El Govern cierra bares y restaurantes y limita al 30% el acceso a los comercios

La resolución recupera restricciones del estado de alarma para reducir la interacción social 

"Las próximas semanas tenemos que sacrificar la actividad social para garantizar la salud", avisó el lunes el presidente sustituto de la Generalitat, Pere Aragonès. Y siguiendo esta premisa, dos días después el Govern ha puesto la directa y este miércoles ha acordado el cierre de los bares y restaurantes hasta finales de mes. Pero no solo ha endurecido las restricciones en la restauración y la hostelería: las nuevas medidas afectan al comercio, tanto local como las grandes superficies, al ámbito deportivo y cultural, y a la celebración de acontecimientos como congresos, que quedan suspendidos durante quince días. 

El Procicat ha acordado estas medidas después de reunirse con representantes de los sectores afectados y el plan entrará en vigor cuando se publique en el  Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC).

La resolución impide el consumo en el interior de los locales y las terrazas y únicamente habilita el servicio de recogida de comidas o bebidas. Se trata de una limitación casi idéntica a la que se desplegó en la llamada fase 0 de la desescalada, la más incipiente y restrictiva en la mayoría de ámbitos sociales.

El ejecutivo también impone aforos del 30% a los comercios, independientemente de su superficie, y a los mercados ambulantes, según avanza la ACN. También se cierran las salas de juegos, bingos y casinos, y se suspenden los congresos, las ferias y las convenciones previstas en octubre. Además, los teatros y los cines tendrán que reducir a la mitad su aforo, por debajo del 70% que tienen permitido ahora mismo.

Las restricciones -que en el caso de los bares ya se aplican en otros países europeos como Francia- buscan reducir a mínimos la interacción social, puesto que el ejecutivo atribuye el aumento descontrolado de los contagios al relajamiento de la población. El objetivo es frenar el avance del virus y esquivar una intervención del Estado como la que se desplegó la semana pasada en la Comunidad de Madrid. Pero el Govern va más allá: asegura que quiere evitar a cualquier precio medidas más drásticas como el confinamiento domiciliario de la población. Actualmente, la Xarxa de Vigilància Epidemiològica de Catalunya (XVEC) vigila y estudia un total de 1.316 brotes activos. A mediados de septiembre había 911.  

Las restricciones en el sector de la restauración se han presentado este miércoles por la mañana a los diferentes gremios y federaciones del país, que se enteraron de las intenciones de la Generalitat por la prensa y ya avisaban antes del encuentro que recurrirán la resolución por "señalamiento injusto". Consideran que las medidas son "desproporcionadas y arbitrarias" y no cortan el problema de raíz. 

El + vist

El + comentat