Trapero: "En 2017 todo el mundo lo podría haber hecho mejor, y yo el primero"

El mayor asegura que ha crecido "como persona", cosa que lo "puede ayudar a una mejora profesional"

Las primeras palabras del mayor Josep Lluís Trapero en su regreso como jefe de los Mossos han sido para hacer autocrítica. "Todo el mundo lo podría haber hecho mejor y yo el primero", ha expresado Trapero, sin decirlo explícitamente, sobre la gestión del 1-O. El mayor ha hablado de "esos momentos de 2017". Trapero ha asegurado que ya "entonó el mea culpa" en los aspectos que pensaba que se había equivocado en los juicios en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional. "Mi defensa del cuerpo no fue bien entendida", ha añadido. El mayor también ha asegurado que ha aprovechado los últimos tres años en los que ha dejado de ser jefe del cuerpo para "crecer como persona", lo que ha considerado que lo "puede ayudar a una mejora profesional".

Trapero vuelve a liderar los Mossos

Trapero ha explicado que antes de tomar la decisión de volver a liderar los Mossos resolvió las dudas que tenía con el conseller de Interior, Miquel Sàmper, así como con su familia en el ámbito personal. La conclusión fue: "Este cuerpo es parte de mi vida. Tengo mucho por hacer". Sobre las dudas tratadas con Sàmper, el mayor lo ha centrado en la relación entre la policía y la política. "Lo que ha pasado y la sentencia nos ayudan a definirlo", ha argumentado Trapero, que ha hablado de la dependencia gubernativa, la autonomía del cuerpo policial en el ámbito técnico y la dependencia, como policía judicial, de la autoridad judicial y la Fiscalía. "Ahora todavía está más claro. Los dos nos pusimos de acuerdo rápido", ha defendido.

El mayor ha expuesto que esta mañana ha contactado con los jefes de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Catalunya, así como con los directores adjuntos operativos (DAO) de los dos cuerpos en Madrid. "Me he encontrado la mejor de las respuestas", aseguró Trapero, que ha querido borrar las distancias del pasado. "No tengo ningún inconveniente con ninguna de las personas en el ámbito profesional. No encontrarán en mí una actitud distinta de la que les he expresado", ha avanzado. También ha hecho un agradecimiento "claro, nítido y sincero" a los comisarios que han liderado los Mossos los últimos tres años: por orden cronológico, Ferran López, Miquel Esquius y Eduard Sallent, hasta ayer jefe del cuerpo. "Gracias a ellos se ha recuperado parte de la confianza que algunas instituciones y la sociedad quizás nos perdieron", ha remarcado.

Sin tiempo para el organigrama

Trapero ha manifestado que trabajará para mejorar esta confianza institucional, que ha considerado que ya está recuperada: "Por mí no quedará. Me esforzaré todo lo que pueda". En cuanto a la cúpula de la policía, el mayor ha afirmado que aún no ha tenido tiempo de definir el organigrama que quiere impulsar, aunque ha dejado claro que los tres últimos jefes del cuerpo junto con el comisario Joan Carles Molinero, que era una de sus manos derechas, "tendrán un lugar en la estructura en la que sus potencialidades se puedan aprovechar". Trapero ha añadido que las prioridades de los Mossos serán el terrorismo, profundizar y mejorar la función de la policía en el ámbito social y recuperar proyectos de su etapa "que estaban adelantados y no se han abordado".

El + vist

El + comentat