Alcohol, peleas y saturación policial en las noches del Puerto Olímpico

Desde hace tres semanas el dispositivo se despliega hasta la madrugada en las discotecas

Es jueves por la noche y el conductor de un bicitaxi pide a la pareja de británicos que carga donde quieren bajar: "¿La discoteca Opium estará abierta?" "¡ Y tanto!". El Frente Marítimo y el Puerto Olímpico de Barcelona están más vacíos que llenos antes de la medianoche, cuando la policía se despliega y las luces azules de las patrullas iluminan las caras animadas de los cientos de jóvenes -y no tan jóvenes pero sobre todo extranjeros- que llegan. La actividad comienza entonces, al igual que el dispositivo policial. "Ha sido un verano chungo", dice el trabajador de una discoteca. Y no exagera, porque la zona, que cada noche concentra centenares de personas, ha escalado como un punto conflictivo de las noches de la ciudad por los robos y las peleas en medio del alcohol y las drogas. También se han producido, al menos, tres agresiones sexuales este verano.

El detonante fue el último fin de semana de julio, la noche del sábado al domingo, cuando un joven chino murió y un amigo suyo quedó herido en una reyerta con un grupo de chicos rusos en el Puerto Olímpico en la madrugada. El crimen desembocó en un dispositivo que, desde hace tres semanas, ha reforzado la presencia de los Mossos, la Guardia Urbana y la seguridad privada. "Usted está aquí de fiesta, ¿verdad?", pregunta un policía de paisano a un hombre que mira como pasa la gente sentado en una barandilla. El agente tiene claro que el interrogado vende cervezas, pero no lo puede demostrar. "Sí, aquí de fiesta", responde él, que se ha apresurado a esconder las latas antes.

La última canción de Rosalía suena a todo trapo desde dentro de las discotecas, junto a un mar tranquilo que contrasta con el ritmo festivo de luces y música. Cuando el agente se ha ido, el vendedor, Badar, describe el verano nocturno de la zona en cinco palabras: "Muchos robos y también peleas". Abre el móvil y busca una foto. Se ve un hombre borroso que coge las bolsas de un grupo de jóvenes que estaban sentados en la arena. La imagen es de la noche pasada, pero podría ser de cualquier otra. Los jóvenes iban bebidos y cuando se dieron cuenta que les habían robado, el ladrón ya estaba corriendo, recuerda.

A medida que avanza la madrugada, los delincuentes buscan a los turistas más borrachos (o drogados) y aprovechan para robarles. Son unos asaltos que pueden acabar en peleas y violencia -con el uso de navajas- porque los ladrones están dispuestos a enfrentarse a ellos para obtener el botín. "Nuestros trabajadores, los de relaciones públicas, acompañan a los turistas a los hoteles en coche para que no les roben", asegura el secretario general de la Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon), Fernando Martínez.

A la espera de las concesiones

La primera semana de julio, antes del dispositivo policial, una menor sufrió una agresión sexual en el Puerto Olímpico y una chica denunció una violación de dos chicos que había conocido en una discoteca del Frente Marítimo. Ayer se conoció una agresión sexual del fin de semana a una turista cuando había salido de una discoteca en el paseo Marítimo. Este verano una pareja también ha denunciado una agresión homófoba en el Puerto. El plan del Ayuntamiento de Barcelona es no renovar las concesiones, una vez venzan, de los locales de ocio nocturno, para cambiar el Puerto Olímpico.

Mientras el cambio no se hace realidad, el dispositivo policial se hace notar fuera de las discotecas y al final de la calle Marina, junto al mar, donde los taxis que esperan clientes bajo el Hotel Arts y el casino comparten espacio con los coches patrulla y las furgonetas de los antidisturbios. Saturar es el verbo que utiliza la policía para definir su estrategia. Para ahuyentar a los ladrones, los agentes dejan los coches con las luces encendidas y sin nadie cerca mientras patrullan. Los que van de paisano intentan coger a los vendedores que ofrecen cervezas y cocaína, e identifican algunos. Los vehículos se mueven constantemente y atienden las alertas que reciben.

La saturación policial, sin embargo, desaparece medio kilómetro más allá, en la parada del metro de Ciutadella - Vila Olímpica. "Por la noche y de madrugada, que se alarga hasta las siete de la mañana, los vecinos sentimos gritos de auxilio porque han robado a alguien, sobre todo con violencia", explica el presidente de la Asociación de Vecinos de la Villa Olímpica, Jordi Giró. Los espacios abiertos y ajardinados de la zona facilitan la fuga de los ladrones y dificultan el control policial. Los robos no son el único problema de las noches. La violencia también cobra forma con las peleas.

Cuando pasa una hora de la medianoche del jueves, dos vigilantes de seguridad corren entre los locales del Puerto Olímpico. Sujetan la porra para ir más rápido y siguen el ruido de los gritos: se encuentran diez chicos y los dos del medio intentan llegar a las manos. Los otros los separan, pero uno de ellos ya tiene sangre en los labios. Nadie tiene claro por qué ha empezado la pelea, pero con los vigilantes el enfrentamiento se calma. En las discotecas del Frente Marítimo la seguridad privada es muy evidente en los accesos de cada sala, pero los locales del Puerto Olímpico -que combinan la música con la comida y las cachimbas- no tanto.

Durante la primera semana del dispositivo, la primera de agosto, la policía detuvo a 19 personas por robos violentos, hurtos y tráfico de drogas. El despliegue se mantendrá, al menos, hasta finales de agosto, pero los vecinos quieren que se alargue más, aunque los trabajadores de las discotecas admiten que la temporada a partir de ahora ya va a la baja. Giró valora el dispositivo en positivo, pero añade: "Queda mucho trabajo por hacer, porque llevábamos años bajo mínimos". Aparte de la seguridad, menciona el incivismo, con los gritos y las personas que mean en la calle -casi siempre hombres-, como siguiente prioridad.

Nueva agresión sexual en el paseo Marítimo

Los Mossos investigan una presunta agresión sexual a una turista en el paseo Marítimo de Barcelona. La Guardia Urbana encontró una joven desorientada el sábado por la mañana, alrededor de las siete, en la plaza Gaudí, junto a la Sagrada Familia. La chica explicó que había sufrido una agresión sexual y recibió la asistencia de una ambulancia del SEM, que la derivó al Hospital Clínico. Allí le hicieron una exploración.

Según la Cadena SER, la chica fue agredida sexualmente por un grupo de chicos a la salida de una discoteca del paseo Marítimo. Sin embargo, fuentes de los Mossos apuntaron ayer que no tienen constancia de que la agresión fuera múltiple. La víctima es una joven de unos 20 años de nacionalidad noruega. La Guardia Urbana comunicó los hechos a los Mossos, que hablaron con la chica. Ella no quiso presentar denuncia, si bien los Mossos lo están investigando y trasladarán al juzgado la información que tengan con el informe médico.

Més continguts de

El + vist

El + comentat