Barcelona recibirá un centenar de mossos de la nueva promoción

Una parte de los agentes serán destinados a Ciutat Vella, sobre todo al barrio del Raval

En siete años los Mossos d’Esquadra han perdido 710 agentes. En 2013 la policía catalana tenía 17.160 miembros y en 2019 son 16.450. La última promoción del cuerpo salió en 2012, cuando Felip Puig era ‘conseller’. Desde entonces han pasado cinco ‘consellers’ de Interior. La caída de efectivos se tendría que revertir a partir de la próxima semana porque saldrá la nueva promoción. Hace nueve meses, en septiembre, 510 aspirantes empezaron la formación en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, la Escuela de Policía, y el miércoles harán el tradicional gesto de lanzar la gorra al aire para celebrar que han acabado. Aunque no se graduarán los 510 aspirantes, porque algunos pueden haber renunciado durante el curso y otros haber suspendido, un centenar de los nuevos mossos serán destinados a Barcelona, según varias fuentes consultadas por el ARA.

Una parte de los agentes que recibirá la región policial de Barcelona se focalizará en el distrito de Ciutat Vella, sobre todo en el barrio del Raval, que en 2017 y 2018 ha quedado marcado por los narcopisos, aunque los Mossos dan el fenómeno por liquidado desde este año. Los narcopisos, sumados a otros delitos, como los hurtos (que desde hace algún tiempo algunos se han convertido en robos violentos), han comportado un aumento de la actividad de los agentes de la comisaría de Ciutat Vella, que en 2018 realizó 13 detenciones diarias (un 38% más que en 2017) en este distrito. En el primer trimestre de este año los delitos han mantenido una tendencia al alza en Barcelona, porque han crecido un 13% más que en 2018, y en el mismo periodo los Mossos han realizado una cuarentena de detenciones al día in fraganti.

"Miro quién está en la calle antes de salir"

El centenar de nuevos policías que harán sus primeros servicios en las calles de Barcelona pueden variar –en número de efectivos– después del verano. El motivo es que los agentes graduados, cuando ya han recibido el diploma, tienen asignado un primer destino en que se priorizan las localidades costeras, coincidiendo con la temporada estival. Una vez haya acabado el verano, algunos de los nuevos mossos que ahora serán destinados al litoral se redistribuirán entre el resto de regiones policiales de Cataluña, según apuntan fuentes del departamento de Interior. Por lo tanto, el reparto de la nueva promoción de los Mossos —que será la 26.ª del cuerpo— no se dará por completado hasta después del verano y tiene que servir para cubrir la falta de efectivos, que es una necesidad que se reclama en todo el territorio.


Conflicto entre Colau y Buch

El número de agentes de los Mossos en Barcelona ha supuesto un toma y daca los últimos meses entre el Ayuntamiento y el ‘Departament’. En la Junta Local de Seguridad del pasado verano, la alcaldesa Ada Colau reclamó más agentes al ‘conseller’ de Interior, Miquel Buch, que respondió que no estaba previsto. En la siguiente Junta, el ‘Departament’ anunció que los Mossos se redistribuirían en la capital para estar más presentes "en los lugares sensibles", sobre todo en Ciutat Vella. Sin embargo, en la Junta de Seguridad de abril Colau reclamó 150 nuevos agentes a Buch, que no asistió al encuentro.

El conflicto entre la alcaldesa y el ‘conseller’ estalló a las puertas de la campaña de las elecciones municipales, cuando Colau acusó a Buch de haber abandonado Barcelona en seguridad y planteó si esto podía tener finalidades “electorales”. El ‘conseller’ respondió que "ni en Barcelona ni en el resto del país" hay una ratio óptima de mossos y culpó de ello a "la crisis".

10.675 solicitudes

La última promoción del cuerpo fue en 2012 y el entonces ‘conseller’ Puig, en plena etapa de los recortes, aseguró que la limitación en la oferta pública impedía hacer otra convocatoria de mossos. En consecuencia, esto ha provocado que los últimos años la Escuela de Policía sólo haya graduado a agentes de la Policía Local, pero no de Mossos. No fue hasta el verano de 2017 cuando el entonces ‘conseller’ de Interior, Jordi Jané, firmó una convocatoria de 500 nuevas plazas de los Mossos —que es la promoción que se graduará la próxima semana—. Jané lo hizo después de un intento del ministerio de Hacienda de frenar esta oferta.

En la 26.ª promoción de los Mossos se presentaron 10.675 personas. Para poder optar a las plazas se eliminó el límite de edad de los 35 años (podían tener hasta 65 años), pero había que tener el bachillerato (hasta entonces solo se pedía la ESO). También se permitían algunos tatuajes visibles.

Las cifras

510 aspirantes:  hace nueve meses, en septiembre, 510 aspirantes empezaron la formación en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña, la Escuela de Policía, y este miércoles harán el tradicional gesto de lanzar la gorra al aire para celebrar que han terminado. Sin embargo, no se graduarán los 510 aspirantes, porque algunos pueden haber renunciado durante el curso y otros haber suspendido.

16.450 agentes: en 2013 la policía catalana tenía 17.160 miembros y en 2019 son 16.450. La última promoción salió en 2012, cuando Felip Puig era el ‘conseller’ y en plenos recortes aseguró que la limitación en la oferta pública impedía hacer otra convocatoria. No fue hasta el verano de 2017 cuando el entonces ‘conseller’ Jordi Jané firmó la convocatoria de 500 plazas.

Més continguts de