PANDÈMIA

“No lo entiendo, tenemos que comprar tests de covid como si fueran droga”

Los laboratorios y clínicas privadas detectan un aumento en la demanda de pruebas por Navidad

Personal sanitario haciendo una PCR en una imagen de archivo / CRISTINA CALDERER

Por mucho que las familias estén reduciendo los planes que tradicionalmente hacían por Navidad, son conscientes de que el hecho de reencontrarse con los suyos -que suelen pertenecer a burbujas diferentes- implica el riesgo de contagiar o infectarse de covid -19. Y, aunque el departamento de Salud y el ministerio de Sanidad han desaconsejado el uso de pruebas rápidas como “pasaporte” para las comidas familiares, muchas personas han optado por montárselo para hacerse una prueba justo antes de las fechas señaladas: hay familias que han comprado una caja de tests de antígenos a través de un amigo que es amigo de un médico, otros los han adquirido en una página de internet o también hay quien los han conseguido gracias a su empresa. Así mismo, laboratorios como Eldine o ADN Institut han visto como se multiplicaban las citas previas al 23 y 31 de diciembre, así como las de después de Sant Esteve, Nochevieja y Reyes.

“Sabemos que los tests de antígenos pueden dar un falso negativo, pero seguro que es mejor que nos lo hagamos todos que no hacérnoslo”, expone Quim, un vecino de Girona que, desde que empezó el curso escolar, decidió comprar tests de antígenos. Primero, lo hizo por internet y, después, a través de un médico que es amigo de un conocido suyo. “Los dos nos encontramos con la misma situación: tenemos nuestra mujer embarazada y otro hijo en edad escolar. Y nos sentimos más tranquilos si cada semana podemos hacernos un test”. Y ahora, con la mirada puesta en las fiestas, hablaron con la familia y acordaron comprar una caja de 25 pruebas para testarse antes de reencontrarse. “ No entiendo porqué la Generalitat no lo pone fácil: tenemos que comprar tests como si fueran droga”, critica el vecino de Girona, que considera que se tendrían que poder adquirir en las farmacias.

Tests antes de comer

“Quizás uno de cada diez da un resultado falso, pero ¿y los positivos que sí que se detectan? Puedes evitar que una persona contagie a toda la familia sin saberlo”, opina Georgina, una vecina de las Terres de l'Ebre, que ha conseguido pruebas rápidas a través de su empresa y toda la familia se hará dos tests: uno cuando lleguen al pueblo y el otro antes de la comida del 25. “Somos cuatro hermanos y los padres, todos de burbujas diferentes y que vivimos entre Barcelona y las Terres de l'Ebre. Ya lo hemos reducido mucho y seremos solo nosotros, sin tíos ni primos, y la poca Navidad que quedará, al menos que sea el máximo de segura”, argumenta la empresaria.

Qué son y para qué sirven los tests de antígenos

Unas razones muy parecidas a las que da Roger, de Sabadell, que ha comprado una caja de tests de antígenos a través de una página de internet. “Nos asesoramos a través de unos médicos para saber qué marcas eran más fiables o qué tipo de pruebas eran las más recomendables”. “Pero no queremos renunciar a vernos, ni tampoco contagiar las personas que queremos”, señala.

Los tres han pagado un precio parecido: entre 10 y 12 euros por prueba, comprando una caja de 20 o 25 unidades. Una cantidad que representa menos de la mitad de la que se oferta en laboratorios y clínicas privadas: entre 30 y 40 euros para el test de antígenos, y alrededor de 100 euros por la PCR.

Precisamente, la opción de pago es la que ha escogido la familia de Cristina, de Blanes, que han pedido hora para hacerse una prueba a través de su mutua de salud. “El abuelo tiene un cáncer terminal, es la última Navidad que vivirá y que nosotros viviremos con él. Ni podemos ni queremos renunciar a celebrarlo, pero sí que lo queremos hacer con tanta seguridad como podamos”, indica.

Catalunya va conteniendo el virus a diez días de Navidad pero los indicadores son muy frágiles

Pero las de Quim, Georgina, Roger o Cristina no son las únicas familias que han optado por hacerse una prueba antes de las fiestas navideñas. Así se constata por el incremento de solicitudes de información y de demanda de citas para testarse que han registrado diferentes centros como los laboratorios Eldine, ADN Institut y Dr. Ferrer, además de la mutua Sanitas o el Grupo Biomédico Ascires. “A diferencia del resto del año, ahora recibimos peticiones de familias enteras que quieren pedir cita”, indican tanto desde el Grupo Biomédico Ascires cómo desde ADN Institut: “Generalmente llama una sola persona para pedir cita para ella, ahora llama una persona para pedir para ella y tres o cuatro más”. Y ponen cifras al aumento que han detectado: “Ahora hacemos entre 10 y 12 pruebas diarias y solo para el día 23 ya tenemos 41 citas pedidas, cuando todavía quedan 15 días”.

En este sentido, la doctora y gerente del laboratorio Eldine, Àngels Fortuño, destaca que también están registrando un incremento de solicitudes para después de las fechas señaladas de Navidad: “Son gente que van al pueblo y cuando vuelvan querrán saber si se han contagiado, o bien otros que saben que por Nochevieja se reunirán unos cuántos, y quieren hacerse una prueba el día 2 o pasado Reyes”.

Precaución por los falsos negativos

La mayoría de centros ofrecen diferentes tipos de pruebas: tests de antígenos y PCR para las infecciones activas, o los serológicos para detectar los anticuerpos. “Pero siempre se tienen que seguir las indicaciones de un médico, que es quien recomendará una prueba u otra en función de cada caso”, recalca la doctora, que también advierte que, en pacientes asintomáticos, los de antígenos pueden dar falsos negativos y pone un ejemplo reciente: “La semana pasada vinieron cinco chicos, el médico les recomendó hacerse una PCR porque no tenían síntomas y son más fiables que los tests de antígenos. No quisieron, porque cuestan más dinero, y salió negativo -continúa la gerente-. Pero al cabo de cuatro días volvieron y dieron positivo en el test. Y en estos días entre una prueba y la otra, contagiaron a amigos y familiares porque el primero les había salido negativo”.

Salud desaconseja hacerse un test rápido "como pasaporte" a las comidas de Navidad

Por esta razón, insiste con el mensaje que también lanzaron las autoridades gubernamentales: “Hacerse un test no es un pasaporte para reunirse con tranquilidad”. Porque, además de falsos negativos, también se puede dar el caso de que se haga la prueba los primeros días del contagio, cuando la carga viral es muy baja y el test no la detecta.

Aún así, entre los expertos hay un debate abierto y sin consenso sobre si se tendría que promover que toda la población se testara antes de Navidad para prevenir contagios durante las comidas y encuentros familiares.

El + vist

El + comentat