ALDARULLS

La triple derecha equipara el asalto al Capitolio y el Procés

PP, Vox y Cs lo comparan también con el 15-M

Medio mundo miraba con estupefacción el miércoles cómo miles de manifestantes partidarios del presidente americano, Donald Trump, asaltaban el Capitolio para intentar parar el debate que tenía que certificar la victoria de Joe Biden en las urnas. Rápidamente, los principales líderes mundiales condenaron los hechos sin matices. También el presidente español, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. En el estado español, sin embargo, la derecha ha usado el asalto al Parlamento americano como munición para cargar contra el independentismo y también contra Podemos.

Tanto el PP como Vox coincidieron en comparar el intento de impugnar por la fuerza los resultados electorales de los EE.UU. con las protestas del 15-M de 2011 en el Parlamento, en las que centenares de manifestantes intentaron impedir que los diputados entraran en la cámara, y también con los hechos del otoño del 2017, como el 20-S, el 1-O y la DUI. El primero en disparar fue el líder de Vox, Santiago Abascal, que comparó directamente a Trump con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, a quien acusó de haber instigado a “asaltar el Congreso” durante el 15-M. “Me extraña que a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio”, afirmó Abascal en un tuit, en el que también acusó a los líderes independentistas “de asaltar el Parlamento catalán” en 2017.

Desde el PP fueron más diplomáticos, pero también lo metieron todo en un mismo saco. “Los extremismos a la derecha y a la izquierda se retroalimentan”, soltó el líder del PP, Pablo Casado, desde Gimenells en la décima visita a Catalunya en poco tiempo. Acto seguido, el líder popular exigió a todos los partidos que condenen “cualquier asalto a cualquier Parlamento”. “No se vale ser selectivos, todos son ataques a la democracia”, añadió el presidente del PP en Catalunya, Alejandro Fernández.

El primer aniversario del 1-O

Para los populares, todo ello es fruto de movimientos “populistas” que son “nocivos” para la democracia. “La agresión a las instituciones del miércoles ha ido precedida de la apelación a la división social que nos recuerda circunstancias que hemos vivido en este país”, afirmó Casado. Una tesis que habían abonado previamente dirigentes de Ciudadanos como la diputada Sonia Sierra, que el miércoles hizo un tuit en el que aseguraba que había un parecido “razonable” entre la imagen de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart sobre un coche de la Guardia Civil el 20-S y la de manifestantes pro-Trump sobre un coche ante el Capitolio.

Ahora bien, este jueves la líder del partido naranja, Inés Arrimadas, rebajó la equiparación entre las protestas independentistas y el asalto de los EE.UU. cuando aseguró que no eran hechos comparables, a pesar de que defendió que los partidos tenían que condenar las dos cosas. Con todo, sí reprochó a los líderes independentistas que animen a sus manifestantes con “discursos populistas”. Y recurrió a los incidentes del primer aniversario del 1-O, en 2018, en los que centenares de personas protestaron ante el Parlament. “Si no entraron en el Parlament es porque los Mossos no lo consintieron. Habrían hecho lo mismo, pero sin armas”, afirmó, informa Anna Mascaró.

Desde el gobierno español rechazaron los paralelismos de la derecha y la vicepresidenta Nadia Calviño aseguró que el único asalto que había visto en el Estado era el intento de golpe de estado del 23-F. Desde Podemos, Pablo Iglesias atribuyó los hechos de Washington a la extrema derecha, mientras que Pablo Echenique criticó que PP, Cs y Vox no los condenaran con suficiente “contundencia”.

El + vist

El + comentat