Cinco aficionados franceses agredidos en una jornada de tensión en el Camp Nou

Los Bad Gones, de extrema derecha, tienen buena relación con los radicales del Espanyol y el Madrid

A pesar del gran despliegue de los Mossos, se han vivido los primeros incidentes entre radicales del Barça y el Olympique de Lyon. En la zona de la Avenida de Madrid, cinco aficionados franceses han sido agredidos y uno de ellos ha terminado en el hospital con golpes en la cabeza, según han confirmado los Mossos. Los radicales franceses mantienen una relación de amistad con los ultras del Espanyol y el Madrid, lo que convierte el partido en uno de alto riesgo.

Durante el día, los Mossos han enviado los aficionados radicales del Lyon a la plaza Artós, en Sarrià, tras la convocatoria de vecinos del barrio de Santos contra su presencia en la Plaza de Osca. Inicialmente, los aficionados franceses estaban citados a las 13.30 h en la Plaza de Osca, para ir luego hacia el Camp Nou para ver el partido de la Liga de Campeones. Se prevé la presencia de unos 4.500 aficionados del Lyon, entre ellos los radicales, los Bad Gones, conocidos por su militancia en grupos de extrema derecha y por su buena relación con ultras del Espanyol y el Madrid.

Grupos antifascistas se habían concentrado en la plaza de Osca para evitar la presencia de los franceses en una plaza en donde está la sede de la Peña Barcelonista Sants-Hostafrancs. En la zona hay diferentes locales de colectivos de izquierdas e independentistas, lo que había provocado la queja de los vecinos.

Los Mossos han controlado la zona desde primera hora de la mañana, pero finalmente los franceses han sido enviados a la plaza Artós, conocida últimamente por ser el punto de encuentro de colectivos unionistas. Inicialmente, los franceses se habían ido aproximando a Sants, muchos de ellos se encontraban en la Plaza de la Olivereta, pero luego han sido enviados a Artós, donde se han reunido, por el momento, sin incidentes, más allá de cánticos contra el Barça, Cataluña y los Mossos.

Otros grupos han sido identificados en la Plaza de Sants por los Mossos. Se trata de grupos radicales del Barça que buscaban estar cerca de la zona de la Plaza de Osca, donde estaba prevista la concentración de los radicales franceses. Radicales del Barça protagonizaron incidentes en el partido de ida, especialmente en el metro de Lyon y dentro del campo, aunque en este caso, fue peleándose contra otros aficionados catalanes.

Los Mossos d'Esquadra han puesto en marcha un dispositivo de seguridad ciudadana desde este miércoles a primera hora de la mañana hasta que se acabe el partido. El despliegue policial contará con la colaboración de la Guardia Urbana, tanto en cuanto a las incidencias que se puedan registrar en el centro de la ciudad -derivadas de conductas incívicas o violentas y que generan problemas de seguridad- como con respecto a la regulación del tráfico alrededor del estadio.

El dispositivo policial previsto cubre diferentes zonas de influencia. Así, desde la mañana hasta primera hora de la tarde se focalizará en la zona de la Rambla, la plaza Real y todo el entorno de la plaza de Cataluña. El objetivo es prevenir posibles incidentes relacionados con conductas incívicas o violentas. Por la tarde, el dispositivo se centrará en las inmediaciones del Camp Nou, coincidiendo con la apertura del estadio y la llegada de los aficionados de ambos equipos, para tratar de evitar posibles choques entre los grupos radicales rivales.

Més continguts de