Los vídeos que desmienten que la Guardia Civil no utilizó porras y escudos en Sant Cebrià el dia del referèndum

Los agentes han declarado que "la hostilidad fue la norma básica durante las dos horas" de actuación

Cuatro de los cinco agentes de la Guardia Civil que actuaron el dia del referéndum en Sant Cebrià de Vallalta (Barcelona) para impedir la votación han declarado hoy en el juicio del Procés que desconocen si se utilizaron las defensas (porras y escudos) contra los votantes y que fueron objeto de todo tipo de agresiones. Sólo uno de ellos ha reconocido que utilizó la porra en defensa propia y en un momento muy concreto. Los vídeos a los que ha tenido acceso el ARA gracias a vecinos que estaban allí contrastan con los hechos relatados por los agentes de este cuerpo policial, que incluso han manifestado que no vieron que se tirara ningún votante en el suelo.

Es una versión que difiere mucho de la que se puede apreciar en los vídeos aportados, dado que se puede ver cómo los concentrados ejercen resistencia pacífica a pesar de los golpes de porra que reciben desde un primer momento por parte de los agentes de la Guardia Civil. En estos vídeos, por ejemplo, se puede ver como uno de los agentes golpea varias veces con la porra a un joven que simplemente les recrimina su actuación cuando las unidades de intervención se sitúan justo delante de la rampa de la escuela El Pi Gros, el único colegio electoral habilitado en el municipio.

También se puede ver en todo momento como los concentrados gritan "¡Somos gente pacífica, sólo queremos votar!" con las manos levantadas poniendo de relieve su actitud pacífica. La brutalidad policial se pone de manifiesto con otro vídeo en el que se ve una segunda unidad de la Guardia Civil cargando con dureza para abrirse paso. Estas imágenes ponen en cuestión las afirmaciones de los agentes, uno de los cuales ha declarado que "la hostilidad fue la norma básica durante las dos horas" de la actuación. Una hostilidad que, curiosamente, no se saldó con ninguna persona detenida o siquiera identificada.

El jefe del operativo policial de la Guardia Civil en Sant Cebrià de Vallalta del 1-O ha justificado que los agentes no llevaban cámaras para grabar la actuación policial por razones de "disponibilidad" de material y ha dicho que no recuerda personas llorando y que si lo hacían "quizás era por consternación por la situación" y no por los golpes recibidos. Los guardias civiles también han manifestado que había unas dos mil personas concentradas frente a la escuela cuando la cifra no sobrepasaba el medio millar.

Més continguts de

El + vist

El + comentat