Un veredicto que evidencia el agravio con Forcadell

Lluís Guinó, Anna Simó y Mireia Boya censuran la diferencia en el castigo a la expresidenta de la cámara

«En ninguna parte de Europa se criminaliza la actividad parlamentaria aunque critique el ‘statu quo’»

“Es excesivamente previsible e injusta”. Este es el diagnóstico que hacía ayer el diputado de JxCat y exmiembro de la mesa del Parlament Lluís Guinó después de conocer la sentencia del TSJC. De hecho, ya avanzaba que no se quedarán de brazos cruzados y que la recurrirán ante la justicia europea. Guinó considera que la sentencia responde al “antecedente directo de la sentencia del Supremo” y lamenta la “incoherencia jurídica” con el caso de la expresidenta de la cámara Carme Forcadell, pero también con el del resto de presos. Guinó también denunció la “dinámica de judicializar y criminalizar actividades parlamentarias” y afirmó: “En ninguna parte de Europa se criminaliza la actividad parlamentaria, por más crítica que sea con el statu quo”. A pesar de mantener muy probablemente el escaño en el Parlament hasta el 14-F –todavía pueden recurrir la sentencia–, Guinó no se podrá presentar a las próximas elecciones.

El TSJC inhabilita durante un año y ocho meses a los miembros de la mesa del Parlament de 2017 y absuelve a Boya

«La sentencia demuestra que han castigado a Forcadell por ser presidenta de la ANC y no del Parlament»

La exmiembro de la mesa del Parlament Anna Simó no pudo evitar pensar en la expresidenta de la cámara, Carme Forcadell, cuando conoció el veredicto del TSJC. “La sentencia todavía pone más en evidencia lo que le están haciendo pagar a Carme Forcadell. Ella hizo exactamente lo mismo que nosotros o nosotros hicimos exactamente lo mismo que ella, y a ella le han caído once años de cárcel y a nosotros nos han condenado por un delito de desobediencia que no comporta prisión”, criticó la dirigente republicana. La condena a la expresidenta del Parlament no fue, a su parecer, por haber permitido el debate de las llamadas leyes de desconexión: “Aquí se demuestra hasta qué punto han querido castigar a Carme Forcadell, y no por ser presidenta del Parlament, sino por ser presidenta de la ANC, porque si no le habrían aplicado la misma pena que a nosotros, porque ella no usó ningún voto de calidad durante las votaciones del pleno”.

«La irregularidad democrática es que la advertencia ilegítima del TC haya comportado presos y exiliados»

La diputada de la CUP Mireia Boya tenía un regusto muy amargo ayer. “No puedo estar contenta, porque condenan a mis compañeros de la mesa por permitir el debate de dos leyes que firmé”, subrayó, para dejar claro que su absolución no la compensa. También pensó en Carme Forcadell. “Ellos, condenados por desobediencia, y ella, a once años de prisión. La parcialidad de la justicia radica aquí”, dijo. Lo más grave del veredicto es la argumentación: “Dos años y medio para decirnos que podemos pensar en la independencia pero que nunca la podremos tramitar en el Parlament, y el TC no tiene legitimidad para decirle a ningún diputado qué tiene que pensar, debatir o aprobar”. “La irregularidad democrática –añadió– es que la advertencia ilegítima haya comportado presos y exiliados”. Si se abre ahora una vía para el regreso de Anna Gabriel y Marta Rovira, Boya dijo que lo tendrán que valorar sus abogados.

El + vist

El + comentat