Salud detectó importantes carencias de información, sectorización y uso de EPI en la residencia de Tremp

La Generalitat ha abierto un expediente a los gestores para determinar posibles responsabilidades

El departamento de Salud detectó importantes carencias en la gestión de la residencia Fundació Fiella de Tremp desde el inicio del brote, a pesar de que no intervino el centro hasta nueve días después. Así lo ha explicado la gerente de las regiones sanitarias del Alt Pirineu y Aran y de Ponent, Divina Farreny, en la primera comparecencia que ha hecho Salud desde que asumió la gestión de la residencia, el pasado 28 de noviembre. Farreny ha dejado claro que desde que se notificó el primer positivo, el 19 de noviembre, personal de Salud ya entró en la residencia para ver cómo se estaba trabajando y ofrecer el apoyo necesario.

En ese primer momento Farreny ya ha indicado que se detectaron "carencias importantes" en materia de gestión de la información, de sectorización, de creación de circuitos y de uso de equipos de protección individual (EPI). Entonces, se dieron una serie de pautas, pero, en sucesivas visitas, se vio que no se estaban aplicando correctamente. Fue por eso, y por el hecho de que la dirección del centro al completo se tuvo que aislar al dar positivo, que el sábado 28 de noviembre se decidió intervenir totalmente la residencia.

Farreny también ha informado de que el departamento de Asuntos Sociales, Trabajo y Familias ha abierto un expediente para determinar si la gestión previa en el centro fue la correcta. Igualmente, ha dejado claro que facilitarán a la Fiscalía toda la información que les pida, para aclarar cualquier posible responsabilidad. Desde ayer no se han notificado nuevas defunciones derivadas del brote, que ya se ha llevado la vida de 42 personas.

El + vist

El + comentat