El cierre municipal puede alargarse más de 10 días

Crece un 51% el tránsito metropolitano por el regreso desde segundas residencias

Catalunya volvió a entrar este jueves en el confinamiento municipal para paliar el aumento disparado de los contagios y reducir la movilidad. Las nuevas restricciones, que incluyen también el cierre de tiendas no esenciales el fin de semana, tienen que durar 10 días, pero el Govern admite que alargarlas más allá es una opción que prevé en función de cómo evolucione la situación epidemiológica. Salud insiste que en todo caso se trata de medidas que tienen que frenar la curva de contagios pero que no la reducirán. La consejera Alba Vergés reconoció el jueves que iría “muy bien” si las medidas en vigor todavía fueran más estrictas y restrictivas, pero insistió -en línea con el discurso del Govern desde que se anunciaron- que la pandemia no solo tiene efectos sobre la salud (física y emocional) sino también en el ámbito económico.

De hecho, la factura económica es uno de los motivos que frena el planteamiento de un confinamiento domiciliario más contundente para hacer frente a la nueva oleada de casos de covid-19. Las medidas restrictivas que se han ido encadenando desde el mes de septiembre han debilitado el tejido empresarial, y Vergés dirigió la crítica al gobierno español por no garantizar una política de ayudas para anticiparse y amortiguar los efectos económicos de la crisis sanitaria. “Es el único estado que no ha dado ayudas directas a las personas”, dijo.

Por este motivo, subrayó la consejera, las autoridades sanitarias no descartan que haya que alargar las medidas actuales más de los diez días previstos, o endurecerlas en función de cómo estén los hospitales. La Generalitat, sin embargo, asume que vienen semanas con una incidencia muy alta e ingresos a la UCI también al alza. Las restricciones actuales solo pueden ayudar a retardar el avance, insistió también este jueves el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. “Son medidas que tienen que tener un gran impacto en un plazo muy corto de tiempo”, apuntó.

El confinamiento domiciliario, sin embargo, no está sobre la mesa del gobierno español -que es quien tendría que hacer cambios vía decreto que lo permitieran aplicar-. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, volvió a descartar esta vía ahora mismo y dijo que hay “un abanico” de medidas pactadas entre las comunidades que dan margen de actuación para doblar la curva de contagios.

Menos salidas de Barcelona

El tránsito en el área metropolitana de Barcelona creció el jueves un 51% en comparación con el 31 de diciembre. El consejero de Interior, Miquel Sàmper, lo relacionó con el “retorno de segundas residencias” después de las fiestas navideñas.

En cambio, coincidiendo con el primer día de confinamiento municipal, las salidas de Barcelona cayeron un 25% en comparación con un día equivalente de enero del 2020 y las entradas fueron un 28,6% inferiores. La noche de miércoles a jueves se abrieron 157 actas de incumplimiento y se interpuso una infracción a un local y 20 actas más, pero Sàmper destacó que el cumplimiento del toque de queda “es muy elevado”.

El + vist

El + comentat