Detienen en el Alt Penedès a uno de los fugitivos más buscados de España

El hombre había vivido durante ocho años con una identidad falsa

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional han detenido en la Múnia (Alt Penedès) a uno de los fugitivos más buscados de España, autor de un asesinato en 2002: mató de un disparo en la cabeza a un trabajador de una empresa de Tarragona. El hombre había sido condenado a 25 años de prisión por estos hechos, pero estaba desaparecido desde 2012. Ahora se ha descubierto que vivía bajo otra identidad en una masía de difícil acceso en Castellví de la Marca, y que incluso había ocultado su verdadera filiación a su pareja y a la hija de esta. El hombre solo salía unas horas al día de la masía, y contaba con una red de vínculos personales y familiares que le facilitaban el mantenimiento económico.

Los hechos por los que el hombre fue condenado a 25 años de prisión se remontan al 25 de julio de 2002, cuando junto con dos personas más robó un vehículo y cometió un atraco en una empresa de Tarragona. Los tres hombres iban con la cara cubierta con pasamontañas y armados con una escopeta de cañones recortados y un revólver. Durante el asalto exigieron a los trabajadores que se tumbaran en el suelo mientras robaban dinero en efectivo. Cuando huían con el botín, y antes de subir al vehículo, un hombre se abalanzó sobre uno de los atracadores y los dos cayeron al suelo. Durante el forcejeo, el hombre consiguió quitar el pasamontañas al atracador y este respondió disparando con la escopeta de cañones recortados a la cabeza del hombre, que murió ese mismo día.

Se retoma la investigación

La policía recogió varias huellas en el lugar del atraco pero no pudo identificar a sus autores. Pero en 2011, gracias a los adelantos en las técnicas de investigación forense, se volvieron a introducir en el sistema las huellas recogidas y sí se pudo entonces poner nombre a los responsables del atraco. También se volvió a analizar el pasamontañas que la víctima había quitado a uno de los ladrones y se obtuvo el ADN de otro de los autores del atraco. Todos estos adelantos y la realización de nuevas investigaciones permitieron llegar a la conclusión de que los tres hombres formaban una organización criminal que había cometido más de 79 atracos con armas de fuego y había matado a tres personas más.

Todas estas investigaciones permitieron detener a los tres atracadores, que ingresaron en prisión preventiva. Pero el ahora arrestado fue dejado en libertad hasta la celebración del juicio y lo aprovechó para huir y evitar cumplir la condena de 25 años de prisión que se le impuso por robo de vehículo, robo con intimidación, homicidio y tenencia ilícita de armas, con agravante de disfraz y reincidencia.

Considerado uno de los fugitivos más buscados en España debido a su larga trayectoria como fugado y a las características del delito cometido, no figuraba como propietario de ningún inmueble o vehículo y no tenía ningún trabajo conocido. Con todo, la policía descubrió que varios miembros de su entorno familiar eran propietarios de varias fincas en localidades de la provincia de Barcelona. Eso hizo que los agentes inspeccionaran algunas de ellas y localizaran finalmente al fugitivo en una masía de difícil acceso en Castellví de la Marca.

Cuando los agentes registraron la casa, el fugitivo salió por una puerta trasera y se escondió en un bosque con su pareja sentimental. Finalmente fue localizado y detenido en el núcleo de la Múnia, mientras esperaba ser recogido por unos familiares que lo tenían que llevar a un lugar desconocido.