El Govern pide "sacrificar la actividad social" y anuncia nuevas medidas para los próximos días

Salud anunciará restricciones esta semana y las universidades acuerdan reducir la actividad presencial

Se acercan días difíciles y nuevas restricciones para parar los contagios. Con un riesgo de rebrote disparado -ayer llegó a 311, la cifra más alta desde que se acabó el estado de alarma, y muy superior al umbral de los 200 que marca el riesgo muy alto- y con el precedente de la situación descontrolada en Madrid, el Govern hizo un llamamiento a “sacrificar la actividad social para garantizar la respuesta del sistema sanitario” y prepararse para nuevas restricciones en todo Cataluña.

La demanda es inequívoca: más allá del lavado de manos, la distancia y la mascarilla, ahora hace falta un paso más, un “compromiso” de los ciudadanos para minimizar los encuentros y “bajar el ritmo” del contacto social, es decir, evitar comidas y reuniones de trabajo presenciales, encuentros al salir de la escuela, cenas con amigos o escapadas de fin de semana, porque es en estos contextos más relajados donde se producen más contagios. “Si fuéramos estrictos, no tendríamos que aplicar ninguna medida”, afirmó la consellera de Salud, Alba Vergés, que no aclaró si las nuevas medidas serán recomendaciones o restricciones, ni tampoco cuándo se aplicarán.

Ahora el Govern trabaja internamente y ámbito por ámbito para determinar qué es lo más efectivo. “No hay muchísimas medidas que aplicar y todo el mundo ya sabe cómo tendremos que actuar para reducir la interacción social”, se limitó a decir Vergés. La insinuación deja entrever que serán medidas ya aplicadas en anteriores fases de la pandemia, como el cierre de pistas deportivas y parques de adultos que se usan como gimnasio, las que afectan a bares y restaurantes y las que limitan la movilidad. “Hacer este esfuerzo ahora es absolutamente necesario. O nos multiplicamos nosotros en las estrategias o el virus se multiplica”, insistió el vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès, en una comparecencia desde el Hospital Germans Trias y Pujol de Badalona.

Las universidades se preparan

De momento, el Govern sí ha decretado algunas restricciones en 15 municipios del Vallès Occidental -afectan a unos 840.000 habitantes- y ha acordado con las universidades reducir la actividad presencial. Ayer al atardecer el Consejo Interuniversitario de Cataluña anunció que solo se podrá ir a los campus para hacer prácticas e investigación, y que las clases teóricas dejarán de ser presenciales durante dos semanas. Ahora bien, en el mismo comunicado subrayaba que la medida se hará efectiva “en los próximos días”, de forma que hoy la actividad universitaria “se mantiene tal como estaba prevista”. En la Universitat Pompeu Fabra ya han informado de que a partir del jueves todas las actividades docentes serán virtuales, a excepción de las que necesariamente se tienen que hacer en laboratorios y espacios específicos.

A pesar de las restricciones en las facultades, las universidades se reivindicaron como espacios “seguros” y atribuyeron la parada de la actividad presencial a una vía para conseguir “la disminución de la actividad inducida”, como es el caso de la movilidad.

Qué son y para qué sirven los tests de antígenos

Este es uno de los puntos clave del debate y una de las reivindicaciones de los estudiantes, que afirman que no hay “evidencias empíricas” de que los contagios se produzcan en las aulas, porque en clase los alumnos y los profesores llevan mascarilla y “respetan” las distancias y las normas de seguridad. Según afirmó ayer el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), el principal riesgo de contagio se da en el transporte público y, reivindicando la formación presencial, alertó de que muchos estudiantes ya han pagado tarjetas de transporte, residencias y pisos para poder asistir presencialmente a la universidad.

De hecho, fue el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, quien pidió el sábado que se limitara la actividad presencial en las facultades, y también que se hiciera un esfuerzo para volver a teletrabajar durante 15 días. Para poner manos a la obra con este tema, ayer Aragonès, Vergés y el conseller de Trabajo, Chakir el Homrani, se reunieron telemáticamente con los máximos representantes de las patronales Fomento y Pimec, además de los sindicatos CCOO y UGT, para buscar su apoyo ante el endurecimiento de las restricciones.

Nueva técnica de diagnóstico

En paralelo a las nuevas restricciones, el Govern intenta armarse para hacer frente a la segunda oleada del virus con más garantías que en marzo. Una medida es aplicar la técnica del pooling, que se desarrollará en los hospitales Germans Trias y Pujol, Vall d'Hebron y Bellvitge y en el Banc de Sant i Teixits, y que permite descartar positivos de ocho personas con solo un análisis. En caso de que el resultado sea negativo, se considerarán negativos las ocho personas de la muestra, mientras que si el resultado es positivo, se harán análisis individualizados. “Esto permite aumentar mucho la capacidad de diagnosis”, aseguró Vergés.

Esta técnica está pensada para zonas donde el virus tiene una prevalencia baja y permite hacer cribaje a mucha más gente con menos reactivos y laboratorios. Otro método para hacer frente a la pandemia es la incorporación de 500.000 tests de antígenos en hospitales sin laboratorio y en la atención primaria. Estos tests, que tienen una sensibilidad y especificidad muy buena durante los primeros cinco días de síntomas, permiten tener los resultados en 20 minutos. Salud tiene una reserva de 500.000 tests más.

“El esfuerzo no será suficiente si no somos un equipo de 7,5 millones de personas”, dijo la consellera. Un claro aviso de cara a las nuevas restricciones.

La segunda oleada del virus avanza en Cataluña

Más de 60 positivos en dos residencias de estudiantes

Los brotes en dos residencias de estudiantes confinadas de Barcelona suman más de 60 contagiados y cerca de 175 personas en cuarentena, según Salud. El colegio mayor Penyafort ha contabilizado 48 casos positivos y 150 en aislamiento, y la residencia Aleu tiene 16 positivos y 26 personas en cuarentena. “Reduciendo la socialización evitaríamos casos como estos”, dijo Alba Vergés.

Se endurecen las restricciones en el Vallès

El Procicat endurece las restricciones en 15 municipios del Vallès: se reduce el aforo de bares, restaurantes y actos religiosos al 50%, y se pide a la población que se quede en casa tanto como pueda. Las medidas afectan a Sabadell, Terrassa, Badia, Barberà, Castellar, Catellbisbal, Cerdanyola, Matadepera, Polinyà, Ripollet, Rubí, Sant Cugat, Sant Quirze, Sentmenat y Viladecavalls.

Argimon está confinado porque es contacte estrecho

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, no asistió ayer a la rueda de prensa del departamento porque está confinado por ser contacte estrecho de un positivo de coronavirus. La consellera Alba Vergés dijo que situaciones como esta son habituales: “Tendrá que hacer esta cuarentena, cosa que aconsejamos y que decimos que es importante para mantener el virus a raya”.

Denunciados 304 clientes de tres locales en Barcelona

304 personas fueron denunciadas por la Guardia Urbana de Barcelona el domingo de madrugada por no respetar las medidas de seguridad en tres locales de ocio donde no se observaba el aforo máximo, la distancia de seguridad o el uso de mascarillas. Además de las 304 denuncias a los clientes, la Guardia Urbana indicó que también se levantaron tres actas de inspección a los locales.

El + vist

El + comentat