Agentes de la Guardia Urbana de Barcelona disparan a un hombre que habría intentado agredirles

La víctima, una persona sintecho de 43 años, está grave por una herida en el abdomen

Un hombre sintecho resultó herido de gravedad ayer en Barcelona después de recibir el impacto de un disparo propiciado por un agente de la Guardia Urbana. Alertados por una denuncia de un vecino que aseguraba que el hombre estaba causando molestias, los agentes se han desplazado hasta el lugar de los hechos, ante el número 44 del paseo de Sant Joan, y le han encontrado con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano y una actitud "agresiva" y "alterada", según el relato de los hechos que ha dado el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento, Albert Batlle.

Los agentes han asegurado, según Batlle, que el hombre habría intentado agredirlos y uno de ellos ha sacado el arma y ha disparado dos disparos. Una bala ha herido la víctima en el abdomen y lo ha dejado extendido en el suelo e inconsciente, según han explicado a ARA varios testigo que han presenciado los momentos posteriores al tiroteo.

La víctima se encuentra en estado grave pero estable y a la espera de una intervención quirúrgica en el Hospital de Sant Pau. El teniente de alcalde ha explicado que se trata de una persona "vulnerable" a quien no se le conoce domicilio estable, un relato que corroboran vecinos consultados por el ARA. 

Batlle no ha valorado la proporcionalidad de la actuación policial: "Son temas que tenemos que investigar; cualquier evaluación apresurada sería inconveniente en este momento". Los Mossos d'Esquadra asumirán la investigación y, en paralelo, también la propia Guardia Urbana hará una investigación interna, ha dicho el teniente de alcalde. 

Por su parte la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, el sindicato mayoritario del cuerpo de la Guardia Urbana, ha asegurado que "el agente se ha visto obligado a neutralizar, con sus medios de dotación, la amenaza de un individuo con una arma blanca de grandes dimensiones". Según un comunicado del sindicato, la persona amenazó tanto a los peatones como a los agentes, lo que obligó a uno de los agentes "a hacer uso de su arma reglamentaria para poder preservar su vida".

Una persecución previa

Durante los momentos previos a los disparos, el hombre corría "a una velocidad no muy elevada, como al trote" por el paseo de Sant Joan en dirección al mar y perseguido por cinco agentes de la Guardia Urbana, según relata a ARA el fotoperiodista Samuel Nacar, a quien los hechos le pillaron circulante en moto por la zona. En cuestión de segundos, relata, oyó que uno de los agentes gritaba "Suelta la arma" y, inmediatamente después, el sonido de los dos disparos. Di media vuelta con la moto y ya encontró al hombre tumbado en el suelo mientras llegaban varios coches tanto de la Guardia Urbana como de los Mossos d'Esquadra.

El herido era conocido por los vecinos y comerciantes del barrio. "Era una persona sintecho, que no molestaba a nadie", ha explicado a Nacar el propietario de la Vinateria Mata, Fernando Mata Laporta. Ha asegurado que con el dinero que conseguía de la caridad compraba comestibles en su establecimiento y que algunos clientes también le compraban comida: "Frutos secos, bollería, de todo menos alcohol, no bebía", apunta el comerciante.

"Hace unas semanas -relata Mata- vino la policía pero él huyó. Se tiene que entender que está en país extranjero, no hablaba castellano y hay gente que tiene pánico a la policía". Los agentes no le encontraron, pero se llevaron la carretilla donde tenía todas sus pertenencias. "Lo dejaron literalmente sin nada y por eso ahora llevaba muchas bolsas", añade el comerciante.

Mata explica que aquella no fue la única visita de la policía al lugar donde estaba habitualmente la víctima. "Parece que a alguien le molesta la pobreza en Barcelona y hace denuncias", dice crítico. 

Investigación de los Mossos

En una entrevista a Catalunya Ràdio, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha avanzado que los Mossos d'Esquadra abrirán una investigación de los hechos, puesto que si lo hiciera la misma Guardia Urbana barcelonesa habría "un conflicto de intereses".

El + vist

El + comentat