Manuel Capa, marinero de Salvamento Marítimo: “Estamos asistiendo a náufragos que llevan ocho días de travesía”

Entrevista sobre lo que está pasando en la ruta de Canarias

Manuel Capa es marinero de Salvamento Marítimo. El año 2018, el sindicato CGT, del cual es delegado sindical, lo liberó para trabajar en mejoras laborales del colectivo. Durante dos años su trabajo ha consistido en informar sobre los efectos de haber sometido el cuerpo al mando de la Guardia Civil, no sólo en las tripulaciones, sino sobre todo en las personas migrantes. En octubre Capa se reincorporó a los rescates con la Guardamar Polimnia, que ahora está destinada en Puerto Rico, Gran Canaria, a cinco minutos del muelle de Arguineguín.

“Hemos estado diez días en el muelle de Arguineguín lavándonos con el agua sucia del puerto”

¿Cuáles son las principales diferencias entre Alboran y Canarias?

La diferencia principal entre las dos rutas es la distancia. En Alboran la más larga era de 200 kilómetros. Aquí las barcas empezaron a salir de las playas de Tarfaya hasta Fuerteventura, esto son aproximadamente 100 kilómetros. Esta zona la ha ido controlando la Guardia Civil y la policía marroquí, en unos 700 kilómetros terrestres en dirección sur. Es por eso que los nuevos movimientos vienen de la zona del Sáhara Occidental y principalmente de Dahla, que ya son unos 500 kilómetros de mar.

¿Por qué es tan peligrosa?

En el Mediterráneo el problema es el viento, que levanta oleadas, pero aquí en el Atlántico hay corrientes. Se trata de movimientos de aguas con tracción lunar que generan mareas y oleadas mucho más fuertes. Además, tenemos vientos alisios, que son cíclicos y desde el verano hasta la primavera vienen del norte, bajan de Portugal a la costa marroquí y entre las Canarias y Cabo Verde giran y se adentran en el Atlántico. Para que os hagáis una idea, son los movimientos que llevaron a Colón hasta América.

¿Qué tipo de barcos están llegando ?

Ahora estamos recibiendo tres tipos de barcas que responden a la tipología de barcas de pescadores de cada país. Del Marruecos salen barcos de madera, las barcas que aquí siempre se han llamado  pateras, con una proa muy ancha y alta, y acostumbran a llevar entre 30 y 40 personas. Las de Mauritania son como una especie de cayucos, con forma de plátano, pero no muy grandes, y solemos encontrar una cincuentena de personas. Para acabar, desde el Senegal salen los típicos cayucos, también de madera pero mucho más grandes, y traen entre 100 y 200 personas.

¿En qué condiciones llegan?

Los viajes más cortos se están haciendo en tres o cuatro días y la mayoría de las personas llegan en buen estado, pero los que han tenido algún problema llegan muy mal y necesitan asistencia médica. Los que salen de más al sur, de Mauritania o el Senegal, llegan en más mal estado. Estamos hablando de situaciones con olores fuertes, gasolina, vómitos y muchísima deshidratación. Aproximadamente un 30% de las personas llegan con problemas de agotamiento y fatiga, pero estables, y otros con hipotermias y efectos en la salud mental graves debido a la duración del viaje, que puede llegar a ser, en esta zona, de siete u ocho días.

¿Que reclamáis como trabajadores?

Desde CGT lo que se está pidiendo es que haya una serie de rotaciones, con descansos adecuados, para hacer el trabajo de la mejor forma posible, tanto para nosotros que rescatamos como para las personas que se encuentran en el mar. Estamos saliendo a las 12 de la noche para recoger entre cinco y diez barcas. El día siguiente el agotamiento es demoledor y los descansos son insuficientes.

El + vist

El + comentat