"Nos han bloqueado el barco porque molestamos"

Entrevista a Oscar Camps, director y fundador de la ONG Proactiva Open Arms

El barco de Proactiva Open Arms, confiscado por el gobierno italiano, llevaba desde el lunes 12 de marzo a dos periodistas del diario ARA, Cristina Mas y Xavier Bertral, que han documentado en un " Diario de a bordo" rescates en alta mar, tensiones con la guardia costera libia y, finalmente, el sorprendente bloqueo de la misión por parte del país transalpino.

"Somos testigos incómodos"

Entrevistado este lunes por el periodista de ARA Antoni Bassas, el fundador de la ONG badalonesa, Oscar Camps, ha explicado que están pendientes de una resolución formal, en la que el juez dé "la razón en parte o toda la razón" a la fiscal. "Nos tememos que el barco quedará retenido y que gran parte de la tripulación volverá esta tarde a Barcelona", ha dicho. Camps se muestra sorprendido ante la acusación de tráfico de personas y organización criminal. "Es la primera vez que nos lo hacen", explica, y añade: "El motivo no me la acabo de creer, la acusación no tiene mucho sentido. No hemos desobedecido ninguna orden, habremos rescatado a más de 20.000 personas en el mar Mediterráneo. No creo que ahora porque haya habido un conflicto con una patrullera libia se desencadene esta acusación tan grave, que va de 5 a 7 años de prisión". Piensa que la acusación es una excusa: "Ha llegado el momento, ya molestamos. Somos testigos incómodos, si no estamos los libios podrán hacer lo que les parezca con aquellos 350.000 kilómetros cuadrados de agujero negro". Considera que el problema no se reduce a Italia sino que es europeo: "Nuestra gente declaró ante la policía judicial, ante los guardacostas y ante Frontex". Sobre las relaciones con el gobierno español, Camps dijo que se pusieron en contacto porque lo pidió Italia para solicitar un puerto seguro. "Hubo contactos diplomáticos y la situación se resolvió". Explica que se pusieron en contacto con el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Madrid para exponer la situación. "Madrid contestó que llamáramos a Malta" y Malta no dejó que el barco desembarcara, aunque accedió a evacuar el caso urgente de una niña de tres meses que sufría desnutrición y sarna, junto con su madre. Camps denuncia las irregularidades burocráticas. "Es un rescate, no lo debemos olvidar, son vidas humanas, ante una situación como ésta la prioridad absoluta es rescatar a las personas, atenderlas y llevarlas a un lugar seguro" dice, y se dirige a la ONU: "Levanto la mano, llamo a Naciones Unidas y pregunto: ¿qué está pasando?".

"Nos amenazaron de muerte"

El director de Proactiva Open Arms explica a Antoni Bassas cómo fue la amenaza de los guardacostas libios que ha derivado en la petición de la fiscalía italiana de requisar el barco de rescate. " Era un barco muy grande, vinieron muy agresivos, nos amenazaron de muerte. Fue un desastre. Las personas no querían acercarse al barco libio, se tiraban al mar", dijo. Explica la impresión que causaron los guardacostas en los refugiados y en el equipo de voluntarios. "Libios armados con kalashnikov dándote gritos y órdenes", dice. Según Camps, los libios "se dieron cuenta de que era esperpéntico y se fueron, pero enfadados". "Automáticamente, Roma nos ataca", explica. Roma les acusa de no haber entregado los refugiados a los guardacostas libios, pero Camps se pregunta cómo podían "entregar a personas contra su voluntad". Sobre el barco retenido, cree que "se quedará retenido allí porque molesta". Camps ha relacionado la actitud de Italia con los últimos resultados electorales: "Ha habido unas elecciones y ha ganado la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, es la derecha más derechista de Italia, los que tienen el discurso más xenófobo y más duro contra la inmigración". Sobre los próximos pasos que seguirá la ONG, dijo que continuarán luchando "para que no haya detenciones", refiriéndose al capitán del barco, a la jefe de la misión y al coordinador de operaciones de la organización, que están siendo investigados. Sin embargo, "la organización no está afectada" y continuará trabajando con el Astral o con otro barco. " Estamos haciendo un llamamiento para conseguir otro barco", dice.

"Tenemos que empezar a defender nuestros derechos"

Oscar Camps hace un llamamiento a la sociedad civil: "Lo que está pasando con estas personas no es casual. Están en juego los derechos de todos los ciudadanos europeos. Ya lo sufrimos el 1 de octubre. Démonos cuenta. Quizás tenemos que empezar a defender nuestros derechos ante esta nueva era, tan insolidaria y tan extrema". El director de Proactiva Open Arms también ha llamado al apoyo de la población civil para asumir los gastos que está suponiendo la situación. Explica que las donaciones "cayeron vertiginosamente desde que se inició el 1 de octubre esta presión mediática sobre el caso catalán" porque son de Badalona y porque "no se hablaba" del trabajo de la ONG. "Quedó olvidada", asegura.

Més continguts de