Vergés anuncia que se combinarán las pruebas PCR con tests rápidos a las residencias

El Homrani dice que no había "ninguna orden" para negar la atención hospitalaria a la gente mayor

Los tests rápidos entrarán en las residencias de gente mayor para intentar aumentar la detección de asintomáticos, puesto que hasta el momento solo se hacían pruebas PCR. Así lo ha anunciado esta mañana la consejera de Salud, Alba Vergés, que ha precisado que se "combinarán" los tests de antígenos con las pruebas PCR: una semana se harán tests y la otra pruebas. De este modo, la consejera ha apuntado que se podrá "detectar con dos herramientas diferentes". El anuncio de Vergés ha llegado en sede parlamentaria, en la comisión que investiga la gestión de las residencias durante la pandemia, y la consejera ha afirmado que el nuevo circuito de detección "ya se está introduciendo". Pero esta fórmula tiene detractores, como el director clínico del hospital Germans Trias i Pujol, Ignacio Blanco, que en declaraciones al ARA ve más "conveniente no ir cambiando de método de detección". "O PCR o test de antígenos", apunta el microbiólogo. Para Blanco, sería más conveniente mantener las PCR a los residentes y obligar a todos los visitantes a hacerse un test de antígenos. 

Los laboratorios confían que los tests rápidos los eviten un segundo colapso

El cambio de criterio se ha explicado en una de las respuestas de la consejera a las preguntas de los diputados. Vergés, así como el consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, que también ha comparecido, han tenido que responder muchas sobre la polémica gestión del pasado. Han admitido errores y falta de recursos, pero en todo momento se han acogido a la excepcionalidad de estar ante una pandemia para justificar la falta de preparación. "Las personas de edad avanzada no solo han sido las más afectadas en Catalunya, sino también en todo el mundo", ha insistido El Homrani.

Gran parte de las preguntas al consejero de Trabajo se han centrado en la acusación, entre otros, del último informe de Amnistía Internacional, que señala la existencia de protocolos para negar la asistencia médica a gente mayor. De manera sistemática, El Homrani lo ha negado y ha asegurado que cualquier decisión de derivar o no los pacientes se ha hecho bajo "criterios clínicos". Aun así, el consejero sí que ha admitido que las residencias “no estaban preparadas” para afrontar el covid-19. 

Y si durante del inicio de la pandemia la potestad de administrar las residencias era de El Homrani, después de que Salud le retirara las competencias todo recayó sobre Vergés. Las explicaciones, pues, también han llegado por parte de la consejera, que ha admitido que durante la primera oleada "faltaron profesionales, preparación y material". Concretamente, sobre la falta de materiales de prevención los primeros meses de pandemia, Vergés ha tirado la pelota al tejado del gobierno español: "Fueron ellos los que centralizaron las competencias". Con competencias y sin, Vergés ha defendido la gestión que ha hecho Salud, alegando que se ha triplicado la atención primaria en las residencias. "Más de 15.000 residentes han superado el covid-19 gracias a los cuidados y la atención del sistema sanitario", ha destacado Vergés.

Casi un tercio de los brotes, en residencias

Del total de brotes notificados en las últimas semanas en la Agencia de Salud Pública de Catalunya, el 28,7% se han detectado en residencias geriátricas. Uno de los más preocupantes, el de la Fundación Fiella de Tremp, continúa activo con 101 residentes y 43 profesionales positivos, y ya ha registrado 34 muertos. Ante estas cifras, Vergés ha hecho un llamamiento a respetar las "medidas de seguridad y prevención". Lo que todavía no ha dejado claro la consellera es si los residentes podrán salir para Navidad y cómo lo harán. Se ha limitado a afirmar que "están trabajando para hacerlo de forma segura".

El + vist

El + comentat