Las dificultades de acceso a la vivienda, centro del primer debate social de los candidatos a la alcaldía de Barcelona

La Mesa del Tercer Sector y el ARA organizan el primer debate centrado en políticas sociales

Los siete alcaldables principales para Barcelona se han encontrado cara a cara por primera vez, este jueves, en un debate centrado únicamente en políticas sociales de la ciudad que se ha celebrado en el Espacio Francesca Bonnemaison. Los candidatos han tenido dos horas para exponer y confrontar cuáles son sus planes para la capital catalana en el encuentro 'Compromisos para una Barcelona social', organizado por la Mesa de Entidades del Tercer Sector Social de Cataluña en colaboración con el diario ARA. 

El debate, moderado por la directora del ARA, Esther Vera, ha durado dos horas y ha girado alrededor de tres ejes principales: las políticas de inclusión y empleo, el derecho a la ciudad y el apoyo a las entidades sociales. Durante el acto, Ada Colau (Barcelona en Comú), Elsa Artadi (Junts per Catalunya), Ernest Maragall (ERC), Manuel Valls (VallsBCN2019), Jaume Collboni (PSC), Josep Bou (Partido Popular) y Anna Saliente (CUP) han tenido tiempo reservado para exponer sus puntos de vista y también otro bloque para debatir y rebatir el contenido de sus programas.

Barcelona reserva 220 plazas para niños con necesidades educativas especiales, pero atiende el triple

Aun así, sin duda la cuestión que ha generado más debate y reproches —y en la cual los candidatos han destinado más tiempo— ha sido la dificultad de acceso a la vivienda en la ciudad. Si bien todos los candidatos han destacado la necesidad de crear más pisos para frenar la emergencia residencial en la ciudad, los partidos tienen caminos diferentes para llegar a conseguirlo. Así, mientras Colau ha defendido "haber duplicado el parque de vivienda social", el resto de candidatos le han reprochado que no haya conseguido crear todos los pisos que había prometido.

Artadi ha incidido en el peligro de regular el precio del alquiler "por 'decretazo'", porque eso "hará que la gente deje de alquilar y pase a vender". Maragall ha sido el candidato que ha dado la cifra más alta: "Deben crearse 15.000 viviendas sociales en dos legislaturas, y eso se puede hacer —ha asegurado—, no es imposible", ha dicho el candidato de ERC, aunque no ha tenido tiempo de exponer cómo. Por su parte, Manuel Valls ha insistido en la necesidad de hacerlo consensuando y colaborando con el sector privado, y el candidato del PP, Josep Bou, ha expuesto que la clave, según él, pasa por tener más suelo público: "Comprar es caro, yo creo que es mejor construir", ha dicho.

El candidato socialista, Jaume Collboni, ha explicado que hay 82 solares disponibles, y aunque la gestión tendría que ser eminentemente pública "tampoco se puede descartar la colaboración público-privada". Todo lo contrario de lo que ha propuesto Saliente, de la CUP, que ha apostado por expropiar los pisos vacíos de grandes tenedores, "porque ya se han pagado con el rescate", y cederlos a los colectivos más vulnerables.

Los ataques entre candidatos

El debate también ha servido para intuir cuál será el tono y el perfil de los candidatos durante la campaña de las elecciones municipales que se celebran de aquí justo un mes. Los reproches han aparecido desde el inicio del acto. Todos los candidatos han destacado la desigualdad que actualmente sufren los vecinos de Barcelona, pero Colau ha reprochado a Artadi que desde la Generalitat el partido que representa no cumpla con los recursos necesarios para cubrir todas las necesidades sociales, tanto las de los colectivos más empobrecidos, como las de los inmigrantes. "Espero que la alcaldesa entienda la diferencia entre el Ayuntamiento y la Generalitat, donde, por cierto, casi todos los partidos aquí presentes están representados", ha respondido Artadi.

En su turno inicial, Valls ha aprovechado para matizar que los cambios económicos necesarios están estrictamente vinculados "a la mejora del crecimiento económico", y ha defendido encarnizadamente el modelo de colaboración público-privada durante todo el debate. El candidato de ERC, Ernest Maragall, ha pedido reintegrar de nuevo a la ciudad "todos los derechos afectados por la crisis" y ha reprochado a Colau que no lo haya sabido hacer hasta ahora. Artadi y Maragall se han enfrentado duramente a Colau y la han acusado varias veces de no haber cumplido todas sus promesas.

El socialista Jaume Collboni, con un perfil mucho más conciliador, ha lamentado el tono y los reproches de algunos de los candidatos y ha expuesto que su partido quiere "empoderar a los que más han sufrido, empezando por subir el salario mínimo", tal como ha hecho su partido, ha dicho, en el conjunto del Estado.

Bou ha aprovechado su primer turno de palabra para criticar la gestión, tanto de Colau, como de su predecesor, Xavier Trias, a quienes ha acusado de ser "los responsables, no de todas, pero si de una parte importante" de las desigualdades actuales. Desde la CUP, Anna Saliente ha considerado que las "desigualdades" mencionadas por el resto de partidos "no son una consecuencia de la crisis, sino del modelo capitalista, basado en el turismo, que la ciudad de Barcelona ha aceptado" como propio. A diferencia del resto de candidatos, Saliente, que se ha ceñido en todo momento a los turnos y los tiempos de palabra, se ha apartado de los enfrentamientos directos y sólo ha respondido cuando la han interpelado directamente.

Por su parte, las entidades sociales organizadoras consideran "urgente e irrenunciable" reducir las situaciones de pobreza y las desigualdades que vive la ciudad, y por eso también reclamarán a los siete candidatos que sitúen a las personas, y especialmente a los colectivos más vulnerables, en el centro de su acción de gobierno.

Més continguts de

El + vist

El + comentat