levantamiento y protestar no es un tumulto. Y opinar no es un delito. Yo ese día vi una manifestación", subrayó Romeva, que responsabilizó a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. "Las únicas armas que hubo son las de la Guardia Civil", afirmó.

Romeva también centró parte del interrogatorio en sus tareas en la conselleria de Exteriores. Preguntado por las funciones del Diplocat, se limitó a explicar que este organismo hace diplomacia pública y las instituciones que lo integran. Sobre sus competencias en Acción Exterior como conseller, Romeva indicó que sólo hay tres restricciones previstas en la Constitución española: "No se permite que la Generalitat actúe como representante del Estado en el exterior, no se permite que la Generalitat actúe firmando tratados internacionales que afecten al Estado y no se permite que desarrolle acciones consulares". "Que alguien me diga cuando mi departamento hizo alguna de estas tres cosas", subrayó.

La DUI, un mandato político para negociar

Van den Eynde introdujo una novedad en el interrogatorio de Romeva respecto al de Junqueras, y preguntó al ex conseller de Exteriores que supuso la declaración de independencia del 27 de octubre. "El 27 de octubre se votó una resolución sobre la independencia teniendo en cuenta el mandato surgido de las elecciones del 27-S de 2015. A partir de aquí reiteramos la necesidad de iniciar una negociación para dar recorrido al mandato político. La declaración política nos daba un mandato político para iniciar un proceso multilateral", resumió Romeva, que defendió no haberse marchado al exilio porque todo lo que había hecho era" lícito y legal". Por último, el diputado republicano lamentó que "quien tenía que hacer política no lo hizo y les trasladaron a ustedes la responsabilidad. Yo les pido humildemente que no asuman esta responsabilidad, que devuelvan la carpeta de donde no debía haber salido, que es la política", concluyó.

Més continguts de