Producto de proximidad, comercio de barrio y despensa llena: así hemos cambiado los hábitos alimentarios con el covid-19

La frecuencia de compra se ha reducido a una sola vez por semana en un 77% de los casos

Desde que empezó la pandemia –y las restricciones– cada vez más familias catalanas (un 20% más) han cogido el hábito de llenar la nevera y la despensa una vez a la semana con una compra general y que el responsable de ir a buscar la comida sea sólo una sola persona (un 5% más de familias). Además, los hogares han aumentado su tendencia a hacer compras de productos de proximidad y en su mismo barrio. Son las conclusiones principales del estudio del grupo de investigación UPC-IRTA, encargado por el departamento de Agricultura del Govern.

El estudio, hecho a través de una encuesta a más de 500 familias a finales de mayo, remarca que actualmente el 77,5% de los consumidores hacen la compra una vez a la semana o menos (antes de las restricciones la cifra era del 57%) y, además, eligen hacerla con productos de proximidad y en locales de su propio barrio (un 19,6% más). Los hábitos de compra online se han mantenido casi sin cambios y, por el contrario, sí que "ha crecido mucho el consumo de alimentos para llevar en bares y restaurantes", según ha apuntado uno de los autores del estudio, el investigador Josep Maria Gil, que también ha destacado que primero el cambio hacia los productos y los comercios locales fue fruto de las restricciones de movilidad, pero en segundo lugar porque muchas familias han decidido mantener esta costumbre. "Probablemente lo hacen para evitar aglomeraciones pero también para apoyar a la economía local", ha subrayado la consejera de Agricultura, Teresa Jordà.

También se ha identificado que un 23% de las familias gastan más o mucho más en alimentación, en parte porque hay un 16% más de consumidores que ahora tienen más tendencia a "almacenar productos" en la despensa, sobre todo cuando el responsable de la compra es una mujer, una persona mayor de 60 años o cabezas de familias donde hay menores de seis años. El informe, sin embargo, no facilita cuantías del gasto anterior y posterior de la irrupción del coronavirus. 

En cuanto al consumo de alimentos concretos casi no se observan cambios; solo un ligero repunte de la fruta y la verdura.

Concienciación con el derroche

"En este sentido sí que vemos un cambio importante en Catalunya respecto del resto de España", ha apuntado Gil. Un 18% (14% en el resto de España) de los consumidores catalanes han reducido "bastante o mucho" el derroche total de alimentos que hacen en el hogar. "La crisis mundial ha modificado en gran manera nuestros hábitos de compra y de consumo, y muchos de estos cambios han venido probablemente para quedarse, como por ejemplo la reducción en la frecuencia de compra, la elección de tiendas de barrio y la preferencia de productos de proximidad", ha concluido Jordà.

El + vist

El + comentat