Verano de obras en el metro: se cortarán tramos de las líneas 1, 2 y 5

La L1 estará cortada dos meses entre el Clot y Fondo. También se cerrará tramos de la L2 y de la L5

Verano complicado a la vista respecto a la movilidad en Barcelona. Aprovechando que es la época del año que menos personas utilizan el transporte público, se harán obras en tres líneas de metro –la L1, la L2 y la L5–, que quedarán parcialmente cerradas durante el verano. La afectación más importante será en la línea 1, que estará suspendida durante dos meses entre las estaciones de Clot y Fondo para realizar la actuación de mantenimiento más importante que se ha hecho nunca en la red de metro de Barcelona.

En concreto, del 29 de junio al 30 de agosto estarán inoperativas nueve estaciones de la L1, lo que supone un tercio de la línea que une Santa Coloma de Gramenet, Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat. Como las obras que se deben realizar son incompatibles con la circulación de trenes, se ha optado por hacerlas los meses en los que hay menos movilidad. Pero, aun así, la medida tendrá una incidencia muy notable, teniendo en cuenta que un día laborable de julio se producen 90.000 entradas a la red de metro en el tramo afectado. De Clot a Hospital de Bellvitge, el servicio funcionará con normalidad.

Se aconseja coger la Renfe y la L9

¿Qué alternativas tienen los afectados? Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha descartado habilitar un bus lanzadora que haga el mismo recorrido que el tramo de metro cerrado, alegando que no sería adecuado teniendo en cuenta “tanto el volumen de pasaje como la configuración de la trama vial” en el distrito de Sant Andreu i Santa Coloma. El verano pasado, precisamente, se hicieron obras para reducir los carriles en algún tramo de la avenida Meridiana, con el objetivo de pacificar la circulación en una de las principales arterias de entrada y salida a Barcelona. Llenar ahora esta vía de autobuses congestionaría la avenida. Así, se recomienda aprovechar la red de transporte público que ya existe, la única capaz de absorber el pasaje en el tramo afectado: la L9 Norte de metro, que permite hacer transbordo a la línea 5 en La Sagrera, y la red de Renfe –la R2, la R3 y la R4 hacen parada en estaciones como Sant Andreu Condal, Sant Andreu Arenal, La Sagrera y Clot-Aragó–.

No obstante, sí se habilitarán dos servicios especiales de autobús para enlazar estos transportes alternativos y las paradas cerradas de la L1: uno irá de Clot a Fabra i Puig (donde se puede intercambiar con la estación de Renfe y de autobuses) y el otro de Fondo a Onze de Setembre, que es una parada de la L9 Norte a 15 minutos a pie de la estación de Fabra i Puig. Estos buses lanzadera tendrán una frecuencia de entre tres y cinco minutos en hora punta y funcionarán con el mismo horario que el metro.

Las modificaciones anunciadas no costarán más dinero a los usuarios, ya que la validación del ticket metro-metro no volverá a marcar otro billete y en los autobuses especiales no será necesario picar.

Los cambios se enmarcan en “la actuación de mantenimiento extraordinaria más importante que se ha hecho nunca en la red de metro”, según explicó ayer el consejero delegado de la compañía, Enric Cañas. Tendrá un coste de 20 millones de euros y servirá para modernizar más de nueve kilómetros de vías y aparatos e instalaciones en el tramo de Clot a Baró de Viver. Este sector de túnel ya tiene 65 años, de modo que era urgente una renovación integral: se cambiará el balasto (la capa de piedras en la zona de vías) por una capa de hormigón para facilitar el mantenimiento, se ampliarán los dispositivos que permiten hacer maniobras y cambios de sentido y se renovará la señalización. Las obras, que también servirán para reducir las vibraciones cuando pasa el metro por Santa Coloma, son de una “elevada complejidad”, porque hay que abrir tres pozos para sacar y entrar materiales.

Aunque el de la línea roja será el paro más importante, la consejería de Territorio y Sostenibilidad también ejecutará durante el verano otras obras que pararán parcialmente el servicio de metro. La línea 2 entre Paralelo y Sagrada Família estará interrumpida entre el 27 de julio y el 30 de agosto para mejorar las condiciones mecánicas de la vía, y la línea 5 también se parará entre Can Vidalet i Collblanc del 29 de julio al 1 de septiembre por obras relacionadas con la futura estación de Ernest Lluch. Aunque las obras todavía no han empezado, ayer algunos usuarios ya se quejaban de las afectaciones desde las redes.

El + vist

El + comentat