Dinamarca sacrificará hasta 17 millones de visones para no poner en peligro la futura vacuna del covid-19

Han detectado una mutación del virus que presenta menos sensibilidad contra los anticuerpos

"El virus mutado al visón puede representar un peligro para la efectividad de una futura vacuna". Así de contundente se mostró este miércoles la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, durante la comparecencia de prensa para anunciar que se tendrían que sacrificar entre 15 y 17 millones de visones debido al coronavirus. Las autoridades sanitarias del país han detectado que una mutación del covid-19 ha pasado de los animales a los humanos y que presenta menos sensibilidad contra los anticuerpos, cosa que podría reducir la eficacia de las futuras vacunas. Hasta el momento, la mutación se ha registrado en cinco granjas y ha afectado a doce personas.

El país nórdico, el principal productor de piel de estos animales, intenta desde el principio del verano parar la propagación del virus en las granjas de visones y, a pesar del sacrificio de los animales contagiados, no han podido contenerlo.

"Continuar con la cría de estos visones supondría un riesgo muy elevado para la salud pública, tanto en Dinamarca como el extranjero", advirtió el responsable de la Autoridad de Control de Enfermedades Infecciosas, Kåre Mølbak, que también apuntó que el virus mutado "no responde a los anticuerpos como el virus normal". "Los anticuerpos siempre tienen efecto, pero no de manera tan eficaz", subrayó.  

En este sentido, el ministro de Salud, Magnus Heunicke, añadió que las investigaciones habían demostrado que las mutaciones "pueden afectar a los actuales proyectos para una vacuna contra el covid-19". Heunicke también advirtió que, en el norte del país, donde hay una gran cantidad de granjas, la mitad de los 783 positivos se habían infectado de un tronco de coronavirus procedente de las granjas de visones.

El sacrificio de los animales supondrá un duro golpe para la economía del país, que es el principal exportador mundial de piel de visón y tiene más de un millar de granjas que dan trabajo a unas 6.000 personas.

Además de Dinamarca, también en los Países Bajos y en España se han tenido que sacrificar visones contagiados durante la pandemia. En julio, el gobierno de Aragón ordenó el sacrificio de más de 92.000 ejemplares de una explotación de Teruel cuando se detectaron algunos positivos de coronavirus.

El + vist

El + comentat