Una jueza revoca el tercer grado que permitía a Oriol Pujol ir solamente a dormir a la prisión

La Fiscalía considera que el exdiputado debe volver a estar entre rejas inmediatamente 

Desde el pasado 29 de marzo el exdiputado convergente Oriol Pujol estaba en un centro de régimen abierto, donde solo debía ir a dormir para cumplir la condena de dos años y medio de prisión de la Audiencia de Barcelona por haber cobrado a cambio de favorecer a un empresario amigo suyo en la concesión de estaciones de ITV. Los técnicos de tratamiento de la prisión de Brians dieron a Pujol directamente el régimen de tercer grado, en una decisión que recurrió la Fiscalía. Consideraba que se trataba de una situación "privilegiada" que acababa transmitiendo la sensación de que "es rentable delinquir". Ahora una jueza le ha dado la razón y ha ordenado que Pujol ingrese entre rejas.

La resolución del juzgado de vigilancia penitenciaria no es firme —de hecho, la defensa de Pujol tiene cinco días para recorrerla—, pero al final del texto la jueza advierte que su decisión de revocar el tercer grado es "ejecutable". Fuentes de la Fiscalía consideran que esto quiere decir que el exdiputado convergente debe ingresar inmediatamente en un centro penitenciario de régimen cerrado. 

La jueza reprocha a la Generalitat su decisión

La jueza recuerda que el tercer grado penitenciario solo se puede conceder a los internos que han cumplido una cuarta parte de la condena entre rejas, excepto en casos excepcionales, y descarta que este sea el caso de Pujol. El escrito reprocha a la junta de tratamiento y a los servicios penitenciarios de la Generalitat que concedieran el tercer grado a Pujol cuando "no hacía ni dos meses" que había ingresado en prisión. La magistrada de vigilancia penitenciaria argumenta que con tan poco margen los técnicos no habían tenido tiempo de evaluar el grado de reinserción de Pujol ni su respuesta durante los primeros permisos penitenciarios que se le concedieran.

El informe de la junta de tratamiento subrayaba que Pujol había confesado que había pagado las multas impuestas, que era la primera vez que delinquía, que el riesgo de reincidencia era bajo y que tiene un entorno favorable. Pero la jueza recuerda que el objetivo de la condena es la rehabilitación y que el hecho que Oriol Pujol vaya solo a dormir a un centro de régimen abierto no garantiza su participación en los programas pertinentes.

Més continguts de