Salud estudia hacer tests de antígenos en las farmacias

Vergés dibuja una desescalada con flexibilización de las restricciones cada quince días

GEMMA GARRIDO GRANGER / PAU ESPARCH

Catalunya estudia que las farmacias también hagan tests de antígenos. La Generalitat está trabajando en un plan para fijar las condiciones que tendrán que cumplir las 3.300 farmacias que hay en la red catalana para poder hacer estos tests rápidos. "Cualquier herramienta eficaz que podamos poner a disposición del control epidemiológico será buena", ha asegurado la consejera de Salud, Alba Vergés, que ha confirmado lo que avanzó domingo el secretario de Salud, Marc Ramentol.

"[El test] es una prueba diagnóstica y se tiene que hacer e interpretar con todas las garantías de seguridad", ha subrayado el coordinador de la unidad de seguimiento del covid-19, Jacobo Mendioroz. El epidemiólogo ha argumentado que, en el supuesto de que se despliegue esta estrategia, las personas que los utilicen tienen que estar "protegidas" y los espacios tienen que ser "correctos", es decir, tienen que asegurar la privacidad de los pacientes.  "No nos interesa que haya aglomeraciones de personas, algunas con síntomas y otros sin", ha subrayado.

Que las farmacias puedan hacer tests rápidos es una reivindicación del colectivo farmacéutico y que también había llegado desde otros gobiernos autonómicos, como el de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. La decisión final, sin embargo, es de la Agencia Española de Medicamentos (Agemed), que tiene que autorizar expresamente la venta de los tests, ya que no se podrán adquirir, en principio, libremente sin prescripción previa. La consejera ha considerado que este caso se enmarca dentro de una "política de salud pública" en la que el departamento de Salud y las farmacias "trabajan para el control de la epidemia".

El Govern prevé continuar con la política de hacer tests a sintomáticos o contactos de contagiados para contener la epidemia, y está trabajando con las farmacias para que puedan ser un punto más de pruebas de antígenos. Según Ramentol, la posibilidad de que los farmacéuticos hagan tests es un potencial que no se tiene que ningunear "siempre que sea en un marco de una estrategia de salud pública y siempre utilizando tests con una fiabilidad demostrable". Catalunya está potenciando tanto el uso de estas pruebas rápidas que ya ha adquirido ocho millones. Con todo, Vergés ha apuntado que, en ningún caso, Salud quiere hacer "como Madrid". "No sustituimos las PCR por antígenos", ha afirmado, sino que estas últimas pruebas las "complementan" de forma temporal.

Las UCI todavía están demasiado llenas

La desescalada, que empezará el próximo lunes 23 de noviembre, será progresiva, con varios tramos -  "como mínimo tres o cuatro", que se irán anunciando con una periodicidad de quince días, según ha avanzado este lunes la consellera. El plan que está diseñando el Govern y que se comprometió a abordar con los sectores económicos afectados, en este caso la restauración y la hostelería, es una incógnita. De hecho, no se ha llegado a ningún acuerdo todavía. "Trabajaremos el plan conjuntamente con los sectores y ellos lo conocerán antes del 23 de noviembre", ha asegurado Vergés.

Las autoridades sanitarias han defendido que se empiece a levantar progresivamente las restricciones a partir de lunes por la "buena tendencia" de los datos de los últimos días.  La consellera ha destacado que Catalunya registra menos de 3.000 infecciones diarias y que el conjunto del país va en la buena dirección. "Nos planteamos la reapertura porque se consolida la tendencia epidemiológica a la baja", ha afirmado la consejera de Salud, Alba Vergés, que ha destacado que la tasa de contagios sigue por debajo de 1.

Con todo, ha advertido que todavía se tiene que "consolidar" el doblegamiento de la curva, puesto que "todavía estamos en el pico de la evolución asistencial". Vergés ha admitido que reducir los contagios a un millar y a 300 el total de pacientes en la UCI, como se marcaba el Gobierno hace menos de un mes para volver a una fase de contención, es "muy difícil". "No llegaremos: estamos viendo una pequeña bajada pero muy lenta", ha explicado el coordinador de la unidad de seguimiento del covid, Jacobo Mendioroz, que confía que la reducción de los contagios también haga disminuir la cifra de nuevos ingresos.

Se ralentiza el ritmo de nuevos ingresos en la UCI pero crece la mortalidad por covid

Catalunya, pues, todavía no ha superado el pico de hospitalizaciones y casos atendidos en la primaria a solo una semana de flexibilizar las restricciones. Todavía hay 2.535 personas hospitalizadas y 587 en las UCI, y 444 defunciones en solo siete días. "El sistema sanitario se puede ver muy perjudicado si no hacemos la reapertura de una manera adecuada", ha admitido Vergés.

"Hemos conseguido superar un reto clave que es evitar el confinamiento total manteniendo aspectos esenciales como la educación y el trabajo", ha asegurado Mendioroz. El epidemiólogo, sin embargo, ha admitido que Catalunya vive un "momento delicado" porque, a pesar de la mejora de los indicadores (la tasa de contagio se sitúa al 0,78 y el riesgo de rebrote en 438), "la situación asistencial es mala". 

Menos delitos por las restricciones

El toque de queda y el cierre perimetral del fin de semana, aparte de impactar en el covid-19, se han notado en la delincuencia. Los delitos han caído un 30% en Catalunya: el noviembre del año pasado la media diaria era de 1.783 denuncias y ahora es de 1.247 –ayer fue de 669–. Los hurtos son los delitos que más han bajado, de 583 casos diarios a 310. En cambio, han crecido las denuncias por estafas en compras por internet: hace un año la media era de 213 y ahora es de 254.

El consejero de Interior, Miquel Sàmper, ha atribuido a tres factores la caída. De entrada, lo ha vinculado a la disminución de la movilidad debido al toque de queda y el cierre perimetral. Según el consejero, también han influido el aumento de la presencia policial para controlar el seguimiento de las medidas y que parte de la actividad económica tiene que estar cerrada.

De hecho, los Mossos y las policías locales han puesto 2.738 denuncias este fin de semana por incumplir las restricciones, una cifra que va ligeramente en aumento. También han cerrado 27 establecimientos que no podían estar abiertos. Durante el fin de semana los agentes han identificado 7.259 personas para comprobar si se saltaban o no las medidas para frenar el covid-19 y han vuelto a intervenir en fiestas en domicilios particulares: una en el Eixample de Barcelona con 15 personas, una en Cervelló en una ermita y otra en Girona con más de una treintena de personas. Desde el 16 de octubre los Mossos y las policías locales han puesto 31.044 denuncias por incumplir las restricciones y han actuado contra 549 establecimientos.

Asimismo, Sàmper ha admitido que es "una cierta contradicción" que el tránsito crezca los jueves por el cierre perimetral del fin de semana (que se aplica entre viernes y lunes). El consejero ha explicado que el aumento de la circulación de vehículos los jueves es de entre un 8% y un 12%, a pesar de que ha añadido que "es muy inferior al que se produciría un fin de semana normal". En cambio, ha remarcado que entre viernes y domingo se ha mantenido la caída del tránsito. A pesar de la tendencia a la alza de los jueves, Sàmper ha descartado ampliar el cierre perimetral: "Se podría hacer todavía más largo, pero pensamos que sería estirarlo en exceso".