El papa Francisco establece que las mujeres puedan dar la comunión y leer la palabra de Dios

Hasta ahora ya lo hacían en algunos lugares donde faltaban sacerdotes

El papa Francisco ha autorizado que las mujeres puedan leer la palabra de Dios, ayudar en el altar durante las misas y distribuir la comunión, pero de momento todavía no podrán formar parte del sacerdocio. Lo ha hecho en un motu propio (un documento pontificio) que introduce cambios en el actual código de derecho canónico.

Aunque en algunos lugares donde faltan sacerdotes las mujeres ya hacían estas funciones y en diferentes partes del mundo los obispados ya lo habían autorizado, el papa Francisco, en la misma línea, reconoce que hay que hacer definitivamente oficial la presencia de la mujer en el altar. "Me parece oportuno establecer que pueden ser lectores y acólitos no solo los hombres sino también las mujeres, a quienes, a través del discernimiento de los pastores y después de una adecuada preparación, la Iglesia reconoce la firme voluntad de servir fielmente a Dios y al pueblo cristiano", escribe el Papa en una carta a la Congregación de la Doctrina de la Fe.

Además, Francisco también ha especificado que "respecto a los ministerios ordenados, la Iglesia no tiene de ninguna forma la facultad de conferir a las mujeres la ordenación sacerdotal".