Illa confía en que las primeras vacunas lleguen a España "en menos de un mes"

El Estado centralizará los datos de vacunación a través de un registro único y homogéneo

Queda menos de un mes para que España empiece a administrar las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus. Es lo que ha avanzado este jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante una comparecencia monográfica sobre el plan de vacunación en el Congreso. "Nuestro gran horizonte de esperanza es la proximidad de las vacunas. Si todo va como se espera y se cumplen los requisitos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), las primeras vacunas llegarán a nuestro país en menos de un mes", ha destacado Illa, defendiendo que las dosis serán igual de seguras que el resto de vacunas que actualmente ya se administran para evitar otras enfermedades.

La comparecencia de Illa en el Congreso se ha producido después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) haya sumado 18.557 muertos más por covid-19 en España hasta mayo al cómputo del ministerio de Sanidad.

El INE suma 18.557 muertos más por covid hasta mayo al cómputo de Sanidad

El ministro ha enfatizado que la revisión de todas las vacunas se está haciendo "sin atajos" y que la única diferencia con otros casos es que la EMA ha puesto en marcha "un proceso más ágil, que posibilita la evaluación continuada a medida que se generan los resultados, en lugar de hacerse al final del procedimiento. "Ninguna vacuna será autorizada por la EMA sin criterios de seguridad. En la UE somos garantistas y solo se autorizarán vacunas eficaces", ha dicho Illa después de que el Reino Unido detectara ayer miércoles los primeros efectos secundarios de Pfizer en personas muy alérgicas, a quienes ha recomendado no ponerse de momento la vacuna. La de Pfizer, justamente, es la primera que prevé recibir el aval sanitario de la UE el 29 de diciembre . La segunda, la de Moderna, está prevista para el 12 de enero.

Europa plantea aprobar dos de las vacunas entre el 29 de diciembre y el 12 de enero

Una vez empiece la campaña de vacunación, el Estado centralizará otra vez la monitorización de la administración de las dosis y también sus posibles secundarios. Del mismo modo que hace con los datos de contagios y muertos de coronavirus desde el principio de la pandemia, se creará un registro "único y homogéneo" y las comunidades autónomas tendrán que pasar al ministerio de Sanidad la información. Illa ha defendido que habrá un "control extraordinario" de farmacovigilancia, es decir, de los posibles efectos secundarios. "Permitirá tener dosis registradas, lotes y tipos de vacunas e identificar a todos los pacientes que se vacunen. Será una herramienta esencial para el seguimiento de la estrategia de vacunación. Este sistema será coordinado con el resto de países europeos. El objetivo de todo el plan es identificar posibles efectos adversos y garantizar el uso seguro de la vacuna", ha señalado.

Sánchez se ofrece a ponerse primero la vacuna

A todo esto irá sumada una amplia campaña de comunicación. Primero entre los sanitarios y después al resto de la población para trasladar un mensaje de seguridad y confianza en las vacunas. De hecho, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ya avanzó ayer miércoles en una entrevista a Telecinco que no tendría ningún problema por ponerse públicamente la vacuna para demostrar la seguridad entre la población.

Pero no todos los mensajes han sido de optimismo. El ministro ha alertado que estamos en "un momento muy crítico de la pandemia", a pesar de que empezamos a ver la luz al final del túnel. "Acabamos de pasar un largo puente, estamos a las puertas de Navidad y el invierno... No podemos bajar la guardia y tenemos que continuar manteniendo las medidas de seguridad". Según los datos de ayer miércoles, España bajó por primera vez de los 200 casos de incidencia acumulada de contagios de coronavirus por 100.000 habitantes. Se trata del dato más bajo desde agosto. Pero Illa ha remarcado que hay que continuar doblando la curva hasta una incidencia de 25 casos.

El + vist

El + comentat