Salut propondrá la prórroga de todas las restricciones quince días más

El Govern teme una desescalada "arriesgada" que pueda acelerar la tercera oleada 

El departamento de Salut propondrá esta semana al Procicat la prórroga durante quince días más de todas las restricciones que están actualmente en vigor contra el covid-19 para continuar reduciendo los indicadores epidemiológicos. La consellera de Salut, Alba Vergés, ha asegurado este lunes que en el conjunto del país está bajando muy lentamente la propagación del virus "gracias al esfuerzo de todo el mundo" pero que ahora se encara el proceso más complejo: consolidar la tendencia a la baja: "No podemos correr y necesitamos más tiempo para que las restricciones continúen haciendo efecto".

El secretario general de Salut, Marc Ramentol, ya había avanzado por la mañana en una entrevista a RAC1 la posibilidad de pedir esta renovación para intentar aplanar la curva. "Todas las medidas que hemos tomado están teniendo impacto. Los contagios están bajando, a un ritmo muy lento pero bajan. La epidemia se está empequeñeciendo a un ritmo más lento del que nos gustaría, pero esto es consecuencia de las medidas tomadas", ha apuntado.

Vergés ha insistido en que a lo largo de esta semana se producirán reuniones a diferentes niveles de Govern con técnicos y expertos "para pulir y cerrar todos los detalles". "Avanzar escenarios de desescalada cuando todavía no hemos llegado al pico de la presión asistencial me parece arriesgado", ha añadido Ramentol. A pesar de las conversaciones pendientes, todo hace pensar que el Procicat, donde hay representadas diferentes áreas de la Generalitat y está liderando Salut e Interior, acabará haciendo caso de la propuesta de departamento.

Pico asistencial a finales de esta semana

Las autoridades sanitarias pronostican que la situación epidemiológica habrá mejorado después de quince días con las actuales restricciones, pero han mandado un mensaje claro: llegan meses complicados por el invierno. Vergés, de hecho, ha admitido que la posibilidad que se dé una tercera oleada "es muy alta". A pesar de que este lunes han bajado los nuevos contagios diarios (+2.298) respecto a las últimas semanas y la tasa de contagio (R), indicador clave que mide el ritmo de nuevas infecciones, continúa por debajo del 1 (0,92) pero estancado, las hospitalizaciones todavía suben: ya hay 2.793 ingresados y 578 personas en la UCI entre camas públicas y privadas. Las últimas horas ha habido 35 muertos más. 

"Seguimos creciendo en ingresos, pero creemos que a finales de esta semana podríamos llegar al pico asistencial, a pesar de que con cifras elevadísimas para los hospitales y la primaria", ha alertado Vergés. La presión asistencial se incrementa día a día pero de una manera menos acelerada. El coordinador de la unidad de seguimiento del coronavirus, Jacobo Mendioroz, ha explicado que ahora se observa una bajada de las cifras porque la curva epidemiológica tiene "una relación directa" con el comportamiento de la población y, por lo tanto, con las restricciones a la interacción social y la movilidad.

"La tendencia es decreciente pero todavía tenemos muchos contagios, unos 4.000", ha matizado el epidemiólogo, que ha recordado que Catalunya pasó de registrar 1.000 casos a inicios de octubre a tener 6.000 en cuatro semanas, antes de que las medidas hicieran efecto. "Ahora mismo cualquier subida de la R se haría a partir de una cifra basal de 4.000 casos y las cifras serían desorbitadas", ha alertado Mendioroz. Con la llegada del invierno, sea por una cierta estacionalitat de los virus respiratorios o porque se hace más vida en espacios interiores y cercados, el experto ha apuntado que el virus se está comportando de una manera más agresiva en cuanto a los contagios y los ingresos.

Residencias, en el punto de mira

Ahora mismo la circulación del virus ya está impactando en las residencias de gente mayor, uno de los espacios más vulnerables y uno de los escenarios que más temen las autoridades sanitarias por la agresividad con la que se propaga. Según Salut, el 2,1% de los ancianos que viven en geriátricos son positivos, 168 están ingresados en un hospital o en camas de agudos y un centenar están en la UCI.

También un 7% de las plantillas de las residencias están afectadas por el virus –una situación que puede dejar los centros sin manos suficientes para atender y proteger a los ancianos– y Salut ha apuntado que esta falta de trabajadores ha obligado a intervenir siete geriátricos. En total, ha explicado Vergés, se han hecho 642 traslados en 37 residencias para permitir la secotorización de las instalaciones.

¿Una tercera oleada "superpuesta"?

Ramentol ha señalado que Catalunya ya ha "sobrepasado el pico de contagios de esta segunda oleada" pero se ha mostrado convencido de que, una vez quede atrás la segunda oleada, llegará otra. Lo que falta saber, ha dicho, es cuándo. "La desescalada en términos de contagios se está produciendo de manera muy lenta. Si ahora desescalamos rápidamente podría ser que la segunda y la tercera oleadas se solapasen, y este sería el peor escenario para la presión asistencial", ha explicado Ramentol.

El secretario general de Salut ha afirmado que hay que liberar presión asistencial para poder asumir la tercera oleada, "que llegará durante el invierno", y ha dicho que tendrán que abordar con más tranquilidad los próximos días el tema de Navidad. "Son celebraciones que todos necesitamos, pero entre todos tenemos que ver cómo las hacemos. Nadie quiere que los Reyes nos traigan un nuevo rebrote epidémico", ha apuntado. Y ha subrayado que la epidemia no "entiende de treguas" y que Navidad llegará el 25 de diciembre, como siempre, pero se tendrá que celebrar de una manera diferente para garantizar las medidas de seguridad y prevención. "En función de la situación epidemiológica que tengamos a principios de diciembre veremos qué podremos hacer", ha concluido.

El + vist

El + comentat