VIVIENDA

Justicia se fija en el modelo alemán para regular los alquileres

El departamento propondrá este jueves un decreto ley para acelerar este punto

La Consejería de Justicia quiere apretar el acelerador para acotar un marco legal que permita regular los precios de los alquileres. Según ha podido saber el ARA, después de comparar cómo se desarrollan estas normativas en algunos de los países vecinos, el departamento ya trabaja con la previsión de sacar adelante una norma que siga el modelo alemán, “que hace 30 años que practica la regulación de alquileres”.

La Consejería —con Ester Capella al frente— explicará este jueves en rueda de prensa cómo desarrollará esta regulación a través del Código Civil. El estudio en el que se ha basado el departamento, sin embargo, ya da algunas pistas sobre ello. El informe analiza y compara el grado de éxito de diferentes modelos de algunos países europeos, como Italia y Alemania, que hace décadas que ponen topes máximos a los propietarios a la hora de decidir los alquileres, y también otras normativas más recientes, como la de Francia o la del estado de Oregón, en los Estados Unidos. “La fórmula alemana es la más testada y la más útil, aunque evidentemente Cataluña y Barcelona no son Alemania y, por lo tanto, el modelo se deberá adecuar”, explican fuentes del departamento a este diario.

Las dificultades de acceso a la vivienda, centro del primer debate social de los candidatos a la alcaldía de Barcelona

¿Cómo es el modelo alemán en el que se fija el departamento? Pues se basa en el concepto de “mercados tensionados” o de “limitación de vivienda destinado al arrendamiento” y prevé un mecanismo de control para los municipios o barrios que sufran esta “tensión”. Así, la ley alemana prevé la posibilidad de intervenir en el mercado cuando se da un aumento repentino de los precios en un área concreta; cuando la carga media del alquiler para los hogares supera claramente la media nacional; cuando la población aumenta mucho más rápido que el parque de viviendas o cuando la demanda aumenta y la oferta es baja.

Según el informe de Justicia, el modelo alemán fija que, en estas “zonas tensionadas”, el precio del alquiler no puede superar el 10% de la llamada “renta usual de comparativa local” (que se calcula con una media de los precios pactados en los últimos cuatro años para viviendas de categoría, medida y condiciones parecidas). La ley alemana también pone negro sobre blanco las excepciones a la norma y los casos en los que, por el contrario, los propietarios pueden actualizar al alza algunos alquileres que hayan quedado desfasados. Esta última opción, sin embargo, también está sujeta a una serie de requisitos, como que el alquiler en cuestión no se haya revisado los 15 meses anteriores y que si la actualización supera el 20% se haga de manera progresiva.

Pulso en el Govern entre ERC y JxCat

Las políticas de vivienda, sin embargo, no están exentas de las pugnas internas en el Govern entre los diferentes partidos. ERC y JxCat mantienen un pulso firme para controlarlas. Así, Justicia –liderada por los republicanos– propone modificar el Código Civil catalán para facultar al departamento de Vivienda –que depende de otra consejería, la de Territorio y Sostenibilidad, liderada por JxCat– para que determine las zonas más tensionadas en Cataluña o para que delegue esta capacidad en los ayuntamientos y el Govern pueda regular los alquileres en Cataluña. Y lo quiere hacer vía decreto ley: “Es la manera más rápida de cumplir la moción que se aprobó la semana pasada y que reclama al Govern que tome medidas urgentes para regular los alquileres”, argumentan fuentes de Justicia.

Esta moción contó con el apoyo de JxCat (aparte de ERC, Comuns y la CUP), pero el hecho de que se haga por la vía del decreto podría encontrarse, de hecho, con su rechazo. Lo cierto es que, hasta ahora, el Departamento de Territorio se ha mantenido reticente a limitar de manera directa los alquileres y se ha mostrado partidario de hacerlo de manera indirecta con incentivos a los propietarios. Hace un mes, sin embargo, el consejero Damià Calvet tuvo que retirar su paquete de medidas para la vivienda porque no tenía los apoyos necesarios para sacarlo adelante. En aquel momento, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, lamentó que “se trabajara más desde el electoralismo que para el bien común”.

Las diferencias de posición entre JxCat y ERC todavía son más evidentes en el terreno municipal. En una entrevista con el ARA, la número dos de JxCat —Elsa Artadi— dejó claro cuál es el posicionamiento de los postconvergentes en esta cuestión. La que fue consejera de la Presidencia aseguró que “regular a golpe de decretazo" no funciona e insistió en que poner topes máximos a los alquileres podría provocar que los propietarios prefirieran sacar el piso del mercado y ponerlo en venta para obtener más rendimiento.

Més continguts de

El + vist

El + comentat