Los Mossos reducen con una Taser a una chica a la entrada de un centro médico de Sabadell

Después de difundirse un vídeo de la actuación, Irídia considera que "es muy preocupante y desproporcionada"

Los Mossos d'Esquadra redujeron con una pistola eléctrica una chica de 26 años, Paula Parra, a la entrada de un centro médico de Sabadell este pasado miércoles. La actuación se ha conocido después de que en las últimas horas haya circulado un vídeo de la intervención, en el que se ve cómo los agentes hacen uso de la Taser. Irídia ha considerado en un tuit que la actuación "es muy preocupante y desproporcionada".

Según los Mossos d'Esquadra, los hechos pasaron a las 13 h, cuando recibieron un aviso de los trabajadores del centro que pedían la presencia policial porque la chica, que tenía visita, quería entrar con su madre pero el protocolo por el covid-19 lo impedía. Como la madre no la podía acompañar, ella se puso nerviosa, explican los Mossos, que añaden que causó daños en el centro y agredió al personal sanitario.

Una vez alertados por los trabajadores, agentes del área Regional de Recursos Operativos (ARRO) actuaron e intentaron inmovilizar la chica, manifiesta la policía. Según su relato, dos policías resultaron heridos leves por los golpes que recibieron de la chica. Después de varios avisos, aseguran los Mossos, decidieron usar la Taser. A continuación, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) trasladó la chica a un centro hospitalario.

La chica, en declaraciones a Tv3, niega que agrediera al personal médico y asume que dio un puntapié a uno de los agentes, pero después de que este hubiera utilizado la Taser. "No llego a 1,60, haces una llave y me inmovilizas rápido, no hace falta esto", ha explicado Paula, que ha denunciado que una vez la tenían inmovilizada en el suelo le siguieron aplicando descargas eléctricas. La chica denunciará al agente que utilizó la Taser.

Los Mossos la detuvieron por un delito de atentado contra la autoridad de los agentes y otro de daños al centro médico, y ha pasado la noche en el calabozo. No consta que la policía haya abierto ninguna investigación por la actuación, que, en principio, como establece el protocolo de uso de la pistola eléctrica, habría tenido que quedar grabada por la cámara que llevaba en el pecho del uniforme el agente que la usó.

El + vist

El + comentat