Qué son y para qué sirven los tests de antígenos

La estrategia de la Generalitat para contener la pandemia pasará las próximas semanas a una nueva fase con la incorporación de los tests de antígenos, conocidos popularmente como tests rápidos, que serán una herramienta complementaria a las PCR. El propio Govern ha detallado que ha adquirido un millón de estos tests y que está en vías de validar su fiabilidad para poder empezar a utilizarlos pronto en centros de atención primaria. Estos tests tienen una serie de ventajas muy interesantes respecto a la PCR, que es la prueba que se usa actualmente para diagnosticar la infección por SARS-CoV-2.

¿Cómo funcionan?

A diferencia de la prueba PCR, que se basa en la detección y amplificación de un fragmento del material genético del virus, los tests de antígenos se basan en la detección de proteínas características del microbio. El producto que utilizan para detectarlas son anticuerpos, que se unen y dan lugar a una señal visual en el dispositivo. La mecánica del test consiste, en primer lugar, en extraer una muestra de la cavidad nasal con unos palillos. A continuación se aplica la muestra al dispositivo, un rectángulo de plástico de pocos centímetros, y se espera unos 15 minutos para obtener el resultado.

¿Qué ventajas tienen?

Las ventajas más notables son el precio y la rapidez. Un test de antígenos puede costar alrededor de 5 euros, mientras que una PCR puede tener un precio de más de 100 euros. En el caso de la PCR, una vez extraída la muestra, se tiene que llevar a un laboratorio para seguir un procedimiento que dura unas cuantas horas. Esto hace que la mayoría de resultados se notifiquen, en el mejor de los casos, entre 24 y 48 horas después de la extracción. Por el contrario, los testos de antígenos se pueden hacer in situ sin la necesidad de ningún laboratorio. Los resultados se obtienen al cabo de aproximadamente 15 minutos, con lo cual se puede activar inmediatamente el protocolo de aislamiento y de rastreo de contactos.

¿Son fiables?

En abril se empezaron a utilizar tests de antígenos, pero enseguida se vio que tenían una sensibilidad muy baja. Detectaban solo el 30% de los positivos. Los tests actuales han mejorado considerablemente. En cuanto a la sensibilidad, hoy en día estos tests pueden llegar -y en algunos casos superar- al 95%. Esto significa que de cada 100 positivos reales se detectarían 95. También han mejorado en especificidad, que, del mismo modo, puede acercarse al 100%. Eso significa que estos tests darían también muy pocos falsos positivos.

¿Cómo se pueden utilizar?

Además de utilizarse en centros sanitarios para agilizar la detección de casos positivos y acelerar las medidas de contención epidemiológica, los tests de antígenos se pueden usar para hacer cribajes rápidos a grandes números de personas donde se quiera evitar la transmisión. Se podrían utilizar, por ejemplo, en escuelas o puestos de trabajo. Como son baratos y rápidos, en estos entornos se pueden hacer periódicamente, de forma que se podrían detectar positivos continuamente y así evitar la posibilidad que contagiasen la enfermedad.

Además, también se podrían utilizar puntualmente para garantizar que no se producen contagios en acontecimientos. En este sentido, el festival Primavera Sound y la Fundació Lluita contra la Sida preparan un estudio clínico con el objetivo de establecer la eficacia de estos tests como herramienta de cribaje en un concierto que se celebrará en un espacio cerrado. Está previsto que el estudio se haga este mismo mes de octubre en la sala Apolo de Barcelona y que participen en él un millar de personas.

Más baratos y más rápidos que las PCR, pueden ser una herramienta complementaria para mejorar la contención de la epidemia

El + vist

El + comentat